MUNDO

Trump acepta debate con Sanders y Clinton se burla


El candidato republicano solo puso como condición que el dinero recaudado vaya a una causa benéfica. El equipo de Hillary califica el hecho como una broma

Donald Trump y Bernie Sanders, aspirantes a la Presidencia de los Estados Unidos
Escuchar el artículo Pausar Lectura

27/05/2016

Donald Trump, que acaba de conseguir el número de delegados suficientes para convertirse en candidato republicano a la Presidencia de los Estados Unidos, aceptó debatir con Bernie Sanders, uno de los dos aspirantes demócratas a la Casa Blanca.

Según reseña la agencia Prensa Latina, la única condición que puso el magnate es que la cadena televisiva que transmita el debate pague 10 millones de dólares para causas relacionadas con la salud de las mujeres.

Fox, ABC y CBS han mostrado interés por realizar la cobertura del evento aunque sin pronunciarse aún sobre el pedido de Trump.

Bernie Sanders, anunció este viernes a través de Twitter, que está encantado de que Trump aceptara debatir públicamente.
"Hagámoslo en el estadio más grande posible", escribió el senador de Vermont en su cuenta de Twitter.

La reacción por parte del equipo de campaña de la favorita a la nominación demócrata Hillary Clinton no se hizo esperar, quien calificó el posible debate Sanders-Trump como una "broma", y que espera con ansia debatir con Trump en la campaña para la elección general.

El portavoz del comité de campaña de Sanders, Michael Briggs, dijo que la idea no era una broma. "Nosotros somos serios, y esperamos que el señor Trump lo sea también".

"La oficina de campaña de Clinton tuvo su oportunidad, pero prefirió insultar a los votantes al dar marcha atrás en su compromiso de un debate", dijo Briggs, refiriéndose al rechazo de la exprimera dama de debatir con Sanders.

En opinión de expertos, este debate entre Trump y Sanders está dirigido, en primer lugar, a desacreditar la imagen de Hillary Clinton; atacarla desde ambos bandos en pugna y buscar mejores imágenes ante los electores que aun no deciden por quién votar.



 




En esta nota