MUNDO

Siria acepta plan de tregua de Rusia y EEUU


Este acuerdo puede desembocar en la primera campaña militar de ambos países contra los yihadistas. El acuerdo ha sido saludado por Turquía y Gran Bretaña

El acuerdo fue firmado en Ginebra, el viernes, entre el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov
Escuchar el artículo Pausar Lectura

10/09/2016

El gobierno sirio dio este sábado su aprobación al plan de tregua acordado por Rusia y Estados Unidos, que podría desembocar en la primera campaña militar de ambos países contra los yihadistas, mientras que la oposición siria mostró su cautela.

Pero mientras los diplomáticos vendían el acuerdo como un paso en el camino hacia la paz, el mismo sábado varios bombardeos aéreos de origen desconocido dejaron 58 personas muertas en la ciudad de Idleb (noroeste), 12 civiles muertos en los barrios rebeldes de Alepo (norte) y 18 víctimas más en otras localidades de la misma provincia, según un último balance del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El acuerdo firmado en Ginebra el viernes entre el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, entrará en vigor el lunes, primer día de la fiesta musulmana del Eid al Adha. La agencia gubernamental siria SANA informó que "el gobierno ha aprobado el acuerdo y el cese de hostilidades comenzará en Alepo por razones humanitarias".

"Esta tregua puede ser más eficaz que la precedente porque puede detener los bombardeos (del gobierno sirio) contra los civiles y la oposición", afirmó el emisario estadounidense para Siria, Michael Ratney, refiriéndose al anterior acuerdo al que llegaron en febrero Moscú y Washington que fue violado a las pocas semanas.

Según Ratney, los combates deben detenerse el lunes a las 19:00 para una primera tregua de 48 horas. Una responsable del Alto Comité de Negociaciones (ACN) dijo que el grupo de opositores, a la espera de recibir "el texto oficial", se congratulaba por el acuerdo. "Saludamos este acuerdo, si llega a aplicarse", dijo Bassma Kodmani. "Estamos esperando que Rusia convenza al régimen, algo necesario para poner en marcha el acuerdo".

Ambas potencias respaldan bandos opuestos en el conflicto: mientras que Moscú apoya al régimen del presidente Bashar Al Asad, Washington ayuda a la coalición de rebeldes que considera moderados. El cierre del plan se produjo tras una maratoniana reunión de más 12 horas en Ginebra en un nuevo intento de frenar un conflicto que ha dejado más de 290.000 muertos y millones de desplazados hacia Líbano, Turquía y la Unión Europea.

Ventana de oportunidad


El acuerdo ha sido saludado por Turquía - que lanzó a finales de agosto una ofensiva en el norte de Siria contra el grupo Estado Islámico (EI) y contra los kurdos-, así como por Gran Bretaña, Francia y la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

Tanto Kerry como Lavrov dijeron que el complejo plan es la mejor oportunidad para acabar con la guerra entre el régimen y los rebeldes y seguir atacando a los yihadistas del antiguo Frente Al Nusra, antes afiliado a Al Qaida, y al grupo Estado Islámico. La espinosa cuestión de la salida de Asad sigue estando en el aire. Mientras que las potencias occidentales abogan porque el presidente sirio deje el cargo, Rusia le apoya.

Un punto clave del acuerdo es la entrega de ayuda humanitaria a los civiles que viven en las áreas controladas por los rebeldes en Alepo, segunda ciudad de Siria, asediada por el gobierno. Rusia también tendrá que convencer a la fuerza aérea siria de que deje de bombardear las zonas controladas por los rebeldes, mientras que Estados Unidos deberá conseguir que los grupos de la oposición se desvinculen del antiguo frente Al Nusra, ahora llamado Frente Fateh Al Sham.

Desde Naciones Unidas, el enviado especial para Siria, Staffan de Mistura, declaró que el pacto suponía una "ventana de oportunidad" y que empezaría a consultar a las partes con vistas a reactivar los diálogos de paz.



 




En esta nota