OPINIÓN



| 11/07/2017


Al rescate de YPFB

Tienen que ser muy severos los apremios contables de YPFB, para que sus autoridades se vean ahora obligadas a despedir gente. Serían alrededor de 200 los despedidos, de una planilla total de 2.800 -según fuentes no oficiales-, lo que tampoco es mucho. Se dice que el tiempo de la austeridad ha llegado. Se sabe, sin embargo, que el origen de los aprietos presupuestarios no proviene tanto de la nómina de empleados supernumerarios, y ni siquiera de los altos sueldos de sus ejecutivos, los más de ellos injustificados por su rendimiento. Lo que en verdad ha disparado los costos de la estatal petrolera son los malos negocios, los megaproyectos de industrialización, la administración ineficiente y derrochadora, el clientelismo político que financia y, cómo no, la corrupción en gran escala. En un momento de caída dramática de los ingresos petroleros, el despilfarro tiene que estar pasando factura, incluso tal vez amenazando con llevar a YPFB a la ruina.

En ese sentido, el despido anunciado más parece estar dirigido a la tribuna, al tiempo que se busca poner un velo a los escándalos de corrupción. Querer mostrar la reducción de personal como la reestructuración de YPFB, no pasa de ser un burdo engaño. 

El problema de fondo es que la empresa estatal ha sido secuestrada por facciones políticas, grupos corporativos y redes delictivas, que medran de sus recursos; antes abundantes, hoy más escasos. Son esos grupos los que a nombre de la ‘nacionalización’ han capturado la empresa y la han convertido en el núcleo de una red de corrupción que liga a ejecutivos y funcionarios con operadores políticos, empresas y contratistas inescrupulosos. La ‘nacionalización’, que debió recuperar el gas para los bolivianos, en realidad ha servido para que gente improvisada, que apenas entiende lo que es el negocio petrolero, haga y deshaga, según su pobre criterio, protegida políticamente, evadiendo las normas y la fiscalización, sin rendir cuentas a nadie; y cuando no para que un puñado de bribones hagan su agosto y se lleven la plata de los bolivianos a su bolsillo.
Lo cierto es que la corrupción y la incompetencia están matando la que debió ser la empresa emblema del país. Y, frente a la gravedad del mal que la aqueja, lo que se requiere es una cirugía mayor; no únicamente una disminución de personal, o la remoción de ciertas gerencias. La verdadera reforma de YPFB debe venir de su corporativización; es decir, su transformación en una sociedad accionaria, con participación estatal y privada. Y lo que el Estado debe hacer es formar paquetes accionarios, transados en la bolsa, y tanto mejor si es en las bolsas internacionales. 

Convertir a YPFB en una corporación con participación accionaria privada sería la forma efectiva de frenar la injerencia política y devolverle autonomía de gestión; asegurar una gerencia de alto nivel y elevar su eficiencia empresarial; transparentar la administración, las operaciones y los proyectos, facilitar el acceso a capital y financiamiento (liberando al Estado de otorgarle financiamiento subsidiado), y, desde luego, erradicar la corrupción. La reingeniería institucional de YPFB debe seguir el camino recorrido por las empresas petroleras de los países vecinos, unos con más éxito que otros. Es la fórmula sensata y realista de recuperar YPFB al servicio de los intereses generales del país. Lo demás son parches, medidas inocuas que al final nada resuelven ni cambian. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Diputados aprueban artículo sobre Mala Práctica
Tres personas pierden la vida en un accidente en los Yungas
Así cambió su cuerpo después del fisiculturismo
Suiza incorpora drones a su sistema de salud público
Pequeñas mudanzas, de Paura Rodríguez
Padres que incumplan 
la asistencia familiar deberán pagar el doble
'Zumberos' se reúnen en Santa Cruz para bailar por la vida
Policía arrestará a grupos de menores en actitud sospechosa
120 cruceños pidieron ser habilitados en el Padrón
"Solo: A Star Wars Story" es el nombre del nuevo spin-off 
Hallan cuerpo en lugar donde despareció activista argentino Maldonado
Así se comporta el spinner en la Estación Espacial
Culpan a jueces por liberar a narco detenido en Brasil
La Guardia busca normar el servicio de 'Toritos'
Mira el tráiler de la serie de Kate y el Chapo
Instagram y Facebook están en la mira de Nicolás Maduro
Las mejores postales del Premio Integración
Líder vecinal pide echar a los funcionarios "corruptos" del Unión
Piden esperar datos del INE para hablar del aguinaldo
Empiezan a llegar las delegaciones para la Expo Aladi 2017
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


17/10/2017
Consulta urgente sobre la interpretación del Art. 23 de la CIDH
17/10/2017
Las ciudades intermedias en la revolución urbana de Bolivia
17/10/2017
Santa Cruz, ¿ciudad gremialista?
16/10/2017
Recordando a mi brigadier
16/10/2017
Don Hernán, el olvidado
16/10/2017
1917: la URSS


EL DEBER
 
Te puede interesar
BOLIVIA

Diputados aprueban artículo sobre Mala Práctica

Un camión en la ruta hacia Chulumani (Foto referencial: Youtube)
BOLIVIA

Tres personas pierden la vida en un accidente en los Yungas

Jolene Jones antes del cambio que dio en su vida (Instagram)
TENDENCIAS

Así cambió su cuerpo después del fisiculturismo

Diez
El volante verdolaga puede ser parte del onceno titular ante Bolívar. Foto: Archivo
FÚTBOL

Villarroel tiene luz verde en Oriente

Pizarro jugará su primer partido como titular en este campeonato. Foto: Archivo
FÚTBOL

Pizarro, una de las armas en Guabirá

Arce (izq.) y Raldes estarán en el onceno titular de la academia paceña. Foto: Archivo
FÚTBOL

Arce y Raldes, garantizados en Bolívar

Sociales
SOCIALES

Participante de Juga2, rumbo a certamen de belleza internacional

SOCIALES

La Fábrica de Estrellas: Vania estrena videoclip

SOCIALES

Oriana Arredondo vuelve a las tablas