MUNDO

Rusia no podrá participar en la investigación sobre el caso Skripal 


El caso de envenamiento de un exespia ruso en el Reino Unido ha llevado al peor ambiente diplomático entre Rusia y Occidente desde la Guerra Fría, con la expulsión recíproca de más de 300 diplomáticos

Skripal y su hija Yulia, así como un policía británico que acudió en su ayuda, fueron envenenados en Salisbury con Novichok, un poderoso agente neurotóxico, según Londres
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

04/04/2018

En un ambiente tenso, Rusia anunció el jueves que no consiguió el apoyo de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) para participar en la investigación del envenenamiento del exespía Serguéi Skripal. Los representantes de los 41 miembros de la OPAQ se reunieron a puerta cerrada para examinar esa posibilidad, en un caso que ha llevado al peor ambiente diplomático entre Rusia y Occidente desde la Guerra Fría, con la expulsión recíproca de más de 300 diplomáticos.

Ante la investigación británica sobre el escándalo, Rusia había pedido formar parte de esas pesquisas. "Desgraciadamente no hemos podido lograr dos tercios de los votos para apoyar esa decisión. Se necesitaba una mayoría cualificada", explicó el embajador ruso Alexander Shulgin a los periodistas.

"La propuesta era de llevar a cabo una doble investigación por parte de Rusia y del Reino Unido. El director general de la OPAQ debería haber oficiado de mediador", indicó el representante ruso.



Según Shulgin, Reino Unido y Estados Unidos votaron en contra, "seguidos por otros que están sujetos a la disciplina de la UE y de la OTAN", añadió. Irán, China y algunas naciones africanas votaron a favor, aseguró el embajador.

En total, de los 41 países que conforman el consejo ejecutivo de la OPAQ, 23 votaron a favor de la propuesta presentada por Rusia y también por Irán, o se abstuvieron, añadió el diplomático. "Las máscaras han caído" en esa organización, acusó Shulgin en rueda de prensa.

Otras fuentes diplomáticas indicaron sin embargo a la AFP que solamente seis países votaron a favor del borrador ruso, 15 en contra y 17 se abstuvieron, principalmente del Movimiento de Países no Alineados. Londres había calificado de "perversa" la propuesta de Moscú de llevar a cabo conjuntamente esa investigación, puesto que considera que el gobierno de Vladimir Putin está detrás del envenenamiento de Skripal y su hija Yulia, ambos hospitalizados.

Putin había expresado previamente que esperaba que "prevalezca el sentido común" en el caso. Rusia pidió también una reunión del Consejo de Seguridad sobre el caso, para el jueves



Animales domésticos  
La portavoz de la cancillería rusa llegó a solicitar que se investigue el estado de salud de los animales domésticos que según ellos tenía la familia Skripal.  "¿Dónde se encuentran esos animales ahora? ¿En qué estado se encuentran?" preguntó Maria Zhakarova.

Skripal y su hija Yulia, así como un policía británico que acudió en su ayuda, fueron envenenados en Salisbury con Novichok, un poderoso agente neurotóxico, según Londres. El martes, un laboratorio británico reconoció no tener pruebas de que la sustancia utilizada contra Skripal en Inglaterra proviniera de Rusia.

"Hemos sido capaces de identificar que se trata de Novichok, de identificar que era un agente neurotóxico de tipo militar", afirmó el jefe del laboratorio militar de Porton Down, Gary Aitkenhead, en una entrevista con Sky News. Pero "no hemos identificado su origen exacto", agregó.

De todas formas, "sabemos que Rusia ha buscado, durante la última década, los medios de producir agentes neurotóxicos con fines de asesinato, y produjo y almacenó pequeñas cantidades de Novichok", afirmó un portavoz del ejecutivo en un comunicado.

Sin pruebas 
Londres había pedido a la OPAQ que comprobara "el análisis del gobierno" británico. Sus expertos acudieron al Reino Unido para obtener muestras de la sustancia utilizada en el envenenamiento, que serán analizadas en laboratorios internacionales independientes.  
El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, declaró el lunes que Londres podría estar detrás del envenenamiento, movido por el "interés" en desviar la atención de sus electores y afirmar su potencia en medio de unas negociaciones del Brexit difíciles.  





 




En esta nota