PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



OPINIÓN | 08/09/2017


¿Celebración o tortura?

Pasamos mucho tiempo de nuestras vidas en el trabajo, junto a otros compañeros, jefes y clientes. A veces tenemos la sensación de que nuestras relaciones laborales son más una tortura que una celebración.

El mundo laboral es conocido por sus conflictos, derivados de la interacción entre los seres humanos. ¿Hacemos algo por evitarlo? Por lo menos sabemos qué sucede, ahora faltan las soluciones. Una encuesta entre más de 1.400 ejecutivos y empleados, realizada por la compañía Fierce Inc., asegura que el 99% prefiere un lugar de trabajo donde los compañeros debatan las cuestiones con veracidad.

Según la misma investigación, el 70% cree que la falta de franqueza afecta a la capacidad de la empresa para funcionar de manera óptima. Y es que cuando los empleados son apoyados para decir la verdad, sin repercusiones, los pequeños problemas se pueden identificar desde el principio y los gerentes obtienen la información necesaria para tomar decisiones óptimas. Esta situación se puede extrapolar del mismo modo a cualquier aspecto de nuestras vidas.
Otro estudio, realizado por la Corporate Executive Board, reveló que las compañías que alientan la retroalimentación sincera y promueven la comunicación abierta, obtienen un beneficio superior al 270% en 10 años.

En la industria de la aviación, por ejemplo, existe la denominada ‘cultura justa’, para facilitar el intercambio de información entre jefes y empleados. Pero, ¿qué es exactamente la cultura justa, en un sector donde lo primero es la seguridad? Según Eurocontrol es una filosofía de trabajo en la que "no se castiga" a los empleados por sus "acciones, omisiones o decisiones", si las mismas son acordes con la experiencia y la capacitación del personal. Lo que sí no tolera la cultura justa es la ‘negligencia grave, las infracciones intencionadas o los actos destructivos’.

Dale Carnegie, escritor y empresario norteamericano, aseguraba: "Todos anhelamos aprecio y reconocimiento, y podríamos hacer casi cualquier cosa por lograrlo. Sin embargo, nadie quiere mentiras ni adulación". Es evidente que la honestidad, el debate educado, la empatía y el respeto por las ideas ajenas, son elementos indispensables para la armonía en cualquier grupo humano.

Todos deberíamos promover la ‘cultura justa’ como filosofía de vida, sea en el centro de trabajo o en el hogar. El secretismo, las conspiraciones, las represalias injustificadas y el miedo a expresar las ideas constituyen un freno para el crecimiento. 



En esta nota





e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Farmacia y biblioteca interior
El rally de la vida
El mundo VUCA: ¿amenaza o desafío?
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


25/06/2018
Barreras que persisten para la inversión privada
25/06/2018
Adiós, don Sergio Antelo
25/06/2018
El campo de batalla
25/06/2018
Cuando más es menos
24/06/2018
El eterno interés por el heartland
24/06/2018
Humanizar un mundo deshumanizado


EL DEBER
 
Te puede interesar
BOLIVIA

Exministro de Mesa se presentó a declarar por el caso Quiborax

Los enfermos exigen la inmediata atención por parte de las autoridades I Foto: APDHLP.
BOLIVIA

Pacientes con cáncer se crucifican en La Paz exigiendo atención

BOLIVIA

Médicos van al paro en respaldo a la UPEA; Rada critica la medida

Diez
Mojica trabajó este lunes con el primer plantel de Oriente. Foto. Gery Zurita
FÚTBOL

Mojica se sumó a las prácticas de Oriente

DIEZ

A lo 'mero macho', el DT mexicano sorprendió con una canción

Dos hinchas uruguayas disfrutan del triunfo charrúa en Samara. Foto. Reuters
MUNDIAL

Rusos y uruguayos armaron la fiesta en el Samara Arena

Sociales
SOCIALES

Diseñadora denuncia a Anabel Angus Moda de plagio

SOCIALES

Modelo de Playboy alienta a la selección rusa con fotos hot

En su momento de gloria. Vanessa irá al Miss Mundo, evento que tendrá lugar el 8 de diciembre, en Sanya, China
SOCIALES

“Este es el concurso que yo buscaba”