MUNDO

Un nieto de Charles Manson se quedará con los restos del criminal


Los restos del famoso criminal que falleció el mes pasado ya tienen un custodio, luego de ser disputado por tres familiares. Fue sentenciado a cadena perpetua por nueve asesinatos   

Los asesinatos orquestados por Manson marcaron simbólicamente el final de la contracultura de los años 60 y del movimiento hippie. Foto: Rock y Pop
Escuchar el artículo Pausar Lectura

12/03/2018

Un tribunal californiano decidió este lunes que los restos mortales del famoso criminal Charles Manson le corresponden a uno de sus nietos, informó hoy el diario local The Bakersfield Californian. Según la decisión de la Corte Superior del condado de Kern, Jason Freeman será quien se quede con el cadáver del asesino, fallecido el pasado mes de noviembre a los 83 años, para dar fin a un peculiar embrollo legal en el que tres personas se presentaron ante las autoridades para reclamar el cuerpo de Manson.

El padre de Jason Freeman era Charles Manson Jr., hijo de Charles Manson que se suicidó en 1993. Además de Freeman, dos hombres dijeron tener derechos sobre los restos de Manson: Michael Brunner, que aseguró ser hijo del criminal; y Michael Channels, que era amigo por correspondencia del asesino.

"Es como un circo", comentó en diciembre uno de los abogados que asesoró al condado de Kern acerca del lío judicial sobre el cadáver de Manson. The Bakersfield Californian señaló que Freeman nunca conoció en persona a su abuelo, pero mantuvo relación por correo en los últimos ocho años hasta describirle como alguien "amable" y "generoso".

Desde la muerte de Manson el pasado 19 de noviembre en un hospital de la ciudad californiana de Bakersfield (EE.UU.) su cuerpo ha sido custodiado en las dependencias forenses del condado de Kern. Charles Manson fue condenado a cadena perpetua por orquestar en 1969 la muerte de nueve personas entre las que se encontraba la actriz Sharon Tate, que en el momento de su asesinato estaba embarazada.

Estos brutales asesinatos tuvieron una tremenda repercusión en la sociedad estadounidense y marcaron simbólicamente el final de la contracultura de los años 60 y del movimiento hippie.



 




En esta nota