MUNDO

Tailandia busca limpiar la mendicidad de sus calles


A diferencia de la antigua ley, las autoridades buscan que esta nueva norma aprobada haga una diferencia entre mendigos y aquellos que actúan en la calle

Los responsables de Bienestar Social en Tailandia indican que son 3.896 los mendigos que figuran en sus registros
Escuchar el artículo Pausar Lectura

29/03/2016

Acurrucado sobre la acera de una turística zona de Bangkok pernocta un pequeño de unos 5 años, una víctima de las mafias del tráfico humano que el Gobierno tailandés trata de combatir a golpe de ley.

"El 80 por ciento de los menores que piden limosna en Tailandia procede de Camboya", señala Witanapat Rutanaveleepong, director del proyecto para terminar con la mendicidad de los niños de la organización The Mirror Foundation.

Según el portavoz, por cada niño las mafias pagan entre 1.500 o 3.000 baht (42 dólares y 84 dólares), más los gastos del viaje, y una vez llegan a Tailandia les obligan a ejercer la mendicidad.

La Asamblea Nacional Legislativa tailandesa, elegida a dedo por la junta militar que gobierna el país, aprobó el pasado 4 de marzo una ley destinada a controlar la mendicidad y regular a los artistas callejeros, que sustituirá al desfasado código vigente establecido en 1941.

"El Gobierno trata de actualizar la ley a los problemas actuales del país como el tráfico de personas, las familias que no cuidan de sus hijos o la reincidencia en la mendicidad (...) con castigos más severos", comenta Witanapat.

La futura norma, que se calcula entre en vigor a mediados de año, castiga con un mes de prisión y 10.000 baht (282 dólares o 253 euros) de multa a quien mendigue y requiere que los artistas callejeros obtengan una licencia gubernamental.

Un comité de expertos se encarga de determinar las reglas y pormenores de la ley, como horarios y lugares de actuación y qué tipo de instrumentos están permitidos.

Una vez esté finalizado, el artículo necesita de la sanción del monarca tailandés y ser publicado en la "Gazeta Real", el boletín oficial del Estado, para que 90 días después sea efectivo.

El Departamento de Desarrollo Social y Bienestar identificó a 3.896 mendigos (2.487 nacionales y 1.409 extranjeros) entre octubre de 2014 y enero de este año, principalmente en Bangkok.

Por su parte, The Mirror Foundation registró el año pasado 297 niños, incluidos 85 bebés, utilizados para ejercer la mendicidad o vender minucias en las calles.

"Esta ley tiene como objetivo acabar con la mendicidad para aquellos casos que se ejercer como si fuera una profesión", mientras ofrece provisiones para la asistencia a las personas necesitadas, según Witanapat.

También se establece una serie de protecciones para los menores y víctimas del tráfico humano.

"Buscamos, ante todo, bajar la cifra de niños mendigos por las calles, eliminar los hábitos de dar limosna a los menores y así romper el ciclo de tráfico de personas. Con especial énfasis en resaltar la importancia de la educación de los pequeños", apunta el representante de la ONG.

Aquellos individuos que sean hallados culpables de promover la mendicidad de otras personas serán castigados con entre tres y cinco años de prisión, además de la aplicación de otras leyes como la que combate el tráfico humano.



 




En esta nota