MUNDO

Se entrega Julio De Vido, el hombre más poderoso del kirchnerismo


El exsecretario de Obras Públicas del Gobierno de Cristina Fernández es acusado por graves casos de corrupción. Ayer, la Cámara de Diputados le quitó los fueros y fue detenido por la Justicia


25/10/2017

Una vez finalizada la votación en la Cámara de Diputados avalando el desafuero de Julio De Vido, efectivos de la Gendarmería Nacional ingresaron al edificio de Avenida del Libertador 2277 para notificar al diputado kirchnerista de su situación. Pero no estaba claro si el ex ministro está allí: hasta que poco después de las 15, el ex funcionario más poderoso de los Kirchner apareció en Comodoro Py para entregarse personalmente ante el juez Luis Rodríguez.

Para hacer efectiva la detención, el magistrado debió recibir el documento oficial del desafuero. En la puerta de la casa de De Vido, había decenas de personas que insultaban y querían verlo salir esposado, una imagen que el ex funcionario de los Kirchner pudo evitar.

Poco antes de las 15, el cuarto piso de los Tribunales de Comodoro Py, donde está la oficina de Rodríguez, ya estaba cerrado, con la seguridad judicial y efectivos de Gendarmería; por lo que se esperaba que el arribo del ex ministro fuera inminente. Sus abogados también estaban allí.

De Vido puede ser indagado hoy mismo por Rodríguez y pasaría sus primeras 48 horas en el Hospital Penitenciario de Ezeiza.

Desaforado

El Congreso argentino aprobó el desafuero de Julio de Vido, un exministro clave de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, por sospechas de corrupción, en una decisión que permitió el inmediato arresto del diputado como lo habían solicitado dos jueces.

De Vido fue hombre fuerte y ministro de Planificación durante los 12 años de los gobiernos kirchneristas (2003-2015) en los que manejó miles de millones de dólares a cargo de la obra pública. Está acusado de desvío de fondos en la importación de gas licuado y en la administración de un yacimiento carbonífero.

La medida recibió 176 votos a favor y una abstención. La cámara tiene 257 escaños, pero el bloque del Frente para Victoria (peronistas de centroizquierda, kirchneristas) no bajó al recinto a participar del debate, al considerar que la iniciativa de los legisladores del presidente Mauricio Macri y sus aliados contaba con la mayoría necesaria para sancionar la aprobación.

La expresidenta Cristina Kirchner, ahora senadora electa, había declarado recientemente que no pone "las manos en el fuego por De Vido, ni por nadie".

La defensa del diputado aseguró que "no fueron dadas las garantías constitucionales" en el juicio, al ser De Vido impedido de declarar ante los dos jueces que siguen su caso.



En esta nota



e-planning ad