Inicio
   
   

HISTORIA

Los 10 hitos más importantes de la historia de Bolivia

EL DEBER consultó con historiadores e investigadores sobre el tema



06 de Agosto de 2012 | 23:44



A+ A-

En sus 187 años de existencia, Bolivia ha sufrido diferentes hechos y proceso históricos que influyeron en el devenir de sus pobladores. EL DEBER invitó a historiadores e investigadores para identificar los 10 hitos más importantes de la historia boliviana por orden de trascendencia. Los estudiosos Fernando Cajías, Paula Peña, Carlos D. Mesa, Carlos Hugo Barbery e Isaac Sandoval fueron los encargados de la selección.

A los estudiosos no les fue difícil coincidir en aquellos hechos ‘traumáticos’ que dieron un giro a la historia de Bolivia, como las guerras del Pacífico y la del Chaco, pues además de las pérdidas territoriales, las contiendas bélicas transformaron la organización social y política del país.

La Revolución de 1952 también fue un hecho nombrado por unanimidad, pues el levantamiento campesino, fabril y minero dejó una reforma agraria y el voto universal. 

El expresidente de la República Carlos D. Mesa (2003-2005) se remontó al nacimiento del imperio tiwanakota (600-900 dC) porque “fue la consolidación del primer proyecto significativo de Estado expansivo en gran escala”. Y señaló que la conquista incaica de Pachacuti y Tupac Inca Yupanqui (1460-1480) “incorpora a los señoríos collas y la confederación charca al imperio incaico, transformando nuestra historia indígena”.  

Por su parte, Paula Peña resaltó que en 1825  cinco provincias dieron origen a Bolivia, una de ellas era Santa Cruz de la  Sierra, que más tarde fue convertida en departamento de Santa Cruz. “Cada uno de los departamentos mira la historia de Bolivia desde su propia historia, por ello es muy complicado hablar de hitos históricos comunes”, señaló y solicitó identificar los hitos más importantes de la historia boliviana “desde una visión cruceña”. “En el caso local, el hito histórico que marcará la transformación de Santa Cruz es la brevísima Presidencia de Germán Busch. Durante su Gobierno, se promulgó la Ley de Regalías Petroleras, se firmaron los tratados con Brasil y Argentina para la construcción de los ferrocarriles y se reabrió la universidad cruceña”, dijo. 

Por su parte, Carlos Hugo Barbery, miembro de la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz, manifestó que el 6 de agosto debería dejar de ser la fecha patria, pues el 7 de febrero  de 2009 la República cedió su rótulo por el de Estado Plurinacional.

 

1

La Fundación es el hecho más relevante
“La autonomía de la Audiencia de Charcas, desde su fundación, y el excesivo centralismo de Lima y Buenos Aires fueron dos de las causas principales para fundar una república independiente de España y autónoma de los viejos virreinatos. Esa decisión llevó a la creación de Bolivia”, Cajias de la Vega. Por su parte, Mesa explica que la independencia marca la organización del Estado, que se da en un periodo de casi dos décadas, en las que las figuras consulares son de Sucre y Santa Cruz. La Confederación Perú-Boliviana es el proyecto histórico de integración más lúcido ensayado de de Sudamérica, cuya frustración a manos de Chile redujo la proyección geopolítica de nuestra región.

2
El encuentro de culturas fue clave
El periodista e investigador Carlos D. Mesa sostiene que la conquista establece la influencia del brazo occidental en nuestra sociedad, crea el mestizaje étnico y cultural y altera por la violencia la estructura política, social y económica de nuestra sociedad. “Sin la creación de la Audiencia de Charcas (por el imperativo de la riqueza de Potosí), simplemente Bolivia no existiría”, señala. Por su parte, Cajías apunta que “a partir de 1532, se produjo el encuentro, violento o pacífico según el caso, entre el mundo prehispánico, el mundo occidental – hispánico y el mundo africano; ha producido el mestizaje de nuestro país”.

3
La Independencia marca el destino
La sublevación general de indios (1780 – 1782), el movimiento juntista (1809 – 1812); las guerrillas y republiquetas (1812 – 1816) y los ejércitos libertadores (1823 – 1825) contribuyeron a la independencia de Bolivia; los nombres de los héroes y las batallas forman parte de la identidad del país y de las regiones, plasmados en fechas cívicas, plazas, provincias, calles, etc. “Se recuerda a los héroes nacionales más conocidos, pero hay muchos héroes como Marceliano Montero, de hecho es declarado héroe nacional y en honor a ese nombramiento hace 100 años, San Ramón de la Víbora deja de llamarse eso y se llama Montero”, acota Barbery.

4
La democracia fija un nuevo rumbo
“Bolivia vivió periodos democráticos y periodos de dictadura (1982 - 2012). El más largo periodo democrático es el que se fundó hace 29 años y que, pese a sus numerosos problemas, continúa siendo nuestro sistema de gobierno”, señala Fernando Cajías. “Por primera vez comenzamos a vivir en democracia de verdad. Los ciudadanos pudimos reivindicar derechos, usar la Constitución como mecanismo de protección, expresarnos libremente, influir directamente sobre el Estado y sus gobiernos, tomar conciencia de lo que nos faltaba hacer y promover una democracia participativa. A pesar de sus grandes imperfecciones, comenzamos a ser más libres”, enfatiza Carlos D. Mesa. 

5
La revolución de 1952 cambia el país
“Aunque quedó inconclusa, produjo grandes cambios en el país, especialmente en cuanto a la ciudadanía universal; una más equitativa administración de la tierra; el potenciamiento del oriente boliviano y una mayor accesibilidad a la educación”, identifica Cajías. “En realidad, hay que manejarlo con una perspectiva, lo que se hizo fue que a raíz de la Reforma Agraria y el aprovechamiento de las riquezas naturales, el oriente boliviano se fortaleció”, añade Barbery. “Fue el único verdadero proceso revolucionario de la historia del país. Colocó a Bolivia en el siglo XX y marcó la línea de un proyecto estatal exitoso que incorporaba a todos los bolivianos”, dice Mesa.

6
Se inicia la era del Estado Plurinacional
“La autoafirmación de las identidades es el resultado de un largo proceso que se remonta hasta las épocas prehispánica y colonial, pero que adquirió mayor fuerza a partir de la década de los 80 y que ha llevado a definir a Bolivia como un Estado pluricultural y plurinacional”, detalla Cajías. “Hay que tomar en cuenta que en las tierras orientales, el reconocimiento a la igualdad general, es decir el que no interese el color de piel, la raza, no se inicia a mediados de la República, porque si revisamos la historia, hay ejemplos claros, desde la marcha de Fabricano, la marcha indígena para pedir una constituyente, etc.”, señala Barbery.

7
La reivindicación abre otros surcos
El voto universal permitió a las diferentes etnias y a las mujeres tener acceso al voto; pero desde la década de los años 80 y, especialmente, en los últimos años, paulatinamente, estas han tomado grandes espacios de poder político, económico y social. “Más allá de que hubiera sido una movida política para obtener más votos, llegó a tener un impacto transcendente. Aunque, la participación destacada de la mujer viene desde la Colonia con Manuela Sáenz. O en el caso de la lucha independentista de Santa Cruz, el papel que tuvo Micaela Montero y Ana Barba”, explica Barbery.

8
El pacífico genera huellas dolorosas
“La guerra de 1879 a 1880. Es un momento dramático en el que perdemos nuestro acceso al océano, la cualidad marítima y las riquezas extraordinarias del Litoral. Fue el cercenamiento territorial que hizo más daño económico y espiritual a la nación. El Estado oligárquico nacido de la guerra es el segundo gran esfuerzo histórico por llevar adelante un proyecto nacional, con el gran déficit de hacerlo mirando a Europa y de espaldas a la mayoría de sus habitantes, los indígenas”, sostiene Mesa. “Incluiría la pérdida del Mato Groso, porque está en el borde de Santa Cruz, los cruceños perdimos el 95% de acceso al río Paraguay, que si lo tuvieramos, habríamos llegado al Atlántico”, dice Barbery.

9
La pérdida del chaco deja  secuelas
“Evidenció las debilidades de la política boliviana concentrada en los Andes y constantemente denunciada desde el siglo anterior por los cruceños. El abandono de las fronteras, una vez más, permitió que los países vecinos avancen sobre nuestro territorio; la falta de vías de comunicación, a cuya construcción se opusieron de manera permanente desde el Estado central, como ejemplo la propuesta de Miguel Suárez Arana, fue vetada, al igual que la del ferrocarril oriental;  la dependencia alimenticia de Argentina, que dejó de abastecer de productos demostró que Bolivia compraba al extranjero lo que el oriente podía producir. El fin de la guerra obligó al Estado boliviano y a los partidos políticos a incluir al oriente”, argumenta Paula Peña.

10
Los indígenas reclaman su lugar
“La I Marcha Indígena de Tierras Bajas (1990) y el Movimiento Afroboliviano (1988), las minorías que se hacen visibles e inician una lucha, todavía inconclusa, de reconocimiento de todos sus derechos, especialmente en cuanto a la administración de la tierra. Cultura, clase y región son las tres grandes características de nuestra historia, en cuanto a encuentros y desencuentros. La diversidad cultural ha existido desde la época prehispánica y se ha profundizado en la Colonia; lo que ha variado es su percepción, desde la contraposición: civilización versus barbarie, hasta el reconocimiento de la multiculturalidad y la igualdad”, explica Cajías.






 Más País



MÁS NOTICIAS


 
   
HOY: InicioCiudadPaísMundoDeportesFinanzasMujerTecnología
EDICIÓN IMPRESA: PortadaSanta CruzNacionalEconomíaSocialesEscenasEditorialClimaLectores
SERVICIOS: HoróscopoONADEM Medios a la vista
NOSOTROS: InstitucionalQuienes Somos
 

 

PILOTO: 591 (3) 3538000 - Fax Redacción: 591 (3) 3536637   -   Fax Publicidad: 591 (3) 3539053
Derechos Reservados © 2010 - 2014

Santa Cruz - Bolivia