MUNDO

Trump carga contra Obama por ‘pinchar’ sus teléfonos


El actual mandatario estadounidense señaló en un tuit que el expresidente intervino sus líneas telefónicas durante la campaña electoral. Portavoz del demócrata niega de plano la acusación

Escándalo tras escándalo el Gobierno de Trump no se aleja de la polémica política. Ayer hubo una manifestación de protesta frente a la embajada de Rusia en Washington. Foto: AFP

05/03/2017

El presidente estadounidense, Donald Trump, detonó ayer una bomba política al acusar a su antecesor, Barack Obama, de intervenir su teléfono durante la campaña electoral del año pasado, aunque no suministró prueba de ello.
"Terrible! Me acabo de enterar de que Obama pinchó mis líneas en la Trump Tower justo antes de la victoria", escribió. "Esto es mcCarthismo", agregó tras partir de Washington a su propiedad Mar-a-Lago en Florida.
"Cuán bajo ha caído el presidente Obama para pinchar mis teléfonos durante el muy sagrado proceso electoral. Esto es Nixon/Watergate. Mal tipo (o enfermo)!", señaló en otro tuit.


 Sin embargo, el portavoz de Obama, Kevin Lewis, negó de plano la acusación. "Ni el presidente Obama ni ningún funcionario de la Casa Blanca ordenó espiar a ningún ciudadano estadounidense", dijo Lewis en un comunicado.


 Los tuits de Trump fueron publicados poco después del amanecer, ante la avalancha de revelaciones sobre contactos entre diplomáticos rusos y sus colaboradores, entre ellos el secretario de Justicia, Jeff Sessions. Es el ataque más virulento contra su predecesor desde que asumió el cargo el 20 de enero.
"Apostaría a que un buen abogado podría llevar adelante un gran caso por el hecho de que el presidente Obama pinchara mis teléfonos en octubre, ¡justo antes de la elección!", escribió Trump en Twitter.


 David Axelrod, exasesor de Obama, dijo que un tribunal hubiera autorizado semejantes escuchas únicamente si hubiera motivos justificados. "Si hubiera tenido lugar la intervención que @realDonaldTrump denuncia ruidosamente, tan extraordinaria orden solo hubiera sido autorizada por un tribunal con causa justificada", señaló.


 Los republicanos mantuvieron mayormente silencio sobre la denuncia de Trump en Twitter. Pero el senador Lindset Graham dijo sobre la misma que "si es cierta, sería el mayor escándalo político desde Watergate".

Relaciones tensas
"Un presidente no puede ordenar escuchas telefónicas, esas restricciones se establecieron para proteger a los ciudadanos de gente como usted", había reaccionado más temprano en Twitter Ben Rhodes, un exasesor de Obama. En principio, solo un tribunal puede autorizarlo.
 Hasta la elección de noviembre, Obama y Trump mantenían relaciones muy tensas.

Durante varios años, el millonario fue la punta de lanza de los "birthers", que afirmaban, no sin cierta dosis de racismo, que Obama había nacido en Kenia -país de origen de su padre- y no en Hawái y que, en consecuencia, no podía presidir Estados Unidos. Entró en razón recién en septiembre de 2016 cuando declaró sin ambigüedades: "El presidente Barack Obama nació en Estados Unidos, punto final".


 Obama, por su lado, atacó virulentamente al candidato republicano durante la campaña electoral. Luego, ambos conversaron en la Casa Blanca dos días después de la victoria de Trump y dieron señales de apaciguamiento. "Señor presidente, fue un gran honor haber estado con usted", declaró el republicano.

¿Colusión?
El explosivo ataque de Trump al expresidente Obama tiene lugar en un contexto político difícil para el mandatario norteamericano. Seis semanas después de su ingreso a la Casa Blanca, está enredado en acusaciones de colusión de su entorno y altos diplomáticos rusos durante la campaña y el período de transición 
 



En esta nota



e-planning ad