PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 05/08/2018


Bolivia, entre dramas e insurgencias

Bolivia parece estar condenada a vivir dramáticamente entre regímenes autoritarios y las inevitables insurgencias que esos provocan. Salvo unos periodos muy breves de sus casi 193 años de vida independiente, Bolivia ha tenido que sobrevivir entre periodos de inestabilidad política y caos social, cada uno de ellos con sus pesadas cargas y resultados nefastos, traducidos no solo en crisis económica, que pueden ser revertidas, sino también y lo que es peor, en saldos negativos e irreversibles que se contabilizan en muertes civiles y físicas de cientos de miles de bolivianos.

Este 6 de agosto de 2018 parece no querer escapar a la regla. Es que pese a estar viviendo formalmente uno de esos escasos periodos democráticos en sus 193 años de vida, etapa iniciada en octubre de 1982, Bolivia enfrenta otra vez una seria amenaza que ha vuelto a ponerla en vilo. Esta vez, no se trata de un golpe a la usanza de los militares de décadas pasadas, a los que resultaba fácil identificar como dictadores. La nueva amenaza llega tras la fachada de un aún incipiente y débil proceso democrático, con actores no tan nuevos como muchos insisten en creer, pero a los que les sobra sed de poder y cinismo político.

Todos los días dan muestra de ello, incluso en días festivos, como este 6 de agosto. Voces como las de algunos ministros e incluso la del presidente, a las que siguen en coro otras tantas de sus seguidores, dan fe de lo dicho. No se ruborizan al hablar de muertos, menos al anticipar que no dudarán en lavarse las manos luego de hacer correr sangre. Tampoco se incomodan al anunciar que están decididos a desconocer elecciones, referendos y más manifestaciones populares que no se ajusten a su afán de poder total y hasta el infinito. Y anticipan que así lo harán, más allá de lo que manden las leyes y la voz del pueblo.

Del otro lado, se oyen voces que alientan a la insurgencia. Como antes, como cada vez que le ha tocado a Bolivia enfrentar a regímenes autoritarios y a dictaduras. Es como si el tiempo se estancara en el pasado o retrocediera a épocas que creíamos superadas. Como si el sino de Bolivia fuera, definitivamente, vivir en una dramática insurgencia, como la ya narrada hace años por Charles Arnades en un libro que sigue provocando escozor, debate y polémica hasta hoy. Con la gran diferencia, por supuesto, de pasar de la narración a una nueva vivencia de los hechos, que puede ser tan o más cruel y nefasta que en el pasado.

¿Hasta cuándo Bolivia estará condenada a repetir esa historia de violencia, interrupciones en su tortuoso camino hacia la democracia, estancamiento y retrocesos? ¿Por qué resulta tan difícil cortar ese círculo vicioso y simplemente retomar el buen intento de octubre de 1982? Queda claro que no basta señalar a la actual cúpula gubernamental como la única responsable del absurdo momento histórico que Bolivia vive hoy, padeciendo los males de un régimen cada vez más autoritario, cuya amenaza es también cada vez mayor. Ya lo mostró la historia, tejida entre mandantes y mandados, entre abusivos e insurgentes.

Una historia a la que, tal vez, no le hemos dado la importancia debida y por eso volvemos a caer en el error de repetirla una y otra vez. Hechos históricos que memorizamos en aula solo para pasar de curso, pero a los que no vemos como pilares para la construcción de una ciudadanía sólida, comprometida en serio con el país, con su presente y su futuro. Una ciudadanía lúcida, indispensable a la hora de votar y elegir a gobernantes, de aprobar normas y leyes, de fiscalizar y controlar a los poderes del Estado, de dirimir frente a cada encrucijada, sin llegar a la urgencia de las insurgencias, que cobra tantas vidas.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
A desenmascarar a los cínicos
Gastón, ¿usted también?
Reivindicando la desobediencia
La justicia tarda y no siempre llega
Sin novedad en el frente
El nefasto juego del ‘no pero sí’
Acceso real a la justicia: ¿misión imposible?
Encrucijadas
Malos augurios
Deseos para 2019
Tolerancia cero
Y aún hay quienes se sorprenden
Aplazo generalizado
Los sueños de Cristhian, mis sueños
La difícil misión de ser dignos sin libertad
Razones para desconfiar
Que el hastío libere nuestra voz
Antibolsonaros, entre la ignorancia y el cinismo
Sin lugar a excusas
El peligro de la abulia colectiva
En Facebook


20/03/2019
La culpa es de los otros
20/03/2019
Pérdida de perspectiva
20/03/2019
Dimensión de las remesas externas
20/03/2019
El diseñador, el director y el dictador
19/03/2019
Construyamos ciudad para vivir en ella
19/03/2019
Preservar la unidad empresarial es un imperativo


EL DEBER
 
Te puede interesar
NO ARCHIVE / BEST QUALITY AVAILABLE / RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO / MISSION AVIATION FELLOWSHIP / RICK EMENAKET" - NO MARKETING NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS --- NO ARCHIVE ---
x 7
FOTOGALERÍA

Las dramáticas imágenes de la destrucción del ciclón Idai en Mozambique

Arce Catacora brindó una conferencia de prensa para comunicar el retraso de la Gestora Pública. Foto Ministerio de Economía
ECONOMÍA

Gobierno posterga funcionamiento de la Gestora Pública hasta septiembre de 2021

La persona fue detenida por la Felcc. Foto Referencial
BOLIVIA

Cae una segunda persona relacionada con la muerte de chilenos

Diez
El borjano Montenegro no se entrenó con sus compañeros el martes. Llegó lesionado de Oruro. Foto. Ricardo Montero
GUABIRÁ

Montenegro, la única baja del cuadro azucarero

McGregor y Cristiano Ronaldo posaron en algún momento para los medios. Son buenos amigos. Foto: Internet
LUCHADOR

McGregor: "Cristiano sigue increíble a los 34 años, es todo un atleta"

Morata llegó hace poco al Atlético y en una entrevista elogió el trabajo de Simeone. "Tiene las mismas ganas de ganar de siempre", sostuvo. Foto: Internet
ESPAÑA

Álvaro Morata elogió a Simeone pese a eliminación: "El Cholo es el Atlético"

Sociales
SOCIALES

Mirá qué famosos usan calcetines diferentes por una buena causa

SOCIALES

Laura Donoso cuenta todo sobre su aventura en Asia

SOCIALES

¿Qué se esconde tras el cambio radical de Conchita Wurst?