mundo

Rotundo voto contra Dilma la pone al filo de destitución


El Sí al juicio político recogió 367 votos en la Cámara para aprobar la moción de destitución y el No obtuvo 137, una diferencia de 230 votos. El siguiente paso será el debate en el Senado

Brasil
Escuchar el artículo Pausar Lectura

18/04/2016

La Cámara de Diputados de Brasil se pronunció ayer por la apertura de un juicio de destitución de la presidenta Dilma Rousseff, que de ser ratificada por el Senado podría sacarla en pocas semanas del poder. El Sí al ‘impeachment’ recogió los 367 votos (necesitaban 342 para los dos tercios para aprobar), el No obtuvo 137, hubo siete abstenciones y dos faltas.

A minutos de iniciar la votación en la Cámara una simple consigna definía la esencia del juicio político contra la presidenta: “Chau querida”. La sucesión de discurso, pronunciados indicaban que si la jefa de Estado es separada del poder, no lo será por corrupción sino por su ‘incapacidad para gobernar’, y porque presuntamente es ella quien “hunde la economía del país”.

Ni siquiera la justificación formal del impeachment -las irregularidades fiscales- llegó a ser enarbolada por los parlamentarios, salvo por el líder del bloque socialdemócrata Antonio Imbassahy.

Decenas de miles de opositores de Rousseff que seguían la sesión por pantallas gigantes en las principales ciudades del país estallaron de júbilo cuando el diputado Bruno Araújo anunció por micrófono el voto que selló el resultado final.

La apertura de un juicio político de la mandataria del Partido de los Trabajadores (PT) debe ser ratificada aún por el Senado. En ese caso, asumiría el poder el vicepresidente Michel Temer, inicialmente por un periodo máximo de seis meses, pero completaría el mandato hasta 2018 si los senadores declarasen finalmente culpable a Rousseff, acusada de manipulación de las cuentas públicas.

Rousseff, de 68 años, niega esas acusaciones, y las atribuye a una conspiración orquestada por Temer y por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, quien a su vez está acusado por corrupción.

Puede dejar el poder
Según los plazos constitucionales, el Senado deberá conformar entre mañana y miércoles una comisión especial de 21 miembros, que elaborará un informe sobre el caso en un plazo de 10 días útiles. El informe será remitido entonces al pleno del Senado, que por mayoría simple entre sus 81 legisladores decidirá si se instaura el juicio político contra Rousseff, lo que pudiera ocurrir alrededor del 10 de mayo.

Si se llega a ese punto, Rousseff será inmediatamente separada del cargo durante los 180 días que el Senado tendrá para realizar el juicio. Durante el proceso, la comisión escuchará a la defensa de la mandataria, a la parte acusadora y a otros testigos que pueda citar, y debatirá el caso a la luz de las acusaciones, que se limitan a una serie de irregularidades fiscales en las que incurrió el Gobierno en los dos últimos años. La comisión elaborará un nuevo informe al pleno del Senado y en el que se decidirá si Rousseff será destituida



 




En esta nota