OPINIÓN



| 21/12/2016


Casi nunca es personal

“¿Te puedes sentir importante sin darte tanta importancia?” –“No te entendí la pregunta. ¿Qué quieres decir?” –“Que interpretas todo lo que digo o hago como si fuera en contra tuya. Siempre se trata de vos, de herirte, de fallarte, de no quererte. Prefiero callarme, estás buscando lo que digo mal, lo que hago injustamente, piensas que te provoco a propósito, que quiero hacerte daño, verte sufrir”.

 

Este reclamo íntimo, palabras más, palabras menos, refleja el sentimiento que tiene el otro cuando tenemos la tendencia a tomarnos las cosas personalmente y atribuirle malas intenciones en contra nuestra. Si pensamos que toda situación adversa fue generada intencionalmente por alguien, para hacernos daño, obstaculizar nuestro crecimiento o destrozar nuestra felicidad, generamos un estado de vulnerabilidad personal, de dolor y resentimiento innecesario, que suele crear problemas de relación enormes, que cansan, desgastan los afectos y arruinan los momentos compartidos.

Cuando nos sentimos heridos y nuestra primera conclusión es que nos lastimaron a propósito, por algo que esa persona tiene en contra nuestra, es bueno preguntarnos si cabe otra explicación. ¿Algún malentendido sobre lo que dije o hice?, ¿algún problema particular de la otra persona, que desconozco?, ¿su temperamento o forma de ser?, ¿el estado emocional o de salud por el que atraviesa? Es posible que haya cosas que conversar, aclarar y arreglar. En toda relación existen temas pendientes. Sin embargo, también es probable que yo experimente cierta tendencia a interpretar los eventos y acciones del otro como faltas de respeto, de amor y de buenas intenciones. Si me pasa seguido, en varios escenarios y con distintas personas, definitivamente, es un asunto más mío que del otro.

 

Hay miles de razones detrás de una situación desafortunada y otras tantas detrás de una actitud o conducta que nos desagrada en un ser querido. No todo gira en torno a mí. Gastemos energía en resolver y no en complicar. Quien comprende, no necesita perdonar. Pasemos estas fiestas en paz








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Nuestra torre de Babel
La depresión tiene remedio
Una carta para mi hija, compartida
Los niños y su derecho a ser personas
Escuchando al enojo
Mis padres no me prestan atención
Tarde, mal y nunca
Casi nunca es personal
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


28/04/2017
Riberalta, la orquídea del Manutata
28/04/2017
La diosa teme
28/04/2017
Pongamos que hablo de Sabina en abril
28/04/2017
Divorciados
27/04/2017
Misiles antiautonómicos: ¡pausa por favor!
27/04/2017
Charagua y una obra impostergable


EL DEBER
 
Te puede interesar
Morales explicó que es su responsabilidad evaluar lo que sucede al interior del emprendimiento estatal (Foto referencial)
BOLIVIA

Evo niega daño al Estado por taladros

SANTA CRUZ

Esperan buen clima para el fin de semana

Zinedine Zidane, icono del fútbol francés

Diez
CLÁSICO

Mirá el detrás de cámaras de Las 10 de DIEZ aquí

CLÁSICO

Las 10 de DIEZ con un ídolo en Oriente y Blooming

LIBERTADORES

Sport Boys pierde en casa y está casi eliminado

Sociales
SOCIALES

Jimena Algarañaz, de ATB, espera una niña

Interpreta a Samantha White. Los actores y los creadores de la serie dejaron atrás la polémica y ya hubo alfombra roja.
SOCIALES

Netflix estrena su serie más polémica

Será la primera vez que el actor visita nuestro país. Lo hace junto a NatGeo
SOCIALES

Morgan Freeman, ¿en Santa Cruz?