Inicio Editorial Clima Clasificados  
   
   
FIESTA, ORGULLO Y ESPERANZA
Moxos se consagra como capital mundial de cultura
La población beniana de San Ignacio celebró la jerarquización de su Ichapekene Piesta como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Su cabildo recibió la declaratoria que le hizo la Unesco
23 de Diciembre de 2012 | 23:42
A+ A-

 

Ruy G. D’Alencar Delgado - SAN IGNACIO DE MOXOS

 

San Ignacio de Moxos vivió una fiesta. Ayer, desde las 11:00, medio pueblo se apiñó afuera del Cabildo Indígena Moxeño para recibir, del presidente Evo Morales, la declaratoria de su fiesta patronal mestiza, la Ichapekene Piesta, reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad.

Bajo el abrasador sol del verano beniano, pobladores, 14 grupos folclóricos y autoridades indígenas y de Gobierno, festejaron con la música autóctona de Cirilo Yaca, pues esta tierra es sede de un evento cultural de interés mundial. 

San Ignacio de Moxos ya no solo es la capital del folclore de Beni, sino que con el reconocimiento se consagra como capital cultural mundial con potencial turístico, debido a que la declaratoria implica el compromiso de la Unesco y del Estado boliviano de invertir recursos para presevar y promover su valor patrimonial.

La Ichapekene Piesta o ‘fiesta grande’ es la fiesta patronal que se celebra en Moxos entre julio y agosto de cada año, con  su clímax el 31 de julio. La celebración es una mezcla de música, baile, máscaras y vestimentas nativas en las que, desde hace 323 años, se recuerda el triunfo de San Ignacio de Loyola sobre los “pueblos bárbaros y sus creencias, con ayuda de espíritus de ancestrales moxeños”, explica la historiadora Beatriz Loza, que presentó la festividad ante la Unesco.

Creencias nativas y religiosas

Para el presidente Morales, el reconocimiento es parte de los resultados de la política de descolonización del país y de recuperación de la identidad. Sin embargo, la celebración es una expresión de la fusión del cristianismo con las creencias moxeñas, en el periodo colonial.

El presidente Morales; el canciller David Choquehuanca; el ministro de Culturas, Pablo Groux; y el gobernador de Beni, Haisen Ribera, hablaron de la importancia de conservar la cultura originaria y del valor del Cabildo Indígena Moxeño por mantener viva su tradición.

“Beni será reconocido en el mundo por esta fiesta y el mérito es del Cabildo Indígena”, reconoció el jefe de Estado, que para la ocasión se vistió de machetero y de abuelo achu. El subgobernador de Beni, Sixto Bejarano, demandó recursos del Estado para Moxos para que a partir de su fiesta patronal se pueda impulsar la oferta de servicios turísticos y de hotelería en el pueblo.

En la actualidad, San Ignacio de Moxos es una población rural pequeña, donde alrededor del 90% de los habitantes se identifican como indígenas moxeños, según autoridades locales, y donde hay ocho recintos de hospedaje, entre residenciales y hoteles modestos, cuya oferta requiere inversiones para albergar visitantes nacionales y extranjeros.

Macheteros, toritos y achus, mamas y tatas, muñecos de Juana y Juan Tacora, todos los colores, máscaras y tradiciones moxeñas se manifestaron, luego de la recepción de una plaqueta de reconocimiento a la Ichapekene Piesta como patrimonio por Ignacio Apaza, corregidor electo de San Ignacio. La jornada cerró después de las 13:00, con una olla común en el Cabildo Indígena 

 

Los achus cautivaron a la Unesco

Carmen Beatriz Loza / EXPUSO EN LA UNESCO

L a Ichapekene Piesta moxeña es la remembranza de la batalla de San Ignacio de Loyola en contra de indígenas bárbaros hostiles y de sus creencias. Celebra la victoria del cristianismo que profesó San Ignacio con ayuda de espíritus ancestrales, los achus.

Es anual. Sus preparativos se inician en mayo y se desarrolla a fines de julio, entre el 29 y el 31. En la fiesta los indígenas moxeños recuerdan cómo, al lado de los animales y de la naturaleza, con ayuda de espíritus ancestrales, construyeron su pueblo bajo la enseñanza del cristianismo introducido por San Ignacio, hoy el santo patrono de Moxos.

Es una manifestación de sincretismo entre lo occidental y lo indígena, que incluye religiosidad y festejo. Tiene ya 323 años de celebración. Lo que más influyó al Comité Intergubernamental para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco fue el papel de los achus. La leyenda de esos espíritus ancestrales que se cree que vinieron a la tierra para enseñar a las personas a sonreír y a vivir en armonía con la naturaleza.

La procesión principal comprende 48 grupos de danzantes disfrazados con las máscaras de sus ancestros y de animales del bosque y las aguas, subrayando la importancia del respeto a la naturaleza.

Los bailarines bromean y danzan al son de la música barroca de las misiones jesuíticas; cerca a la medianoche, los petardos y fuegos artificiales salen de los bordes de los sombreros, simbolizando el don de la luz y de la clarividencia para vivir en respeto 

    VOCES DE LA GRAN SATISFACCIÓN    

 

Lucio Nolvani (36), vecino
Hemos demostrado el valor de la fiesta de nuestro pueblo. Hoy solo salieron la mitad de los 34 conjuntos de macheteros, achus y toritos que bailan cuando es la Ichapekene Piesta en julio. Lo mejor de todo esto es que se va a generar más trabajo para la gente porque seguramente se apostará al turismo en San Ignacio de Moxos. Por donde se lo vea, son buenas noticias.

Julio Charimo (74) Tata Cabildo
Soy indígena moxeño, hijo legítimo del pueblo y no sé cómo explicar el orgullo que me da que mi pueblo tenga una fiesta reconocida como patrimonio cultural del mundo. Estaba triste porque veía que la cultura moxeña se estaba perdiendo en Beni, pero con el reconocimiento la cosa cambia. El Gobierno va a tener que poner plata para cuidar nuestra cultura.

Rosario Malale (46), vecina
Lo importante es que nuestra cultura y nuestra lengua moxeña, con la declaratoria de patrimonio de la humanidad, van a poder ser rescatadas. Por lo que veo, este rescate de las culturas no solo va ser en Beni, sino en todo el país. Ya era hora de que le digamos la verdad al mundo, de que hay hartos indígenas en Bolivia, que tenemos nuestra propia cultura que es valiosa.







 Más Escenas






 
   
HOY: InicioCiudadPaísMundoDeportesFinanzasMujerTecnología
EDICIÓN IMPRESA: PortadaSanta CruzNacionalEconomíaSocialesEscenasEditorialClimaLectores
SERVICIOS: HoróscopoONADEM Medios a la vista
NOSOTROS: InstitucionalQuienes Somos
 

 

PILOTO: 591 (3) 3538000 - Fax Redacción: 591 (3) 3536637   -   Fax Publicidad: 591 (3) 3539053
Derechos Reservados © 2010 - 2014

Santa Cruz - Bolivia