MUNDO

Uruguay es el primer país que vende marihuana bajo control


El Gobierno uruguayo puso en marcha una nueva política antidroga. Más de 140.000 personas consumen marihuana. La producción y la comercialización tienen un estricto control estatal

Una de las primeras personas que compró la marihuana en una farmacia

20/07/2017

Uruguay se transformó en el primer país del mundo que vende marihuana producida bajo control del Estado y con fines recreativos. El sistema apunta a cambiar la política antinarcóticos y terminar con la guerra a las drogas.

A las 8:00 locales (11:00 GMT), el oficial Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) publicó la lista de farmacias adheridas al sistema, un total de 16 en todo el país, y comenzaron las ventas.

En una farmacia de la Ciudad Vieja de Montevideo, en el centro de la ciudad, compradores hacían fila para adquirir la droga, por primera vez de forma legal. La fila salía del local y se extendía por la acera.

“Fumo desde los 14 años. Vamos a probar", dijo a la AFP un hombre de 37 años que no quiso identificarse y pidió no ser fotografiado o filmado.
Al igual que el comprador, la farmacéutica responsable del lugar evitó dar su identidad y se limitó a declarar que la venta de cannabis con fines recreativos es “apenas un servicio" y dijo que espera que no “afecte" su negocio.

Las cuatro farmacias registradas oficialmente para vender marihuana en la capital uruguaya agotaron ayer sus existencias del producto, apenas unas horas después de abrir sus puertas.

Más compradores
En un comienzo interesadas en convertirse en puntos de venta de la droga, las farmacias fueron desandando ese camino esgrimiendo razones de seguridad primero y de rentabilidad después, por considerar que el registro de usuarios tiene una baja cantidad de potenciales compradores.
Pero para el sociólogo Martín Collazo, que integra el Monitor Cannabis, un equipo universitario multidisciplinario que investiga sobre la regulación en Uruguay, la alta afluencia de público en este primer día “muestra que un número relevante de usuarios esperaba con ansiedad este momento para dejar de abastecerse en el mercado negro".

El equipo estima en unas 160.000 las personas que consumen marihuana en este país de 3,4 millones de habitantes, de las cuales unas 60.000 lo hacen de forma frecuente.

Basado en estudios específicos, Collazo explicó a la AFP que de 20.000 a 30.000 personas más “podrían inscribirse (para comprar la droga en farmacias) si el sistema satisface sus expectativas".
Hasta ahora, unos 5.000 usuarios se anotaron para comprar la droga a través de este sistema desde la apertura del mecanismo de registro a inicios de mayo.

El Gobierno no logró acuerdos con grandes cadenas de distribución, y el número de puntos de venta no alcanza a cubrir todo el territorio. 
En Montevideo, donde vive la mitad de la población, existen apenas cuatro puntos de venta.
Por la mañana, algunas farmacias no adheridas al sistema exhibían carteles en sus vitrinas señalando que no venden marihuana.
   
Marihuana estatal 

La marihuana de uso recreativo, producida por dos empresas privadas en terrenos bajo vigilancia oficial y sometidas a un monitoreo de calidad, se vende al público en envases blancos y azules que contienen cinco gramos de la droga.

Existen dos variedades del producto vendidas en envoltorios sellados: Alfa I y Beta I, correspondientes a las variedades Indica y Sativa de la planta.
De acuerdo a la ley, los compradores podrán hacerse de un máximo de 40 gramos mensuales de cannabis para uso recreativo, a razón de 10 gramos por semana.

El precio de venta al público fijado por el Gobierno es de unos 1,30 dólares el gramo.
Los compradores se llevaron, en todos los casos, 10 gramos de la droga, cinco gramos de cada variedad disponible.
Los clientes registrados para comprar marihuana en farmacias lo hacen a través de un sistema que lee sus huellas digitales y les permite adquirir la droga para uso personal sin mostrar identificación en el local.

Collazo explicó que en 2014 el mercado total de consumo de marihuana en Uruguay alcanzó los 34 millones de toneladas, el equivalente a unos 44 millones de dólares. 



En esta nota



e-planning ad