OPINIÓN



| 21/12/2016


Casi nunca es personal

“¿Te puedes sentir importante sin darte tanta importancia?” –“No te entendí la pregunta. ¿Qué quieres decir?” –“Que interpretas todo lo que digo o hago como si fuera en contra tuya. Siempre se trata de vos, de herirte, de fallarte, de no quererte. Prefiero callarme, estás buscando lo que digo mal, lo que hago injustamente, piensas que te provoco a propósito, que quiero hacerte daño, verte sufrir”.

 

Este reclamo íntimo, palabras más, palabras menos, refleja el sentimiento que tiene el otro cuando tenemos la tendencia a tomarnos las cosas personalmente y atribuirle malas intenciones en contra nuestra. Si pensamos que toda situación adversa fue generada intencionalmente por alguien, para hacernos daño, obstaculizar nuestro crecimiento o destrozar nuestra felicidad, generamos un estado de vulnerabilidad personal, de dolor y resentimiento innecesario, que suele crear problemas de relación enormes, que cansan, desgastan los afectos y arruinan los momentos compartidos.

Cuando nos sentimos heridos y nuestra primera conclusión es que nos lastimaron a propósito, por algo que esa persona tiene en contra nuestra, es bueno preguntarnos si cabe otra explicación. ¿Algún malentendido sobre lo que dije o hice?, ¿algún problema particular de la otra persona, que desconozco?, ¿su temperamento o forma de ser?, ¿el estado emocional o de salud por el que atraviesa? Es posible que haya cosas que conversar, aclarar y arreglar. En toda relación existen temas pendientes. Sin embargo, también es probable que yo experimente cierta tendencia a interpretar los eventos y acciones del otro como faltas de respeto, de amor y de buenas intenciones. Si me pasa seguido, en varios escenarios y con distintas personas, definitivamente, es un asunto más mío que del otro.

 

Hay miles de razones detrás de una situación desafortunada y otras tantas detrás de una actitud o conducta que nos desagrada en un ser querido. No todo gira en torno a mí. Gastemos energía en resolver y no en complicar. Quien comprende, no necesita perdonar. Pasemos estas fiestas en paz








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
La diabetes en los jóvenes
Secretos familiares
Derechos de todos los tiempos
Amor de madre
Arte nuestro
Diálogo entre padres e hijos
Nuestra torre de Babel
La depresión tiene remedio
Una carta para mi hija, compartida
Los niños y su derecho a ser personas
Escuchando al enojo
Mis padres no me prestan atención
Tarde, mal y nunca
Casi nunca es personal
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


22/11/2017
¡Gasolinazo en Bolivia!
22/11/2017
La dignidad suspendida
22/11/2017
¡Es la economía, estúpido!
22/11/2017
Los consensos del pacto fiscal
21/11/2017
Voto por una mejor justicia
21/11/2017
La gobernabilidad en juego


EL DEBER
 
Te puede interesar
La reunión de ministros se desarrolla en uno de los salones del predio ferial
ECONOMÍA

Sánchez invita a invertir en el país y analizan oferta boliviana

En el allanamiento del domicilio se encontró una laptop con material pornográfico. Foto referencial
SEGURIDAD

Policía aprehende a sujeto que pedía fotos desnudas en Facebook

ESCENAS

Suman las diferencias en la relación Shakira-Piqué

Diez
BRASIL

Gremio-Lanús (0-0): minuto a minuto

Marco Bulacia correrá en 2018 con el numeral 327. Foto. Archivo
RALLY

Conocé los números de los bolivianos en el Dakar

Un partido de noche en el complejo de Achumani.
FÚTBOL

El Tigre alista su reducto para el cierre del torneo

Sociales
En la mira

Estas son las 92 bellezas del Miss Universo 2017

Sociales

Kendall Jenner destrona a Gisele Bündchen como la modelo mejor pagada

Sociales

Shakira y Piqué protagonizaron una fuerte pelea en público