MUNDO

Sonrisas y camaradería en la reunión Trump - Kim en Vietnam


Ni Trump ni Kim dieron indicios precisos sobre los avances concretos que podrían ser anunciados el jueves, el segundo y último día de esta cumbre en la capital vietnamita


La reunión tuvo lugar en un lujoso hotel de la capital de Vietnam
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

27/02/2019

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el máximo líder norcoreano, Kim Jong Un, sonrieron, se dieron la mano y cenaron juntos este miércoles en Hanói, expresando su optimismo de que una diplomacia a nivel personal conducirá a un acuerdo sobre las armas nucleares norcoreanas.  

Antes de comenzar una reunión de dos horas y cenar juntos en un lujoso hotel en la capital vietnamita, Trump había pronosticado una cumbre "muy exitosa", que se reanudará el jueves y finalizará con una ceremonia de firma de acuerdos aún no especificada.  

Este encuentro frente a frente de dos días es la segunda parte de la reunión histórica de ambos líderes en Singapur en junio, donde Trump lanzó su ofensiva de seducción para que Kim aceptara abandonar su arsenal nuclear.  



Se dieron la mano y sonrieron frente a una tarima con una docena de banderas de Estados Unidos y Corea del Norte, y respondieron brevemente a preguntas de los periodistas antes de comenzar las conversaciones personales y luego cenar.

Trump se encuentra bajo presión luego de que la primera cumbre con el líder norcoreano, en junio en Singapur, concluyera con una vaga declaración sobre "la desnuclearización de la península norcoreana", pero sin compromisos concretos.

Sus adversarios temen que el presidente de EEUU esté dispuesto a realizar demasiadas concesiones, incluso a costa de los aliados surcoreano y japonés, para reclamar una victoria y desviar la atención de lo que ocurre en Washington, donde su exabogado personal Michael Cohen declaró ante una comisión del Senado. Interrogado, junto a Kim Jong Un, sobre esta comparecencia, Trump se dio la vuelta.

Un hecho poco habitual suscitó algunas tensiones con la prensa. La Casa Blanca limitó el acceso a los dos dirigentes a una pequeña cantidad de periodistas, mucho menor al "pool" tradicional que suele acceder a los encuentros para fotografías, imágenes, y alguna declaración al vuelo, para luego distribuirlas al resto de los periodistas acreditados.



'Mi amigo Kim'

Al término de su breve encuentro cara a cara, Trump y Kim participaron en una cena con muy pocos asesores en el Sofitel Legend Metropole, un lujoso establecimiento en pleno centro de la capital.

Trump estuvo acompañado por su secretario de Estado, Mike Pompeo, y por su jefe de gabinete, Mick Mulvaney. Kim Jong Un fue con Kim Yong Chol, su asesor de confianza que ya estuvo en la Casa Blanca, y con Ri Yong Ho, el ministro de Relaciones Exteriores.

Horas antes de esta nueva cita el presidente estadounidense prometió nuevamente a su "amigo Kim Jong Un" un desarrollo económico espectacular si Corea del Norte acepta finalmente renunciar a su arsenal nuclear.

Trump puso como ejemplo a Vietnam, un país comunista que abrazó el capitalismo y dejó atrás la confrontación con Estados Unidos.



"Vietnam progresa como pocos lugares en el mundo. Corea del Norte haría lo mismo --y muy rápidamente-- si decidiera deshacerse de su arsenal nuclear", escribió Trump en Twitter, evocando un futuro "ESTUPENDO" para el hermético régimen, objeto actualmente de numerosas sanciones internacionales.

Criticado por la ausencia de resultados tangibles, Trump sugirió a sus adversarios demócratas que dejen de decirle lo que debería hacer y que más bien se pregunten "por qué no lo hicieron durante los ocho años (de presidencia de Barack) Obama".

Los dos dirigentes, que pasaron en unos meses de los insultos personales y las amenazas apocalípticas a las declaraciones "de amor" de Donald Trump, deben concretar los compromisos asumidos en su primera cumbre, que muchos analistas consideran un teatro.

Desde entonces, Corea del Norte no ha hecho nada para reducir el arsenal del que dispone. Los propios responsables de los servicios de inteligencia de Trump estiman que el dirigente norcoreano está determinado a conservar el arma que considera la clave de la supervivencia de su régimen.

Para callar a sus detractores, Trump podría intentar arrancar un anuncio al "Chairman Kim", como por ejemplo la promesa del desmantelamiento del reactor de Yongbyon, el principal complejo atómico norcoreano.



 




En esta nota