mundo

Venezuela y Ecuador congelan relaciones diplomáticas con Brasil


Los presidentes Nicolás Maduro y Rafael Correa no dudaron en llamar "golpe de Estado" a la destitución de Dilma Rousseff y retirarán a sus diplomáticos

Los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro y de Ecuador, Rafael Correa
Escuchar el artículo Pausar Lectura

31/08/2016

El Gobierno de Venezuela condenó hoy "categóricamente" lo que consideró como un "golpe de Estado parlamentario" consumado en Brasil con la decisión del Senado brasileño de destituir definitivamente de la Presidencia a Dilma Rousseff.

Asimismo, "en resguardo de la legalidad internacional y solidaria con el pueblo de Brasil", Venezuela "ha decidido retirar definitivamente a su Embajador en la República Federativa de Brasil, y congelar las relaciones políticas y diplomáticas con el gobierno surgido de este golpe parlamentario", indicó en un comunicado la Cancillería.

El Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano anunció también el inicio de "un conjunto de consultas" para apoyar al pueblo de Brasil, "que ha visto vulnerado su sistema democrático y desesperanzado en sus conquistas socioeconómicas".

Esta es una decisión con la que "peligrosamente se ha sustituido ilegítimamente la voluntad popular de 54 millones de brasileños, violentando la Constitución y alterando la democracia en este hermano país", señaló el despacho de la diplomacia venezolana en el escrito.

El Gobierno de Nicolás Maduro, uno de los más cercanos aliados de la Administración de Rousseff, acusó a "las oligarquías políticas y empresariales, que en alianza con factores imperiales consumaron el Golpe de Estado contra la Presidenta Dilma Rousseff".

La destitución de la política brasileña fue hecha bajo "artimañas antijurídicas bajo el formato de crimen sin responsabilidad para acceder al poder por la única vía que les es posible: el fraude y la inmoralidad", indicó en el texto.

Ecuador

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, decidió retirar este miércoles a su máximo representante diplomático en Brasil, tras la destitución de la presidenta Dilma Rousseff.

"Destituyeron a Dilma. Una apología al abuso y la traición. Retiraremos nuestro encargado (de negocios) de la embajada" en Brasilia, escribió el mandatario en Twitter.

En mayo, Quito llamó a consultas a su embajador en Brasil, Horacio Sevilla, que desde entonces no volvió al puesto y en junio fue nombrado representante permanente de Ecuador ante Naciones Unidas.

Por lo que el máximo representante de Ecuador en Brasil era hasta ahora Santiago Javier Chávez Pareja, como encargado de negocios.
Ecuador advirtió entonces que de concretarse la separación definitiva del cargo de Rousseff "reaccionaría con mayor radicalidad".

"Jamás cohonestaremos estas prácticas, que nos recuerdan las horas más oscuras de nuestra América. Toda nuestra solidaridad con la compañera Dilma, con Lula, y con todo el pueblo brasileño. ¡Hasta la victoria siempre!", reiteró el mandatario.



 




En esta nota