OPINIÓN



| Hace 5 días


Atracción turística

Hace años caminaba por la Gran Vía en Madrid. Más que extraviado, estaba asombrado. El 87,2% de los que pasaban, si no eran gays, eran lesbianas. Como era mi primera parada para recorrer Europa, pensé que a lo mejor los resabios de Franco me iban a mostrar una ciudad aún conservadora, pero ¡joder!, era el despipe general. Ahí se me acercó una muchacha para auxiliarme porque no daba con el hotel. Se llama Helen, una linda madrileña con la que conversamos hasta llegar a mi posada. Le dije que era boliviano, que vivía en Santa Cruz de la Sierra, y ahí me encontré con otra sorpresa, ella había estado aquí. En España estudiaba Turismo y me dijo que pocas ciudades como Santa Cruz tenían una atracción turística que, obviamente, se destacaba por su originalidad.

Ella había estado antes en Bombay, donde los elefantes de colores paralizan el tráfico, pero me relató que no había nada como las calles de Santa Cruz. Lo patético y a la vez asombroso es que vas conduciendo por una esquina, la flecha te dice que es de una sola vía, pero no. Es de doble vía. Tienes que adivinar cuál es de una sola, porque nadie obedece las señales, porque debe ser, según Helen, una forma de darle emoción a la tarea de manejar.

Eso no es todo. Hay calles estrechas para que dos vehículos se crucen con precaución, subiéndote lo logras, pero para que la cosa sea más emocionante, los autos parqueados lo hacen en ¡los dos lados! Entras a una calle, vas manejando para no rayar tu carro, muy concentrado viendo ambas veredas, cuando repentinamente aparece un micro que ni por San Crispín retrocederá para darte campo, entonces tienes que dar reversa, es decir meterle de retro toda la cuadra, y cuando ya estás por llegar para dar campo, aparece un carro basurero y se mete. Según ella, ni en El Cairo con camellos es tan apasionante como las calles de Santa Cruz.

¡No me había dado cuenta! ¿Y usted? ¿Usted también ya ve como algo normal lo que no está bien? Al caos hay que ponerlo en la vereda, pero no se puede porque en las veredas están estacionados los carros y la gente tiene que trepar para caminar por donde sea. El derecho a circular no existe, pese a que consumimos cebolla, que es buena para la circulación. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Atracción turística
Los vientos del ayer
Trotar para protestar
¡Volviendo a clases!
Carta de un joven desesperado
Mi noche de bodas
Volvé, tía querida
¡Madre a la vista!
Gringo bandolero
La diosa teme
Espermatozoides imperialistas
Me vale un huevo
De cada siete hojas de coca…
Los diez mandamientos
Welcome, Donald
Panetón de Reyes
Navidad sin cohetes: carta de mi perro
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


20/09/2017
Si todos hiciéramos lo mismo...
20/09/2017
Democracia y desviaciones populistas
20/09/2017
Caña para La Paz
20/09/2017
La hora del conejo
19/09/2017
Celebrando la libertad
19/09/2017
230 años de la Constitución de EEUU


EL DEBER
 
Te puede interesar
Hinchas de River insultando a seguidores de Wilstermann
LIBERTADORES

Hinchas de River insultan a bolivianos

Los rescatistas buscan por todos los medios recuperar con vida a los atrapados
MUNDO

 La angustiante búsqueda de niños bajo escombros de su escuela

Cadenas humanas se formaron para acelerar los trabajos de limpieza de escombros en procura de hallar sobrevivientes
MUNDO

Mexicanos muestran su mejor espíritu solidario ante la tragedia  

Diez
WILSTER EN EL MONUMENTAL

Wilster reconoció el Monumental en penumbras

El mediocampista argentino asegura que dejarán todo en la cancha. Foto: Archivo
BERGESE

"Dios nos permita hacer historia"

Hinchas de River insultando a seguidores de Wilstermann
LIBERTADORES

Hinchas de River insultan a bolivianos

Sociales
SOCIALES

Actriz resulta herida en el terremoto de México

SOCIALES

Guido Fuentes abrirá una agencia de modelos en Santa Cruz

SOCIALES

Posponen nominaciones a los Grammy Latino por sismo