MUNDO

Venezuela lanza Petro su propia moneda virtual


La criptomoneda lanzada por Nicolás Maduro, se pondrá en marcha con el objetivo de romper con el bloqueo financiero impuesto por EEUU

El presidente venezolano quiere enfrentar al dólar y avanzar hacia nuevas formas de financiamiento

05/12/2017

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció la creación de una criptomoneda o medio digital de intercambio como una salida al bloqueo financiero que sufre su Gobierno, una propuesta inviable para los economistas liberales y una alternativa para intelectuales afines a la llamada revolución.

“Venezuela anuncia la creación de su criptomoneda. El Petro, se va a llamar (...) Esto nos va a permitir avanzar hacia nuevas formas de financiamiento internacional para el desarrollo económico y social del país”, reveló el domingo Maduro entre aplausos de sus seguidores a esta iniciativa inédita entre los Estados del mundo.

El Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) publicó un documento en el que se habla de los planes de países emergentes como China y Rusia -aliados ambos de Venezuela- de “desarrollar una moneda digital para hacer frente a la hegemonía del dólar en los pagos internacionales”.

 En el informe de este centro de estudios de gran influencia sobre las políticas económicas de Venezuela -Maduro llama a su director, el español Alfredo Serrano “el Jesucristo de la economía”- apunta a las criptomonedas como una “alternativa” para que países en dificultades consigan “financiamiento fresco en el mercado internacional”.

 El acceso a ese dinero fresco es el gran problema de un Gobierno venezolano acuciado por la destrucción de la industria nacional, el final del auge de los precios del crudo, la caída de la producción de su principal fuente de divisas, la petrolera estatal Pdvsa, y, más recientemente, las sanciones financieras que le ha aplicado Estados Unidos.

 Como explica el Celag, la tecnología de las criptomonedas permite a las partes hacer sus transacciones sin intermediarios, lo que permitiría al Gobierno de Venezuela saltarse las restricciones que los bancos y otras instituciones financieras están aplicando a los movimientos de su dinero.  Para economistas de tendencia más liberal como César Aristimuño la gran dificultad del Petro será que una moneda creada por unas autoridades con la credibilidad tan comprometida en materia monetaria como las venezolanas, sea aceptado como forma de pago por los acreedores.



 




En esta nota