Inicio
   
   

INFORME

Bolivia, Perú y Argentina, los países más conflictivos

El Pnud destacó que Costa Rica, Chile y El Salvador son los que tienen menos líos. Reclama políticas estatales para administrar la protesta social y no criminalizar la disidencia


29 de Noviembre de 2012 | 22:30

Bloqueos. Mineros de Colquiri protestan por la distribución de recursos. Los políticos deben anticipar el conflicto, dice el PNUD


A+ A-

AFP. Lima (Perú)

América Latina es una región de conflictividad social intensa, que tiene sus mayores exponentes en Bolivia, Perú y Argentina, subraya un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud).

La investigación subraya que en términos generales los países latinoamericanos que registraron el número más alto de conflictos son Bolivia, Perú y Argentina, mientras que los países menos conflictivos son Costa Rica, Chile y El Salvador.

Asimismo, El Salvador, Colombia y México presentan grados de conflictividad social "relativamente bajos", sin considerar la violencia derivada del crimen organizado, el narcotráfico y la guerrilla que afectan a México y Colombia.

"El conflicto social no es sinónimo de guerra; es más bien el orden conflictivo de la interculturalidad y de la diversificación consustancial a la democracia", afirmó este miércoles Heraldo Muñoz, subsecretario general de las Naciones Unidas y director regional del Pnud, en diálogo con la AFP.

El funcionario de la ONU, quien presentó en Lima el libro La protesta social en América Latina, elaborado por el Pnud, aclaró que los países que tienen menos problemas sociales no están exentos de conflictos, como el caso de Chile, que durante todo el año pasado tuvo movilizaciones estudiantiles.

"América Latina tiene que acostumbrarse a los conflictos sociales, no hay que tenerles temor, lo que se tiene que hacer es saber enfrentarlos y la clave es el diálogo, la negociación y la capacidad del Estado para solucionarlos", subrayó.

Muñoz criticó que algunos países busquen "criminalizar las protestas", lo que consideró "un grave error porque ello es cercenar la democracia y las libertades básicas de expresión de las movilizaciones".

El director regional del Pnud destacó la necesidad de compatibilizar el orden público con la canalización de la libertad de expresión y movilización.

El libro del Pnud subraya que en la región los niveles de desigualdad están lejos de ser homogéneos. "Las estructuras sociales se mantienen más fracturadas en la región andina, en parte de Centroamérica, el Caribe y Paraguay, donde persisten verdaderos abismos sociales".

Este factor pone en un "mayor nivel de riesgo e inestabilidad a países como Ecuador, Perú y Bolivia, donde los avances a un pacto social más incluyente no han sido todavía suficientes para cerrar esas brechas crónicas", según el Pnud. Destaca que los países andinos tienen que fortalecer sus instituciones.

Es una forma de control del poder
Helena Argirakis | Analista política

En el caso boliviano, la conflictividad se ha transformado en una epistemología del poder. 

Así lo podemos ver en el caso del MAS, que tiene una visión amplia del conflicto y, más bien, lo aprovecha para encauzarlo en políticas públicas. Un ejemplo de ello ha sido  el conflicto por el Tipnis, que en otras situaciones hubiera tumbado un Gobierno, en este caso generó leyes concretas como la ley de consulta popular y el aceleramiento de la ley de la madre tierra. Además, ha disparado un encuentro plurinacional para redefinir la agenda de octubre.

El conflicto no quiere decir necesariamente guerra, caos o anarquía. Más bien es una forma de hacer política para expandir la democracia. La conflictividad es una suerte de válvula de escape de las demandas sociales insatisfechas que el poder público debe enfrentar y resolver. El conflicto libera el vapor de las ollas de presión que hay en una sociedad. 

Cuando no se maneja la conflictividad puede haber un desborde y, en otros contextos, puede llevar a situaciones de violencia y a la guerra. Creo que en el caso boliviano es una situación saludable donde cohabitan los conflictos en las calles con las instituciones. Más bien es una forma de administrar poder. Son mecanismos que tiene la sociedad boliviana para poner evitar la concentración del poder.

Desigualdad 

 

- Desequilibrio. América Latina está registrando niveles importantes de crecimiento económico, pero ese proceso resulta insuficiente si no hay políticas públicas que limiten las desigualdades, señaló el informe del Pnud. 

- Brechas sociales. "A mayores brechas sociales mayor cantidad de conflictos sociales asociados a mayores niveles de radicalidad en la protesta", considera el trabajo de la agencia de Naciones Unidas.

- Salida. El Pnud propone el "constructivismo político", que es definido como la construcción de un orden común a base de la negociación, con reconocimientos recíprocos entre los diversos actores y respeto por las diferencias. Para ello, se requiere que los sectores políticos anticipen los conflictos.





 Más Mundo



MÁS NOTICIAS


CÓDIGO QR
 
   
HOY: InicioCiudadPaísMundoDeportesFinanzasMujerTecnología
EDICIÓN IMPRESA: PortadaSanta CruzNacionalEconomíaSocialesEscenasEditorialClimaLectores
SERVICIOS: HoróscopoONADEM Medios a la vista
NOSOTROS: InstitucionalQuienes Somos
 

 

PILOTO: 591 (3) 3538000 - Fax Redacción: 591 (3) 3536637   -   Fax Publicidad: 591 (3) 3539053
Derechos Reservados © 2010 - 2014

Santa Cruz - Bolivia