MUNDO

Pussy Riot, castigadas por protestar en Rusia


Cuatro miembros del grupo contestatario ruso interrumpieron la final del Mundial Rusia 2018. Reclaman por los derechos de las mujeres y denuncian la existencia de presos políticos bajo el régimen de Vladimir Putin.

Escuchar el artículo Pausar Lectura

23/07/2018

Un tribunal ruso rechazó hoy las apelaciones de los cuatro miembros del grupo contestatario Pussy Riot, detenidos por irrumpir en la cancha del estadio Lujniki durante la final de la Copa Mundial de fútbol.

 

Veronika Nikulchina, Olga Kuracheva, Olga Pajtussova y Piotr Versilov fueron condenados a 15 días de cárcel por su irrupción disfrazados de policías en la cancha de la final Francia-Croacia, el 15 de julio en Moscú.

 

"Considero este castigo legal y fundamentado", declaró tras una audiencia el juez Serguei Missiura, citado por la agencia de prensa RIA Novosti.

 

Reconocidos culpables de haber "violado gravemente las reglas de comportamiento de los espectadores", a los cuatro se les prohibió asistir a eventos deportivos durante tres años, además de su condena a 15 días de cárcel.

 

Su irrupción, ocurrida en el minuto 53 del partido, tuvo lugar cuando el presidente ruso Vladimir Putin, así como sus homólogos, francés, Emmanuel Macron, y croata, Kolinda Grabar-Kitarovic, estaban en las tribunas. Las fotos de su intrusión fueron vistas en el mundo entero.

 

El grupo ruso Pussy Riot había reivindicado este acto, al difundir seis peticiones, entre ellas la liberación de "presos políticos" detenidos en Rusia.

 

También pedían que cesen las detenciones en manifestaciones pacíficas y "la autorización de la competencia en política en el país".

 

La acción más conocida de las Pussy Riot fue en febrero de 2012, cuando varios miembros cantaron una "oración punk" contra Vladimir Putin en una catedral de Moscú, por lo que fueron condenadas tres mujeres.



 




En esta nota