MUNDO

Tensión en la lectura de la sentencia de Curuguaty


El fallo es leído en su totalidad en una audiencia en el Palacio de Justicia en Asunción, donde la semana anterior se condenó a penas de hasta 30 años a 11 campesinos

Policías paraguayos resguardan el palacio de justicia, mientras familiares esperan la sentencia

18/07/2016

Unos 1.500 policías se encontraban desplegados en las inmediaciones del Palacio de Justicia en Asunción, donde este lunes por la mañana se reunieron unas 500 personas para escuchar la sentencia íntegra de la masacre de Curuguaty, en Paraguay, que en 2012 causó 17 muertes y el cese del entonces presidente del país, Fernando Lugo.

La secretaria judicial del tribunal procedió a leer las argumentaciones y fundamentos de la sentencia que ya se dio a conocer el pasado lunes, y por la que 11 personas fueron condenadas a penas de entre 4 y 30 años de cárcel.

Los policías se encontraban repartidos dentro y fuera del Palacio de Justicia, mientras que en las azoteas de los edificios vecinos se observaban agentes armados y encapuchados. Además, centenares de personas siguieron la lectura de la condena desde la plaza, entre ellas familiares de los condenados, militantes de grupos de izquierda y público en general.

El estatal Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP) comentó que presentaron una protesta pidiendo la retirada del personal policial posicionado en los edificios porque su presencia "no corresponde" con este tipo de actos.

Roque Orrego, del MNP, dijo además que la Policía habría detenido a 8 personas en los alrededores de la plaza por portar supuestamente armas blancas y balines de goma.

Las 11 personas que fueron condenadas el pasado lunes estaban acusadas de varios delitos, algunos de ellos por las muertes de los 6 policías fallecidos en la masacre. La Fiscalía nunca investigó los casos de los once labradores que murieron durante la matanza de ese año.
Cuatro de los condenados recuperaron el martes su libertad al cumplir sus penas (cuatro años de prisión) con la reclusión preventiva que mantenían desde el 2012.

El caso Curuguaty (este) se refiere a un operativo realizado el 15 de junio de 2012 por varios centenares de policías, que acudieron a desalojar a unos 70 campesinos de las tierras que habían ocupado para pedir que se integraran a la reforma agraria. Durante el desalojo se produjo un tiroteo en el que murieron 17 personas (11 campesinos y 6 policías).

La matanza sirvió de base al entonces opositor y hoy gobernante del Partido Colorado para impulsar la destitución del presidente Fernando Lugo en un juicio político tildado de irregular por instituciones como Mercosur y la Unión de Naciones Suramericanas



En esta nota



e-planning ad