OPINIÓN



| 20/04/2017


Debate

Todavía se debate sobre la palabra debate. Se dice que viene del verbo latino ‘battuo’ o ‘battuere’, que significa ‘golpear’ y, por extensión, ‘pugnar’, ‘combatir’ y ‘pelear’ así que su significado original era de confrontación. La confrontación era física, así que los contrincantes se ponían frente a frente y se golpeaban, pugnaban, combatían o peleaban. Con el paso del tiempo, la confrontación física adquirió otras connotaciones y se definió de maneras tan diversas como ‘luctor’ (luchar, pelear), ‘pugnare’ (batallar, combatir) o ‘bellare’ (guerrear). El ‘battuo’ o ‘battuere’ se utilizó para confrontaciones verbales, pero en un tono diametralmente opuesto al diálogo o ‘dialogus’ que sí era una discusión, pero con el propósito de llegar a un acuerdo. 

Aun hoy, el Diccionario de la Real Academia Española define al diálogo como “discusión o trato en busca de avenencia”, mientras que el debate es definido simplemente como ‘controversia’ que, a su vez, significa “discusión de opiniones contrapuestas entre dos o más personas”. Ahí está, entonces, la más grande entre las muchas diferencias entre diálogo y debate: aquel busca avenencia; es decir, convenio, transacción, conformidad, unión… en definitiva, busca soluciones, mientras que este, el debate, solamente confronta.

Por tanto, un debate no puede invitarse, ya que una invitación conlleva un acto de cortesía. Si se pretende que alguien participe en un debate hay que desafiarlo, no invitarlo y, aunque no hay confrontación física de por medio, es, nomás, un acto de bravuconería. Como no se busca soluciones, un debate es una medición de fuerzas, una pelea. En el pasado, la disputa era física, pero ahora es verbal y, consiguientemente, intelectual.

Hoy en día, un debate es un acto de comunicación (en el sentido de que comunicar significa poner en común) y también es exposición de ideas diferentes sobre uno o más temas entre dos o más personas y, como de confrontación se trata, se advierte que será más completo a medida que los argumentos expuestos vayan aumentando en cantidad y en la solidez de sus motivos. Se conocerá los argumentos de las partes involucradas y, de esa manera, se aprenderá de ellas, así que el debate cumple un rol de aprendizaje y enriquecimiento para quienes participan en él y, subsidiariamente, para aquellos que simplemente escuchan. Si una persona sabe poco o no sabe nada sobre el tema o los temas que serán puestos  a debate, entonces lo mejor es que no participe de él, que lo rehúya, porque, si lo hace, no aportará nada y su ignorancia quedará al descubierto frente a sus eventuales contrincantes. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Guardianes
El Che y las mentiras
Antologías
Tapados y monedas
La ley
Verdades incómodas
Erratas
Bolivia y Perú
Nimiedades
‘Laris’
Humanitario
Identidad cultural
Balón
Mujeres machistas
Sobre ‘ignorantas’
La Zapata
Impuestos
Ballenas
Divorciados
Debate
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


21/10/2017
... Cara a cara
21/10/2017
Dictadores tropicales
21/10/2017
El cambio climático amenaza a ricos y pobres por igual
21/10/2017
80-20: La importancia de invertir en ti mismo
20/10/2017
Serrat, con voz propia
20/10/2017
Nos despojan del don


EL DEBER
 
Te puede interesar

Tras la rendija

Gonzo comenzó trabajando en radio y en 2012 presentó el show Estrés
ESCENAS

Se avecina una explosión de bromas en el Festival de Stand Up

En Santa Cruz, la oficina regional de Emapa seguía atendiendo con normalidad. No  estaba cerrada
ECONOMÍA

Destapan presunto caso de estafa en Emapa y hay seis aprehendidos

Diez

La tapa de hoy

Ambas selecciones se midieron como preparativo al sudamericano sub-15 que se jugará en Argentina. Foto: Prensa FBF
SUB-15

Bolivia empató contra Perú

Bulacia tiene una ventaja de 43 minutos sobre el segundo, Cronenbold. Foto: Jorge Gutiérrez
INTEGRACIÓN

Bulacia quedó a un acelerón de ganar

Sociales
SOCIALES

Conoce a la primera conejita de Playboy transgénero

SOCIALES

Video: Y vos, ¿cuyo hijo sos? la obra de Chaplin Show está imperdible

SOCIALES

Carly Banegas y Samuel Doria Medina Jr., ya son papás