MUNDO

Revelan la mentira tras el rescate a los niños perdidos en una cueva en Tailandia


Un libro cuenta qué la muerte de uno de los rescatistas obligó a cambiar todos los planes y mentir a los padres de los jovencitos que se extraviaron en las profundidades de una caverna


Los niños captaron el interés de todo el mundo. Foto: Archivo
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

15/01/2019

El 8 de julio de 2018 el mundo quedó conmovido con el rescate de los doce niños y su entrenador de fútbol que lograron salir sanos y salvos de las profundidades de una cueva inundada en Tailandia. La versión oficial señalaba que los niños recibieron una rápida capacitación para lograr bucear acompañados de dos profesionales, que asistirían durante todo el recorrido entre las profundidades y la superficie.

El libro 'La Cueva' del periodista británico Liam Cochrane revela que el rescate no fue como lo habían contado las autoridades tailandesas y que ni uno solo de los niños salió buceando, todos fueron sedados y transportados así hasta el lugar donde los esperaban sus seres queridos.

El plan original no era ese, según señala el diario Daily News (que accedió al libro), la muerte de un rescatista durante los trabajos para sacarlos de la cueva pusieron en alerta a las autoridades, los espacios no solo eran muy estrechos, la visibilidad era nula y no se podía esperar que los niños sorteen los obstáculos al tener una experiencia nula en el buceo. 



Familiares celebrando el rescate

Cochrane cuenta que entonces se decidió mentir a los padres sobre el verdadero procedimiento de extracción que se usaría durante el rescate, se les dijo que los niños saldrían buceando, acompañados cada uno de ellos por dos marines expertos, para garantizar que no haya inconvenientes. El verdadero plan era otro.

Los rescatistas hicieron tomar pastillas alprazolam, ketamina y atropina, que también les reducían la cantidad de saliva en la boca para evitar que durante el transporte, que se realizaría bajo el agua, terminen ahogados. Además, les pegaron con silicona las máscaras de oxígeno a la boca. 

El resultado fue todo un éxito, los niños salieron con vida. Se trataba de un trabajo contra reloj, ya que la caverna podía colapsar en cualquier momento. 

Las autoridades de Tailandia no han confirmado por el momento las revelaciones de Cochrane, que ya dan vuelta al mundo. 





 




En esta nota