PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



OPINIÓN | 08/09/2017


¿Celebración o tortura?

Pasamos mucho tiempo de nuestras vidas en el trabajo, junto a otros compañeros, jefes y clientes. A veces tenemos la sensación de que nuestras relaciones laborales son más una tortura que una celebración.

El mundo laboral es conocido por sus conflictos, derivados de la interacción entre los seres humanos. ¿Hacemos algo por evitarlo? Por lo menos sabemos qué sucede, ahora faltan las soluciones. Una encuesta entre más de 1.400 ejecutivos y empleados, realizada por la compañía Fierce Inc., asegura que el 99% prefiere un lugar de trabajo donde los compañeros debatan las cuestiones con veracidad.

Según la misma investigación, el 70% cree que la falta de franqueza afecta a la capacidad de la empresa para funcionar de manera óptima. Y es que cuando los empleados son apoyados para decir la verdad, sin repercusiones, los pequeños problemas se pueden identificar desde el principio y los gerentes obtienen la información necesaria para tomar decisiones óptimas. Esta situación se puede extrapolar del mismo modo a cualquier aspecto de nuestras vidas.
Otro estudio, realizado por la Corporate Executive Board, reveló que las compañías que alientan la retroalimentación sincera y promueven la comunicación abierta, obtienen un beneficio superior al 270% en 10 años.

En la industria de la aviación, por ejemplo, existe la denominada ‘cultura justa’, para facilitar el intercambio de información entre jefes y empleados. Pero, ¿qué es exactamente la cultura justa, en un sector donde lo primero es la seguridad? Según Eurocontrol es una filosofía de trabajo en la que "no se castiga" a los empleados por sus "acciones, omisiones o decisiones", si las mismas son acordes con la experiencia y la capacitación del personal. Lo que sí no tolera la cultura justa es la ‘negligencia grave, las infracciones intencionadas o los actos destructivos’.

Dale Carnegie, escritor y empresario norteamericano, aseguraba: "Todos anhelamos aprecio y reconocimiento, y podríamos hacer casi cualquier cosa por lograrlo. Sin embargo, nadie quiere mentiras ni adulación". Es evidente que la honestidad, el debate educado, la empatía y el respeto por las ideas ajenas, son elementos indispensables para la armonía en cualquier grupo humano.

Todos deberíamos promover la ‘cultura justa’ como filosofía de vida, sea en el centro de trabajo o en el hogar. El secretismo, las conspiraciones, las represalias injustificadas y el miedo a expresar las ideas constituyen un freno para el crecimiento. 



En esta nota





e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Formar equipos y transitar al éxito
Inteligencia artificial, asombro y temor
Farmacia y biblioteca interior
El rally de la vida
El mundo VUCA: ¿amenaza o desafío?
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


19/09/2018
La aventura de escribir
19/09/2018
“Noviazgo sí, pero no así”
19/09/2018
Luz verde para la nueva Santa Cruz
19/09/2018
100 metros planos del presidente
19/09/2018
Despido por opinar en redes
18/09/2018
En el ‘ombligo del mundo’


EL DEBER
 
Te puede interesar
El anciano no dudó en enfrentarse a los delincuentes
TENDENCIAS

Así enfrentó un anciano a tres atracadores en Irlanda

Bomberos movilizados ante la emergencia
TARIJA

Tarija: Incendio en La Calama afectó 40 hectáreas de vegetación

El foro inicia esta tarde a las 15:00.
ESPECIAL

Santa Cruz de la próxima década, hoy en EL DEBER

Diez
Los jugadores del Real Madrid en pleno entrenamiento. Foto: AFP
EUROPA

El Real Madrid y el desafío de la cuarta Champions consecutiva

MÉXICO

¡Qué homenaje! Maradona ya tiene su corrido

Los dos equipos posaron juntos. El público disfrutó del espectáculo. Foto: APG Noticias
FESTEJO

Lluvia de goles en el partido conmemorativo de la selección del 93

Sociales
Foto: Internet
SOCIALES

Justin Bieber le dio serenata a Hailey Baldwin

SOCIALES

Wendy Flores... ¿Y el anillo pa' cuándo?

Foto: Instagram Stories
SOCIALES

¡Oriana Arredondo y Bernardo Peña ya son marido y mujer!