mundo

¿Qué pasa si Colombia no apoya el acuerdo de paz?


El Gobierno de Juan Manuel Santos indicó que si el pueblo colombiano no apoya el acuerdo de paz con las FARC en el referendo, no será posible renegociar en el futuro

Las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos negocian desde noviembre de 2012 en Cuba el fin de un conflicto armado de más de medio siglo
Escuchar el artículo Pausar Lectura

16/08/2016

Si los colombianos rechazan en las urnas el acuerdo de paz alcanzado con las FARC, "no hay espacio" para renegociar, y pensar en hacerlo "sería un tremendo error", dijo este martes el jefe de la delegación del gobierno en los diálogos con la guerrilla, Humberto de la Calle.

"Después de una experiencia de casi cuatro años, mi testimonio es que no hay espacio para reabrir las negociaciones. Es mi opinión. Creo que en el plebiscito debemos ya tomar una decisión. Pensar que se pueden renegociar algunos puntos sería un tremendo error", declaró De la Calle antes de partir hacia Cuba para un nuevo ciclo de conversaciones con las FARC.

"Resistirse a dar el paso (...) el día del plebiscito, es condenar al país a un período de incertidumbre. Poner fin al conflicto es una certeza. Pensar que se pueden renegociar algunos puntos sería, repito, un error", añadió.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) y el gobierno de Juan Manuel Santos negocian desde noviembre de 2012 en Cuba el fin de un conflicto armado de más de medio siglo y se espera que próximamente sellen un acuerdo definitivo de paz, que deberá luego ser refrendado en un plebiscito por los colombianos en una fecha aún por definir.

De la Calle insistió en que en la eventualidad de que gane el "no" a los acuerdios inmediatamente se produciría "un sentimiento de impotencia, de calamidad, de pesimismo que afectaría el desarrollo" del país.

El jefe negociador del gobierno hizo esta declaración luego de que se abriera el debate sobre si sería jurídicamente posible que el gobierno renegociara el acuerdo que se alcance con las FARC, en caso de que los ciudadanos voten en contra.

Hasta ahora, el presidente Santos ha dicho que si la voluntad de los colombianos es rechazar el acuerdo final, se volverá a la guerra con las FARC.

Las negociaciones en Cuba están muy avanzadas y se han alcanzado consensos en temas clave, como la dejación de las armas por la guerrilla y el método para refrendar los acuerdos. Sin embargo, De la Calle dijo este martes que "hay que reconocer que faltan todavía puntos delicados" por ajustar, como "la participación en política de las FARC".

"Los colombianos debemos encarar ese debate. Yo he dicho que no es sólo un tema de la mesa (de negociación). Creemos que el propósito central de un proceso de paz es desechar las armas y abrir el espacio de la política", dijo.

Para avanzar, la delegación oficial en La Habana será reforzada por la canciller María Ángela Holguín; el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo; el consejero para el posconflicto, Rafael Pardo; y el director de la Agencia Colombiana para la Reintegración, Joshua Mitrotti.

Colombia vive un conflicto armado que ha involucrado también a otras guerrillas, paramilitares y agentes estatales, y que ha dejado unos 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.



 




En esta nota