OPINIÓN



OPINIÓN | 25/12/2016


De la desaceleración a la recuperación

Diferentes instituciones del quehacer productivo y comercial del país han brindado su informe anual y ninguna ha dicho que el 2016 fue una maravilla, lo que viene a confirmar desde el día a día de la microeconomía, lo que los agregados de la macroeconomía muestran ya: el PIB del país creció una vez más en el 2016 pero creció menos que antes, debido a la desaceleración de la expansión producida por el negativo impacto de un contexto menos favorable para la venta de materias primas y productos sin mayor valor agregado, grave para la economía boliviana que -según la Cepal- volvió a reprimarizar sus exportaciones en los más de diez años de bonanza que vivió el mundo, tornando al país más dependiente y vulnerable del acontecer externo.


Y es que -como todo en la vida- también la economía sube y baja, y la gran virtud está en saber leer tal situación a fin de no “farrearse” el auge como si fuera eterno (caso Venezuela, para mostrar algo extremo) y ser previsores para el momento en que haya que retornar a la realidad y la normalidad de otrora.


La mayoría de instituciones informó la evolución de su sector, dando cuenta de sus cifras -cifras rojas, por cierto- derivadas de la baja de los precios internacionales, que golpeó al sector exportador; una creciente competencia de bienes baratos importados; el embate de las plagas y el clima, que arruinó al sector agropecuario; y, el menor dinamismo de la demanda interna, golpeando al comercio dada la baja de ingresos por la pérdida de empleo. 
Salvo contadísimos casos, a casi todos no les ha ido bien este año. Se veía venir…


Hace unas semanas escuché la conferencia magistral Desafíos de la Gestión Empresarial en el Actual Entorno de Negocios por parte del Ing. Martin Rapp, en un almuerzo ofrecido por la Cámara Americana de Comercio (Amcham). Confieso que si no hubiera sido por el dulce postre, hubiera salido más amargado -ciertamente no por la comida-  sino por lo oído...


Exportamos la mitad del 2014; perdimos 5.000 millones de dólares de RIN en dos años; las exportaciones siguen cayendo, dejando de circular 6.000 millones en 24 meses; las importaciones caen menos, pero Bolivia cambia de país superavitario por más de una década, a tener déficit comercial; de hecho, hoy tiene ‘déficits gemelos’ (fiscal y comercial); las remesas de los trabajadores, amortiguan en algo; la Inversión Extranjera Directa se desplomó; el desempleo crece; la informalidad aumenta como respuesta a esto último; la presión tributaria sobre la formalidad sube; vamos mal en cuanto al ambiente para hacer negocios; retrocedemos en competitividad; la corrupción sigue siendo un problema; entre otras cosillas más. La esperanza lanzada por Rapp de cara al 2017 en adelante es que Bolivia pueda pasar de la desaceleración a la recuperación, sin caer en recesión, para lo cual sería bueno que el Gobierno implemente mejores políticas.


Conversando sobre el mismo tema con el presidente de Nibol, Carlos Paz G., coincidí con su visión sobre cómo Bolivia debería enfrentar el futuro: empezando por ver lo que antes no se veía, al habernos acostumbrado a vivir en un ambiente de bonanza; si el 2016 hubo sequía y el 2015 exceso de lluvia, hay que prepararse para embates futuros; que el precio del petróleo ya no será el de los 100 dólares de antes, por lo que en el sector público como en el privado deberá haber ajustes.

En cuanto a este último: vivir la nueva realidad trabajando internamente, mejorando procesos, bajando costos y gastos, apuntando a una mayor productividad y competitividad sabiendo que la economía es cíclica y que estamos en la curva de bajada. “No es la primera vez que esto pasa y no será la última, lo sabemos los empresarios”, dijo, recomendando ingenio, innovación y ver nuevas opciones en el nuevo escenario.
“El gran reto es seguir creciendo, con menos dinero; para ello es necesaria una alianza con todos y para todos, donde la ´confianza´ sea la palabra mágica para atraer más capitales nacionales y extranjeros”, reflexionó 



En esta nota





e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Ningún ‘vendeambaiba’
Desafío para la soya boliviana
Dejar atrás los ‘mitos urbanos’
Si Santa Cruz puede… ¡Bolivia también!
Si todos hiciéramos lo mismo...
Lo que el huracán Irma nos dejó
Gasolina ecológica para Bolivia
Economía, crecimiento y segundo aguinaldo
El PIB de Bolivia no crecerá 4,7%
De Santa Cruz para Kallutaka con amor
Entre el amor y el maltrato
El estrangulamiento de la formalidad
¿Es justo criticar a la Policía?
¡Violencia y muerte en Santa Cruz!
Más vale prevenir...
Autogol de Chile
¡Ni te imaginás!
Dios obra misteriosamente…
Soy provida… ¿Y usted?
Soy provida… ¿Y usted?
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


20/10/2017
Serrat, con voz propia
20/10/2017
Nos despojan del don
20/10/2017
Michis y miserables
20/10/2017
Yo también
19/10/2017
Democracia bloqueando
19/10/2017
La igualdad plena requiere una transformación social drástica


EL DEBER
 
Te puede interesar

Tras la rendija

Pedro Rivero Jordán (centro), Tuffí Aré (Izq.) y Juan Carlos Rivero, en la presentación
CULTURA

V Premio de Crónica Pedro Rivero Mercado apuesta por el buen periodismo

CRUCEÑOS. Los músicos se alistan para actuar en el Cosquín Rock y para una gira por varias ciudades de México
AL FIN VIERNES

Animal de Ciudad recorre 10 años de música en un recital

Diez
El piloto Eduardo Antelo durante la competencia de este jueves. Foto: Jorge Gutiérrez
FÚTBOL

Odisea en dunas chaqueñas

Los aviadores sumaron su tercera derrota consecutiva. Foto: Etzhel A. Llanque
CLAUSURA

Wilster se estanca en el Clausura

Escobar rompió la buena racha del arquero cruceño, de 19 años. Foto: Archivo
FÚTBOL

Escobar sepultó la imbatibilidad de Cordano

Sociales
SOCIALES

Clara Gil se ubica en el top 15 del Miss Turismo Mundo

SOCIALES

Conoce a Janeth Insua, la más bella de la perla del oriente

SOCIALES

Modelo boliviana debuta como actriz en Corea