OPINIÓN



| 28/05/2017


De escritores, libros y mercado

El tema de la venta de libros está preocupando cada vez más a los editores y, por supuesto, a los autores. Para hablar de este tópico he tomado dos artículos, uno de José Joaquín Blanco, escritor mexicano, y otro de Maximiliano Tomas, escritor argentino, que nos muestran la realidad de cada uno de sus países.

Blanco afirma que: “En México se lee poca novela, exitosa o no. Otros géneros literarios resultan aún más desairados”. Maximiliano Tomas, se pregunta: ¿Cuántos lectores tiene la literatura argentina actual? y se interroga si en las últimas décadas se ha creado un nuevo mercado de lectores. Se responde afirmando que: “Se trata de un interrogante que todavía no tiene respuesta y frente al cual nadie logra ponerse de acuerdo. Algunos editores son escépticos y aseguran que los lectores de literatura argentina contemporánea son siempre los mismos: no más de 3.000. Otros, que tal vez lleguen a unos 10.000. Si hay que guiarse por las cifras de producción y ventas, no estarían tan equivocados. Por lo general los títulos de estos sellos venden entre doscientos y mil ejemplares. Si alguno llega a los 2.000, se puede hablar de un éxito”. Y, ojo, estamos hablando de países que tienen más de 45 millones de habitantes en el caso de Argentina, y en el de México más de 119 millones, con grandes tradiciones literarias y autores reconocidos universalmente.

¿Cómo estamos por casa? Conversando con libreros bolivianos, todos coinciden en que el género que más vende es la novela, seguida por el cuento y muy abajo por la poesía. Las editoriales nacionales no se atreven a tirar más de 800 ejemplares de novela, 500 de cuento y 300 de poesía, me refiero a obras de autores consagrados. Excepcionales son los escritores que logran vender más de estas cifras en un año y publicar, si acaso, una segunda o tercera edición. Este drama ha hecho que muchas editoriales ya no publiquen literatura y se dediquen al ensayo que vende más, especialmente el político. En Bolivia es muy poco lo que se hace para difundir y promocionar a nuestros    autores, por eso una vez afirmé que los escritores bolivianos       somos famosos, el problema      es que nadie nos conoce.
Blanco también advierte de la proliferación de “mafiecitas literarias”, “cada cual con sus santones (…) ¡Y cuántos cabildeos, cotilleos, intrigas, adulaciones, zancadillas, crujir de dientes! Ni en los partidos políticos en épocas electorales”, deplora. Miserias humanas que en Bolivia no son diferentes y, a medida que aumentan los escritores, algunos se pelean entre ellos, olvidando por completo que se trata de ampliar el pequeño mercado. En vez de ampliarlo, espantan a los pocos lectores. Hay todo tipo de grupos, asociaciones, sociedades, sectas y cofradías literarias que funcionan como gremios de ayudas mutuas y tienen todo el derecho de hacerlo, porque es la única forma de darse a conocer publicando comentarios y reseñas en un permanente intercambio de favores. Mayor razón si los académicos no se ocupan de las obras nacionales; para la carrera de literatura solamente existen los escritores amigos/compadres o aquellos que ya forman parte de los clásicos y se ven obligados a estudiarlos aunque no les guste.

Blanco, con humor negro, describe a escritores que se creen “los mejores” de esta manera: “Queda, un tanto fantasmagóricamente, lo que se ha dado en llamar “autor de culto”, tan vagos como efímeros y petulantes. Y pegado a ello, el chismorreo de unos cuantos suplementos o revistas que solo leen los propios autores, y nada más cuando se habla de ellos: una presentación, una reseña, por muy enjundiosas que parezcan, no vende un solo ejemplar más”. Estas apreciaciones que son válidas para México, también lo son para nuestro medio, en el que sobran las mezquindades y las camarillas institucionales, generacionales o de conveniencia y socorros mutuos.

Mientras sigamos mirándonos el ombligo, en vez de realizar acciones como colectivos nacionales capaces de fortalecer el imaginario universal y la identidad nacional con obras valiosas; mientras algunos se aprovechen de las ferias de libros para sus ferias de vanidades y no espacios que acerquen masivamente a los autores con los lectores; mientras sigamos pidiendo a nuestros amigos que presenten nuestras obras (hay algunos que se hacen presentar hasta por seis comentaristas) creyendo que lo que dicen, por cariño o por solidaridad, nos convierte en los mejores escritores del mundo, seguiremos mintiéndonos a nosotros y a nuestros lectores.

Por si acaso, yo hace años que no pido a nadie que me presente. Se trata de ampliar el mercado de lectores para que nuestra literatura pueda sobrevivir, para ello tenemos que recurrir a editoriales independientes, artesanales, a talleres a encuentros y festivales, usando todos los soportes posibles: papel impreso, electrónico y/o digital y usar de mejor manera plataformas como las redes sociales, la televisión, así como las aulas colegiales y universitarias. Se trata de ser generosos con los lectores y con la literatura misma, sin perder la vida o la calidad en el intento. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Productores de coca acusan al Gobierno de asfixiarlos
Juan Carlos Arana regresa con su programa Posdata a la Tv, en RTP
Gualberti pide investigación transparente en Oruro
Entierran viva a una mujer y murió intentando salir
Plataformas sellan el 21-F y estudian un manifiesto
Una guerra contra fantasmas
Hallan dinamita en baño en Oruro, pero piden a la población no alarmarse
¡Hey Daddy! Ellas son nuestras ‘duras’
Un ejército de fotógrafos invade la ciudad en la Fotonaratón
"La forma del agua", favorita de los premios Bafta
'Averno', entre los 10 imperdibles en Uruguay
Dos años después del 21-F
Respuestas necesarias ante la desolación
Conociéndome, conozco a los demás
Melania Trump sigue siendo un enigma
Los masistas arman su artillería digital desde Chapare
Aumentan los internautas en América Latina pero la velocidad de datos es baja
Carla Bellot fue llevada con vida al río Orkojahuira
Dos años después del 21-F
Estos son los partidos de la cuarta fecha del fútbol local
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


18/02/2018
Conociéndome, conozco a los demás
18/02/2018
Melania Trump sigue siendo un enigma
18/02/2018
Silencio cómplice del sistema interamericano
18/02/2018
Jugando con fuego
18/02/2018
21-F, mucho más que un símbolo
18/02/2018
Ruber Carvalho y Puramba


EL DEBER
 
Te puede interesar
BOLIVIA

Productores de coca acusan al Gobierno de asfixiarlos

Juan Carlos Arana anunció su retorno a la pantalla chica
BOLIVIA

Juan Carlos Arana regresa con su programa Posdata a la Tv, en RTP

Gualberti en su homilía pidió a los sectores participar de forma pacífica en las movilizaciones
BOLIVIA

Gualberti pide investigación transparente en Oruro

Diez
Los jugadores del Nápoles celebran el gol del brasileño Allan Marques. Foto. Reuters
ITALI

Nápoles no falla y da pelea por el título a la Juventus

Chumacero y Acuña festejan el empate de Puebla. En que los sufre es el arquero Corona, de Cruz Azul. Foto. Marca.com
FÚTBOL

Puebla con 'Chuma' de titular no afloja en México

Freitas, de Oriente es rodeado por Díaz, Machado y Ortiz, de Wilstermann. Ocurrió en un partido por la Libertadores. Foto. Archivo
FÚTBOL

Oriente se juega hoy otra revancha frente a Wilster

Sociales
Su personaje más icónico, Estefani Brillit, nació oficialmente en 2008
SOCIALES

María Renee Liévana lleva el humor en las venas

SOCIALES

Flavia celebrará con su compañera de toda la vida

En abril los músicos cumplen 15 años de carrera musical. Se han presentado en otros países, como Argentina, llevando el folclore boliviano
SOCIALES

Los Vidaleros están listos para conquistar a la Quinta Vergara