MUNDO

Un ‘lobo solitario’ causa la mayor masacre de la historia de EEUU


Stephen Paddock, de 64 años, disparó a mansalva desde el piso 32 del hotel Mandala Bay de Las Vegas contra una multitud que participaba de un concierto de música country. Descartan vínculos con el Estado Islámico

Dolor y luto causó la matanza de decenas de personas que participaban de un concierto

03/10/2017

Más de 20.000 personas disfrutaban de un concierto de música country cuando Stephen Paddock rompió las ventanas de la habitación que ocupaba en el piso 32 del hotel Mandala Bay de Las Vegas y desde allí disparó a mansalva durante más de siete minutos. Hasta ahora, la balacera causó, al menos, 59 muertos y más de 527 heridos, la mayor matanza con arma de fuego de la historia de Estados Unidos.

Eran las 22:08 del domingo hora local. Paddock, un anónimo empleado contable de 64 años, tenía un arsenal en la cima del lujoso hotel y las autoridades aún no se explican qué pudo llevar a este hombre a tomar la extrema decisión de disparar y matar a mansalva a decenas de personas.

Un equipo especializado SWAT llegó hasta la habitación y encontró que Paddock se había suicidado con un balazo.

El alguacil del condado de Las Vegas, Joe Lombardo, reveló ayer en conferencia de prensa que el autor tenía 18 armas en su poder. Además, portaba explosivos y otros dispositivos que están siendo analizados por la Policía local.

En un primer momento, la organización yihadista Estado Islámico se atribuyó el ataque al asegurar que Paddock se había convertido al Islam hace unos meses. Sin embargo, el FBI descartó esa posibilidad y afirmó que el atacante no tenía relación con ninguna organización terrorista extranjera.

Un país armado
El ataque se produce en momentos en que Estados Unidos tiene pendiente un debate sobre la portación indiscriminada de armas que terminan, como en este caso, en manos de desequilibrados mentales.
La industria armamentista estadounidense mantiene un lobby en Washington que impide la aprobación en el Congreso que limite la compra de armas para los ciudadanos.

Laexcandidata presidencial Hillary Clinton pidió poner a un lado la política para evitar que se vuelva a repetir una matanza como la de Las Vegas y calificó los hechos como una “matanza a sangre fría". Además, resaltó la necesidad de “hacer frente a la Asociación Nacional del Rifle" (NRA) que mantiene el negocio de las armas y pugna por evitar mayores controles estatales a la portación de armas.

Sin antecedentes

Joe Lombardo explicó que las autoridades no tenían información previa sobre el sospechoso, por lo que aseguró: “no sé cómo esto podría haberse prevenido".
Ni en las fichas policiales de Las Vegas ni del pueblo donde vivía, Mesquite (18.000 habitantes), se ha descubierto nada más sospechoso que alguna infracción de tráfico. 

Antiguo empleado del gigante armamentístico Lockheed Martin, Paddock acudía con frecuencia a los casinos a jugar al póker, disfrutaba de los conciertos de música country y entre sus pasiones figuraba volar y cazar. Tenía a su nombre dos aviones, una licencia de piloto y otra de caza mayor en el estado de Alaska.  
“Estamos en shock, horrorizados. No entendemos cómo Steve pudo hacer esto. No había nada raro en él”, afirmó un familiar al diario The Washington Post. “Esto es como la caída de un asteroide, él no sabía manejar armas”, ha señalado su hermano.
Tampoco han dado más pistas las autoridades. Quien más lejos ha ido ha sido Joe Lombardo, quien le ha equiparado a un “lobo solitario”. 

Cifras provisionales
Joe Lombardo pidió paciencia a los familiares porque la identificación de las víctimas llevará tiempo.

Asimismo, advirtió de que las cifras son provisionales porque, como ha ido ocurriendo en las últimas horas, se teme que continúen en aumento.
Entre los muertos hay un agente de la Policía de Las Vegas que estaba fuera de servicio, mientras que dos oficiales que sí estaban trabajando resultaron heridos.

La alcaldesa de Las Vegas, la demócrata Carolyn Goodman, quien dijo que el tiroteo es obra de un “lunático loco lleno de odio que ha provocado un desastre”. Stephen Paddock es el comienzo y el final de una horrorosa pesadilla.

Repudio mundial

Gobiernos y líderes de todo el mundo rechazaron de manera unánime la matanza de Las Vegas.  El secretario general de la ONU, António Guterres, se declaró “conmocionado" y “alarmado" por el “horrible ataque".
El papa Francisco también lamentó el tiroteo, envió un telegrama al obispo de Las Vegas, Joseph Anthony Pepe; lo calificó de “tragedia sin sentido" y compartió su cercanía a los heridos y a las familias de las víctimas.

El padre del autor de la matanza fue uno de ‘los más buscados’ por robo de bancos y vehículos
Benjamin Hoskins Paddock, el padre del autor de la matanza ocurrida el domingo por la noche en Las Vegas (EEUU), Stephen Paddock, formó parte de la lista de "Más Buscados" del FBI durante casi ocho años, según confirmaron fuentes oficiales a la cadena CNN.

El nombre del padre salió a la palestra después de que su hijo Stephen acabara con la vida de al menos 59 personas e hiriera a más de 500 cuando empezó a disparar con un rifle automático contra los asistentes a un concierto desde la habitación de su hotel en un casino de Las Vegas.

Hoskins Paddock aparece en dicho listado del FBI desde el 10 de junio de 1969 hasta el 5 de mayo de 1977, y fue descrito en un cartel del FBI como “psicópata diagnosticado", y como un individuo que indicó tener “tendencias suicidas" cuyo delito era el “robo de bancos". El cartel indica que Benjamin Hoskins Paddock, conocido también por varios alias como “Big Daddy", “Chromedome" y “Old Baldy", fue declarado culpable por robar bancos y automóviles.

Paddock aterrizó en la lista de los más buscados del FBI después de escapar de una prisión federal de Texas en 1960, donde cumplía condena tras ser sentenciado a 20 años de prisión por robar un banco, según publicaron entonces medios locales.

El hermano menor del asesino, Eric Paddock, aseguró:  “No lo conocía, no lo conocíamos -dijo Eric Paddock-. Nunca estuvo con mi madre, yo nací mientras huía y esa es la última vez que estuvo en contacto con nuestra familia".

Un concierto que terminó en un baño de sangre

Festival de música country
Route 91 Harvest es un evento dedicado a la música country que anoche cerraba las puertas de su cuarta edición después de tres días de conciertos. Route 91 Harvest contaba con dos escenarios en los que estaban previstas las actuaciones de artistas de country como Jason Aldean, Eric Church y Sam Hunt. 

Solo querían divertirse
Jason Aldean era el músico que se encontraba frente al público cuando comenzaron los disparos. “Esta noche ha ido más allá de lo horrible. Mis pensamientos y oraciones van para todos los afectados. Me duele el corazón que esto sucediera a cualquiera que solo vino a disfrutar lo que debería haber sido una noche divertida".



En esta nota