mundo

Rusia, Siria y EEUU, en líos por ataque a convoy


La ONU suspendió la ayuda humanitaria en Siria hasta evaluar la seguridad para sus convoyes tras un ataque que dejó 12 fallecidos. Rusia niega ser responsable del hecho

El convoy llevaba ayuda para más de 78.000 personas en la zona de Auram al Kubra (Alepo)

20/09/2016

La ONU suspendió este martes sus convoyes humanitarios a Siria tras el bombardeo la víspera de uno de ellos, mientras los combates se reanudaban en el país al finalizar la tregua, horas antes del inicio de la Asamblea general de Naciones Unidas.

"Todos los convoyes han sido suspendidos a la espera de una nueva evaluación de la situación en materia de seguridad" en Siria, anunció el portavoz de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA por sus siglas en inglés), Jens Laerke, en Ginebra.

Doce empleados de la Media Luna Roja y conductores de camión, que trataban de hacer llegar ayuda humanitaria a la provincia de Alepo, fallecieron en esos bombardeos el lunes por la noche, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Entretanto, tras el final de la tregua el lunes, volvieron este martes a resonar los bombardeos y los disparos, desde Alepo hasta los alrededores de Damasco.

Ello se produce apenas una semana después de un frágil cese de hostilidades en los principales frentes de la guerra.

En Alepo, segunda ciudad del país dividida entre los barrios rebeldes y prorrégimen, hubo "más de 40 bombardeos" contra zonas insurgentes desde el anuncio el lunes por el ejército sirio del final del alto el fuego.

Según el OSDH, al menos 36 civiles fallecieron en ataques en Alepo y su provincia desde el fin de la tregua.

¿Quién bombardeó el convoy? 
?
Estados Unidos responsabilizó a Rusia
del ataque contra un convoy humanitario en Siria y exigió a Moscú demostrar "rápidamente y de forma significativa" si todavía está comprometido con el acuerdo entre las dos potencias para un alto al fuego en el país árabe.

El Gobierno estadounidense está seguro de que el ataque fue un "bombardeo" ejecutado o bien por las fuerzas rusas o por el régimen sirio, lo que "plantea muchas dudas sobre si los rusos pueden cumplir su parte" del frágil acuerdo negociado entre las dos potencias, dijo un alto funcionario estadounidense.

Por su parte, el Ministerio de Defensa ruso negó que la aviación rusa o la siria hayan bombardeado el convoy de la ONU.

"Ni la aviación rusa ni la siria llevaron a cabo ningún ataque aéreo contra un convoy humanitario de la ONU en el suroeste de Alepo", declaró el general Igor Konachenkov, portavoz del ministerio, en un comunicado citado por las agencias rusas.

El general pone en duda que el convoy fuera alcanzado por un bombardeo. "Hemos estudiado atentamente las imágenes de video de los llamados "activistas" presentes sobre el terreno y no hemos hallado signos de ataques de armas en el convoy", aseguró.

El ejército sirio también negó el martes haber bombardeado la víspera el convoy: "No es verdad lo que dicen algunas informaciones de prensa de que el ejército sirio atacó un convoy de ayuda humanitaria en la provincia de Alepo", afirmó una fuente militar citada por la agencia oficial Sana.

Para el ejército ruso, las imágenes de video sólo muestran el "resultado de un incendio, que se desencadenó como por arte de magia en el momento de una ofensiva de envergadura de los rebeldes contra Alepo", según el general Konachenkov.

Según Moscú, los combatientes del Frente Fateh al Sham (exFrente al Nosra) lanzaron una ofensiva el lunes en esa zona, "apoyados por un fuego de artillería y de tanques, así como de diversos modelos de lanzacohetes múltiples".

Los camiones transportaban ayuda de primera necesidad para 78.000
personas que sobreviven en la zona de Auram al Kubra, en el oeste de
la provincia septentrional siria de Alepo, que no había recibido
asistencia desde julio.



En esta nota



e-planning ad