MUNDO

Temer: no hay cómo cerrar la frontera con Venezuela


Las autoridades regionales exigen de Brasilia mayor apoyo financiero para lidiar con el incremento del flujo migratorio

Venezuelan citizens enter Cucuta, Norte de Santander Department, Colombia from San Antonio del Tachira, Venezuela at the Simon Bolivar international bridge on July 25, 2017.Some 25.000 Venezuelans cross to Colombia and return to their country daily with food, consumables and money from ilegal work, according to official sources. Also, there are 47.000 Venezuelans in Colombia with legal migratory status and another 150.000 who have already completed the 90 allowed days and are now without visa. / AFP PHOTO / Luis Acosta
Escuchar el artículo Pausar Lectura

21/06/2018

El presidente de Brasil, Michel Temer, ratificó este jueves que "no hay cómo cerrar la frontera" terrestre con Venezuela, por la cual decenas de miles de personas abandonaron su país en los últimos tres años.

En una visita de menos de cuatro horas al limítrofe estado norte de Roraima, Temer afirmó que "sería una cosa inapropiada" el cierre fronterizo, un pedido que la administración regional había elevado ante el Supremo Tribunal Federal en abril. "Estamos de acuerdo en que no hay como cerrar la frontera, pero tampoco hay cómo abandonar las necesidad del estado", dijo a los medios.

En su segunda ida al estado, acompañado de algunos ministros, Temer visitó uno de los ocho albergues erigidos este año en Boa Vista, la capital de Roraima, para hospedar a venezolanos que desde 2015 comenzaron a llegar a Brasil debido a la grave crisis económica, política y social en su país, gobernado por Nicolás Maduro.   Tras un censo, la Alcaldía de Boa Vista afirma que unos 25.000 venezolanos están en la ciudad, menos de una quinta parte de ellos alojados en estos refugios administrados de forma conjunta por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), las Fuerzas Armadas y ONGs. La población municipal ronda las 330.000 personas.

Las autoridades en la frontera estiman que a diario entran a Brasil unos 500 migrantes, pero no todos llegan para quedarse. Algunos pasan una temporada y vuelven a Venezuela con dinero y comida, en tanto que otros siguen hacia otros países.  

Brasil inauguró este lunes un puesto de triaje en la frontera para regularizar la situación de quienes que quieren radicarse y para aplicar vacunas reglamentarias así como un chequeo de salud, pero en Pacaraima, a 215 kms de Boa Vista, apenas hay un refugio, y está destinado a recibir indígenas venezolanos, por lo que cálculos de ONGs hablan de centenas de migrantes durmiendo en las calles. Otro abrigo está en construcción. 

Buena parte de la logística en la región está coordinada y ejecutada por efectivos del Ejército lo que ha generado críticas, como la del Consejo Nacional de Derechos Humanos que en mayo cuestionó la "militarización" del operativo y dijo que "va en contramano de lo estipulado en la nueva Ley de Migración de sustituir el paradigma de la seguridad nacional por la lógica de los derechos humanos".

Más de 30.000 venezolanos han pedido refugio en Brasil y otros miles residencia temporal, la mayoría de ellos en Roraima. La expectativa es de un aumento en las cifras debido al agravamiento de la crisis venezolana, con una hiperinflación de 13.800%, según el FMI, aguda escasez de efectivo, medicinas, alimentos y otros productos, así como elevados índices de violencia.