MUNDO

Trump suspende la tregua y reactiva la guerra comercial con China con más aranceles


El Gobierno estadounidense impuso aranceles al 25% de los productos chinos que ingresan a EEUU. Asegura que apunta a proteger la propiedad intelectual. Pekín rechaza las medidas. También hay tensión militar en el mar de China meridional

Donald Trump ahonda las diferencias con Pekín con más medidas proteccionistas
Escuchar el artículo Pausar Lectura

30/05/2018

El presidente Donald Trump suspende la tregua y vuelve a la guerra comercial con China. El Gobierno estadounidense impondrá aranceles del 25% a determinados productos chinos con “tecnología industrial significativa” como parte de sus acciones para combatir el robo de propiedad intelectual del que acusa a Pekín, anunció ayer la Casa Blanca.

“Para proteger nuestra seguridad nacional, EEUU implementará restricciones específicas de inversión y controles reforzados de exportaciones para personas y entidades chinas relacionadas con la adquisición de tecnología industrial significativa”, apuntó la nota de la Casa Blanca.

En concreto, el Gobierno del presidente Donald Trump anunció que impondrá un arancel del 25%, por un valor de 50.000 millones de dólares, a las importaciones chinas que contengan tecnología industrial que Washington considera violan la normativa de propiedad intelectual.

La medida, a la que sumarán otras similares aún por desvelar, se comenzará a aplicar a partir del próximo 30 de junio. “EEUU continuará sus esfuerzos para proteger la tecnología doméstica y la propiedad intelectual, detener las transferencias no económicas de tecnología industrial significativa y propiedad intelectual a China, y asegurar el acceso al mercado chino”, agregó.

El anuncio se produce diez días después de que el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, señalase que la guerra comercial con Pekín quedaba “en suspenso”  tras una serie de conversaciones en Washington con una delegación de alto nivel de China liderada por Liu He, principal asesor del presidente Xi Jinping.

Este fin de semana se prevé que viaje a Pekín Wilbur Ross, secretario de Comercio de EEUU, con el objetivo de rebajar las tensiones con el gigante asiático. Trump, sin embargo, afirmó la pasada semana no estar “satisfecho” con la negociación comercial con China.

“Quiero que sea un gran acuerdo para EEUU y que sea un buen acuerdo para China también. Puede que no sea posible”, agregó, al insistir en que el abultado déficit comercial con Pekín de 500.000 millones de dólares anuales es la prueba de que el comercio es injusto y desventajoso para Washington. EEUU ha exigido a Pekín que reduzca en 200.000 millones de dólares este desequilibrio, si no quiere ser objeto de más sanciones comerciales.

Tensión militar

Pero las tensiones económicas también tienen su correlato en el plano militar. El Gobierno de Pekín expresó su “firme descontento” por la presencia de dos buques de guerra estadounidenses tras un incidente el domingo en el mar de China meridional, una zona en disputa entre varios países.

El portavoz de la diplomacia china, Lu Kang, informó de que dos barcos estadounidenses, el destructor Higgins y el crucero Antietam se acercaron al archipiélago de las Paracels (Xisha en chino), islas reivindicadas por China.

La marina china les ordenó que partieran y los expulsó de la zona, según la agencia de noticias estatal Xinhua. La marina de Estados Unidos realiza con regularidad operaciones denominadas “libertad de navegación” en el mar de China meridional, donde Pekín construye instalaciones militares en islotes artificiales reafirmando sus reivindicaciones territoriales.

Casi un tercio del comercio mundial pasa por esta zona estratégica. Pekín reivindica la totalidad del mar de China pese a un arbitraje internacional de 2016 en su contra. Diferentes partes de la zona son también reivindicadas por Filipinas, Vietnam, Malasia, Brunéi y Taiwán.

El incidente tiene lugar pocos días después de que el ejército chino organizase el 18 de mayo movimientos de bombardeos desde una de las islas Paracels, lo que provocó protestas de Estados Unidos, Filipinas y Vietnam. Pekín ya había desplegado a principios de mayo misiles en el archipiélago de las islas Spratleys, situado al sur de las Paracels, según el canal de televisión estadounidense CNBC, que citó a fuentes cercanas a los servicios de inteligencia.

Huanacuni alista la visita de Evo Morales a China y remarca la alianza estratégica entre La Paz y Pekín

El ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, Fernando Huanacuni, se reunió ayer en Pekín con su homólogo chino, Wang Yi, para analizar los lazos entre los dos países y facilitar los preparativos para la visita del presidente Evo Morales, prevista para el próximo mes.

“Estamos a pocos días de la visita del presidente Evo Morales y tenemos una expectativa muy importante de lo que va a suceder en el futuro porque estamos pasando de una relación bilateral a una asociación estratégica”, destacó Huanacuni en el encuentro con el canciller chino, mantenido en la sede de su ministerio.

La evolución de estos lazos bilaterales es importante para Bolivia, añadió, porque "significa no solamente acuerdos comerciales comunes sino acuerdos estratégicos y geopolíticos". El viaje se produce pocos días después de que el propio Huanacuni anunciara que Bolivia participará como país invitado en la 1ra. Exposición Internacional de Importación de China (del 5 al 10 de noviembre en Shanghái) y que el país asiático quiere convertir en uno de sus principales eventos económicos del año.



 




En esta nota