MUNDO

Un exespía ruso en estado crítico tras intoxicación por sustancia desconocida


Sergei Skripal y una mujer de unos 30 años fueron hallados inconscientes en un banco próximo a una zona de juegos para niños en Salisbury. Las fuerzas del orden cerraron ayer un restaurante italiano en Salisbury, como medida de "precaución".


Una imagen de Sergei Skripal, exespía ruso. FOTO: Internet
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

06/03/2018

Un exespía ruso, identificado por los medios como Sergei Skripal, está hospitalizado en Inglaterra en estado crítico tras intoxicarse con una sustancia desconocida, cuyo origen trata de establecer hoy la Policía británica.

 Skripal, de 66 años, y una mujer de unos 30 años fueron hallados el domingo inconscientes en un banco próximo a una zona de juegos para niños en Salisbury (centro inglés), informan los medios.

 "La pareja, que al parecer se conocía, no presentaban heridas visibles y fueron llevados al Hospital de Salisbury. En este momento son atendidos por haber estado expuestos a una sustancia desconocida. Los dos están en estado crítico en cuidados intensivos", declaró a los medios el comisario de la Policía de esa ciudad británica, Craig Holden.



 "Esto no está considerado un incidente de terrorismo y pedimos a la gente que no haga conjeturas", agregó.

 Las fuerzas del orden señalaron que aún debe establecer si estas dos personas han sido víctimas de un delito pero recalcaron que no hay riesgos para la población, en referencia a que la sustancia no supone un peligro para la gente.

 El hospital de Salisbury ha declarado este caso como incidente importante aunque ha pedido a los pacientes que conserven sus citas médicas a menos que reciban una notificación de lo contrario.

 Las fuerzas del orden cerraron ayer un restaurante italiano en Salisbury, como medida de "precaución", aunque no han indicado si la pareja pudo haber comido en el establecimiento.



 Un portavoz de la Sanidad Pública de Inglaterra (PHE, siglas en inglés) aclaró hoy que todas las personas que pudieran haber estado expuestas a esta sustancia han sido ya descontaminadas al ser una "práctica estándar" en situaciones así.

 Añadió que en el caso están ayudando científicos del Centro de Radiación, Químicos y Peligros Medioambientales de la PHE.

 Skripal, según los medios, fue un antiguo coronel del espionaje militar de Rusia, condenado en 2006 a 13 años de prisión por alta traición tras ser procesado por haber colaborado durante años con los servicios de espionaje británicos MI6.

 En 2010 fue puesto en libertad en un intercambio de espías rusos expulsados de Estados Unidos.

 Este intercambio tuvo lugar en julio de 2010 en una pista del aeropuerto de Viena, en uno de los casos más notorios de canje de agentes secretos desde la época de la Guerra Fría.



 Skripal fue llevado al Reino Unido para instalarse en Salisbury, donde este antiguo doble agente llevaba aparentemente una vida tranquila.

 Este caso recuerda al del exespía ruso Alexander Litvinenko, quien murió en Londres en noviembre de 2006 tras ser envenenado con la sustancia radiactiva Polonio-2010 contenida en un taza de té que tomó en el hotel Millenium de la capital británica mientras estaba reunido con dos ciudadanos rusos, Andrei Lugovoi y Dmitri Kovtun

No sabe nada

El Kremlin calificó hoy de "trágico" el incidente por el que el exespía ruso Sergei Skripal está hospitalizado en Inglaterra por supuesto envenenamiento, pero dijo no saber nada sobre ello.

 "Vemos que ha sucedido algo trágico, pero no tenemos información sobre cuál puede ser la causa, a qué se dedicaba esta persona o con qué puede esto estar relacionado", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, a los periodistas.

 "Lamentablemente, no puedo decir nada al respecto, porque no tenemos información alguna, saben muy bien cómo (Skripal) llegó a Occidente, a consecuencia de qué acciones y qué decisiones, no lo voy a repetir", insistió el portavoz, en alusión a que el agente ruso también espió para Reino Unido por lo que fue condenado por traición.

 Añadió que Moscú está dispuesto a cooperar en una investigación, aunque nadie se lo ha pedido por el momento.



 




En esta nota