MUNDO

Trump reclama a Putin por espionaje, pero Siria los une


Los mandatarios de EEUU y Rusia trataron los temas críticos que habían congelado las relaciones entre ambos países: Siria, Ucrania y Corea del Norte 

Donald Trump y Vladimir Putin, mano a mano en Hamburgo

08/07/2017

Donald Trump y Vladimir Putin sostuvieron un histórico encuentro en Hamburgo (Alemania), que logró romper el clima de desconfianza entre ambos mandatarios y permitió abordar la espinosa trama de espionaje entre Washington y Moscú. Además, acordaron, en su primer cara a cara, una tregua para el suroeste de Siria y decidieron abrir un canal bilateral de comunicación para discutir sobre el conflicto en Ucrania. 

El encuentro se llevó a cabo en paralelo con la cumbre del G-20, asediada por protestas antiglobalización y contra la decisión de Estados Unidos de vetar las iniciativas contra el cambio climático.

Guerra de espionaje
En octubre de 2016 todas las agencias de inteligencia estadounidenses reportaron públicamente sobre la injerencia de Moscú en las elecciones presidenciales. En enero de 2017 precisaron que el mismo Vladimir Putin había dado la orden.

Trump abordó directamente ayer en su primera reunión con su par ruso Vladimir Putin las acusaciones de interferencia de Moscú en las elecciones estadounidense y aceptó sus explicaciones de que no tuvo nada que ver, indicó el secretario de Estado Rex Tillerson.
"El presidente abrió la reunión evocando la preocupación del pueblo de Estado Unidos sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016", dijo Tillerson a la prensa tras el encuentro en el marco del G-20, que se celebra en Hamburgo.

"Tuvieron un diálogo muy enérgico y muy extenso sobre la cuestión. El presidente preguntó más de una vez sobre la implicación rusa. El presidente ruso negó cualquier implicación", añadió.

Tillerson, que estuvo presente en un encuentro que duró dos horas y cuarto, también explicó que los dos líderes "conectaron rápidamente".
"Claramente hubo buena química entre los dos", aseguró el responsable de Exteriores. "Había tantas cuestiones sobre la mesa... Trataron de todo (...) Ninguno de los dos quería parar", aseguró.

Por su parte, el ministro de exteriores ruso, Serguei Lavrov, que también estaba en la reunión, dijo por separado a la prensa que Trump "aceptó" las explicaciones de Putin.

"El presidente Trump dijo que oyó las claras afirmaciones de Putin de que no eran verdad [las acusaciones] y de que las autoridades rusas no intervinieron y aceptó esas declaraciones", indicó.
La reunión Trump-Putin también abordó otros temas críticos, Corea del Norte, en primer lugar.

Donald Trump prometió una respuesta "bastante dura" luego del primer disparo el martes por Corea del Norte de un misil balístico intercontinental, capaz de alcanzar Alaska según expertos, y reclama nuevas sanciones contra Pyongyang.
Rusia bloqueó por su lado un proyecto estadounidense de declaración en el Consejo de Seguridad de la ONU que pedía tomar "medidas significativas" contra Pyongyang.

Ayer, ambos mandatarios condenaron la actitud de Pyongyang, pero el ruso demandó una respuesta pragmática antes que confrontacional, para lo cual es fundamental negociar una salida con China, principal aliado del régimen autocrático encabezador por Kim Jong-un.

Trump pide pagar por muro
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también se reunió con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, en un encuentro de unos treinta minutos, en el que no se abordó la polémica cuestión del muro fronterizo, según indicó a la prensa el canciller mexicano, Luis Videgaray. "No es un tema de la relación bilateral", puntualizó el canciller.
Poco antes de la reunión, Trump reafirmó ante preguntas de la prensa su intención de hacer pagar a México el muro, ideado para frenar la inmigración. “Totalmente”, dijo Trump cuando se le consultó si México debía pagar por el proyecto.

En el encuentro, se habló sobre todo de la compleja renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que empezará el 16 de agosto. 
El G-20 en Hamburgo es uno de los más tensos de los últimos años por las posiciones de Trump, que le alejan de muchos de sus pares en cuestiones clave como el clima o el libre comercio.

El clima es uno de los grandes desacuerdos de muchos países con Washington, sobre todo desde que Trump decidió abandonar el histórico pacto de París contra el cambio climático porque lo considera nocivo para su economía. Tampoco gustan, sobre todo en Europa, sus posiciones proteccionistas.
Varios miles de manifestantes trataban de llegar el viernes por la noche a la Filarmónica del Elba, en Hamburgo, donde los 20 jefes de Estado y de gobierno debían asistir a un concierto con sus cónyuges.

Bloquean a Melania

La canciller alemana Angela Merkel tildó de "inaceptables" las manifestaciones violentas, que "ponen vidas en peligro". 
Durante el día, Melania Trump permaneció bloqueada en su residencia en Hamburgo mientras que algunos manifestantes pincharon los neumáticos de los coches de la delegación canadiense. Estos últimos prometieron que el G-20 sería "un infierno".
Ante la multiplicación de los incidentes, los casi 20.000 policías desplegados en la ciudad tuvieron que pedir refuerzos para evitar la violencia de las numerosas marchas convocadas hasta que termine la cumbre. 

"Hace una semana que oímos los helicópteros continuamente, los autobuses no funcionan, la gente deja sus coches en el garaje y por primera vez en Alemania tengo que llevar mi pasaporte conmigo cuando salgo" dijo Benjamin Laub, de 53 años, que describió su barrio como una "zona de guerra". 



En esta nota



e-planning ad