Inicio
   
   

CONFLICTOS

La marcha tiene nueva fecha y hora de inicio

Tipnis. La movilización indígena, que debía partir ayer de Chaparina, comenzará mañana a las 9:00 en Trinidad, después de una misa. Continúa el bloqueo en San Ignacio de Moxos




26 de Abril de 2012 | 23:51

Menores. Algunas mujeres llegaron a Trinidad con sus niños en brazo, muchos de ellos todavía toman pecho. Para hoy se espera el arribo de más indígenas


A+ A-

 

Pablo Ortiz. Trinidad | portiz@eldeber.com.bo

 

>>> VER MÁS .... CLICK

“El Tipnis se respeta. ¿Cuándo, carajo?”, resonó la voz de Pedro Nuni en el cuartito de la Central de Pueblos Moxeños de Beni (Cpmb) y el resto de la dirigencia respondió: “¡Siempre, carajo!”. Con esa arenga, en medio de una humedad agobiante y un hacinamiento que convertía todo en viscoso, concluyó la reunión de la dirigencia de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), que definió que la novena marcha saldrá este viernes 27, desde la plaza de Trinidad y espera llegar a La Paz en dos meses. 

Antes de ello deben arribar a la capital beniana las embarcaciones con gente desde el interior del Tipnis, y la Cidob deberá reorganizar su estructura para conformar una nueva comisión política que dirija la marcha.

Trinidad se convirtió en una especie de tablero de ajedrez, en el que se movieron varias fichas y algunos alfiles quedaron amenazados. Temprano, por la mañana, una delegación de guarayos llegó a Trinidad y comenzó a torcer el destino de la movilización, que hasta ayer parecía destinada a sufrir por los convenios firmados entre el Gobierno y varias organizaciones indígenas.

Poco más tarde, los sirionós dijeron presente en la plaza trinitaria. Casi terminando el día, la primera delegación del interior del Tipnis llegó con sus flechas y la única riqueza que pueden aportar para no pasar hambre en el camino: 20 racimos de plátano.

Con ello, el mando de los dirigentes de las centrales afiliadas a la Cidob que firmaron acuerdos con el Gobierno y se bajaron de la IX marcha es puesto en duda por las bases. Ese es el caso de la Central de Pueblos Indígenas de Beni (Cpib), del pueblo sirionó. 

Dalia Sosa, de la comunidad de Ibiato, se enteró en Trinidad de que su máximo dirigente había negado la participación de su pueblo en la movilización y, junto a otros indígenas, convocó a una reunión del Gran Consejo Sirionó, que se celebró el martes por la noche y determinó el apoyo a la marcha. La continuidad de Pedro Bare al frente de la Cpib peligra y será analizada una vez concluya la marcha.

En el tablero trinitario también se movió una de las ‘torres’ del Estado. El ministro de Gobierno, Carlos Romero, estuvo entre Trinidad y San Ignacio de Moxos y llamó a una conferencia de prensa al mediodía en el aeropuerto. Allí mostró el documento que había conseguido en la capital folclórica de Beni. El alcalde, el subgobernador y varios miembros del Comité Interinstitucional Moxeño acordaron con Romero levantar el bloqueo que mantienen desde el sábado. “Hemos cumplido con nuestra palabra y dimos garantías a la movilización de dirigentes de la Cidob”, dijo Romero, dando a entender que la marcha carecía de apoyo popular. 

Incluso aseguró que cuando despegaba de San Ignacio con rumbo a Trinidad vio cómo se levantaban los primeros piquetes, dejando libre el camino a la movilización. Dirigentes como el alcalde moxeño Basilio Nolvani aseguraron el cumplimiento del acuerdo, pero el comité de bloqueo desautorizó a los negociadores y decidieron seguir con la medida. Esto derivó en una nueva agresión a una periodista del canal Municipal, que fue obligada a borrar las imágenes de las discusiones entre dirigentes y bloqueadores. “Esto es una muestra de las mentiras del Gobierno. Lo mismo decía el año pasado en Yucumo, ‘no hay bloqueo’, cuando todos lo veían”, sostuvo Rafael Quispe, representante de Conamaq. 

Pese a todo se indicó que el bloqueo se levantaba gradualmente anoche.

Con este panorama, Adolfo Chávez, presidente de la Cidob, confirmó que mañana parte la movilización, no sin antes tratar de acomodar un tanto la casa. Hoy será un día clave para definir quién asume nuevos poderes en la Cidob. La conformación de la comisión política dará pautas de cómo se reacomodan. Parte de eso se verá reflejado en la nueva plataforma de demandas, que incluirá a la Conamaq. Hasta el momento, Chávez parece preocupado, como meditando cada movimiento: sabe que en este tablero se juega el destino de la Cidob y no quiere pasar a la historia como el hombre que la dividió.

 En la jornada

 

- Proyecto. El Gobierno envió ayer a la Asamblea Legislativa el anteproyecto de ley para ampliar a 210 días la realización de la consulta previa en el Tipnis, que busca definir si se aprueba la construcción del tramo II de la carretera Villa Tunari - San Ignacio de Moxos por medio del área protegida. 

- OAS. La empresa brasileña insistió ayer en que ha cumplido con el contrato para la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, contradiciendo al presidente Evo Morales, que el lunes 16 anunció la anulación del acuerdo por el supuesto incumplimiento de OAS.

- Sobrevuelo. El Gobierno anunció que invitará al cardenal Julio Terrazas a sobrevolar la reserva natural del Tipnis, por donde se pretende construir el tramo II de la carretera, pero voceros de la Iglesia descartaron la invitación.

- Análisis. En criterio del politólogo Jorge Lazarte,"la ingobernabilidad social  que existe en el país puede ser seguida de una ingobernabilidad política”. 

La rabia y el orgullo empujan a los indígenas hacia el camino
Hilario Noto después de tres días tiene un toco donde sentarse y una comida caliente para saborear. Este hombre largo, moreno a fuerza de días bajo el sol y con las manos ásperas de trabajo, navegó durante tres días para participar en la novena marcha indígena. Junto a otros cuatro pobladores de Villa Fátima del Tipnis, remontó el Mamoré a bordo de una canoa, con chivé, agua y plátano como únicos alimentos.

No será la primera vez que marcha, pero espera que sea la última. Su cuerpo de 57 años no aguantará más travesías de 600 kilómetros hasta La Paz. Eso sí, también espera que esta caminata sea tan fructífera como la de hace 21 años, cuando a través de sus pasos Bolivia descubrió que había indígenas en las tierras bajas. Esa vez, en 1990, se volvió de La Paz con el título de propiedad de ‘la casa grande’, con la titulación del Tipnis para los tsimanes, moxeños y yuracarés. “Ahora vamos a asegurar que esa casa grande no sea destruida”, dijo, con el orgullo que caracteriza al hombre de monte.

“Mi hijo no llevó como llevamos nosotros, por eso no quería marchar”, dice Dalia Soto, sirionó de la comunidad de Ibiato. Junto a su hija de cinco años, ella fue una de las mujeres golpeadas en la represión de Chaparina, el 25 de septiembre de 2011 y su hijo es uno de los dirigentes que fueron convencidos por Pedro Bare, presidente de la Cepib, para que no marchen. 

Dalia volverá al camino  junto a dos de sus hijas y asegura que las bases de la Cpib están firmes. Incluso que Nazaret Flores, la vicepresidenta, también participará. “Ese día, en Chaparina, Nazaret gritaba a los policías que le pegaran a ella, que no toquen a las madres que estaban con su niños para que no se asustaran. Dígame, ¿cómo no vamos a marchar otra vez”, pregunta.

Esta será la segunda marcha para Charly, un bebé de tres meses, pero es probable que de grande no recuerde ninguna de las dos. La niña está en brazos de Jessica Noco, una joven moxeña de San Pablo del Isiboro que tenía tres meses de gestación cuando fue golpeada y obligada a subir a la camioneta policial en Chaparina. Eso no impidió que llegara con la octava marcha a La Paz y quiere hacer lo mismo ahora. “Sé que va a ser más difícil. El año pasado vi cómo las madres con niños en brazos se cansaban más y había que ayudarles”, cuenta.

En casi todos los marchistas que volverán mañana a la carretera, hay mucho orgullo: “La marcha me hace sentir más fuerte”, dice Jessica. También hay algo de rabia. “No puede ser que se nieguen todo lo que nos han dado (golpeado)”, se queja Dalia, pero la rabia no termina ahí: “Ahora el Gobierno ha repartido un machete, una sembradora y un quintal de arroz por comunidad, ¿pa’ qué alcanza eso?”, pregunta. Ninguno de los que la rodea le da una respuesta.

«No tenemos dinero pero sí dignidad»
Bertha Bejarano / Presidenta de la Cpmbe

-¿Cómo encara esta marcha, sin apoyo de varias de las centrales de la Cidob?

- Los presidentes de algunos pueblos indígenas no participarán de la marcha. Puede ser que algunos hayan sido comprados, pero sus bases marcharán.  

-¿Qué riesgos existen para la Cidob que las cabezas de organizaciones decidieran no marchar?

- Solo la Cepib y la Cemib han manifestado su intención de salirse. Pero al interior su gente está firme con la Cidob, sabe que sus dirigentes se han vendido, que el Gobierno no les está cumpliendo y por lo tanto no hay motivo de salirse de la Cidob. Ellos no han manifestado que se van a desprender de la Cidob.

-¿El Gobierno está prometiendo obras con dinero del Fondo Indígena?

- Por eso decimos que los están comprando con nuestros propios recursos. No sé qué pasa con los dirigentes de muchas centrales, que no se dan cuenta. Si bien nosotros, como dirigentes no tenemos dinero que recompense nuestro esfuerzo, tenemos dignidad y la frente en alto. Se juega el destino de nuestro pueblo.

-¿El cabildo moxeño está a favor de la carretera?

- De repente han comprado la conciencia a muchos de nuestros hermanos que están ahí. Si ellos dicen que el Tipnis es de Moxos, ¿por qué no nos ayudan a defenderlo?  

El Tipnis lo toman como un distrito municipal de Villa Tunari.

El dengue ataja a líder del Tipnis

Llevaba un día aguantándose la fiebre, el dolor de cuerpo y el sabor a corcho en el paladar. Ayer no pudo más. Fernando Vargas llegó a las 9:30 al hospital Germán Busch, de Trinidad, y fue diagnosticado con dengue por el médico Cleny Montaño.

El profesional explicó que se le hizo un análisis que dio como resultado plaquetas al límite, pero leucocitos bajos, por lo que se sospecha que el presidente de la Subcentral Tipnis padece dengue. Montaño le ha recetado paracetamol de un gramo, de seis a diez días de reposo y controles diarios con análisis de sangre cada dos días, para vigilar su evolución.

Vargas está obligado a perderse el inicio de la marcha, pero seguirá trabajando políticamente por ella. Es más,  con los síntomas de la enfermedad transmitida por el mosquito se reunió con los obispos en Cochabamba y viajó a La Paz para anunciar la marcha. Cuando volvió a Trinidad, las fuerzas lo traicionaron y no tuvo otra que visitar el hospital.







 Más País



MÁS NOTICIAS


 
   
HOY: InicioCiudadPaísMundoDeportesFinanzasMujerTecnología
EDICIÓN IMPRESA: PortadaSanta CruzNacionalEconomíaSocialesEscenasEditorialClimaLectores
SERVICIOS: HoróscopoONADEM Medios a la vista
NOSOTROS: InstitucionalQuienes Somos
 

 

PILOTO: 591 (3) 3538000 - Fax Redacción: 591 (3) 3536637   -   Fax Publicidad: 591 (3) 3539053
Derechos Reservados © 2010 - 2014

Santa Cruz - Bolivia