MUNDO

Puigdemont se queda en Bélgica y la justicia lo cita por graves delitos


El destituido presidente del Gobierno catalán aceptó participar de las elecciones convocadas por Mariano Rajoy el 21 de diciembre. La justicia lo espera el jueves

Expertos dicen que la demanda independentista está paralizada. Carles Puigdemont se mantiene en Bruselas, donde está ‘autoexiliado’

01/11/2017

Al menos dos ex consejeros del Gobierno catalán, Dolors Bassa (Trabajo y Asuntos Sociales) y Joaquim Forn (Interior), regresaron ayer a la ciudad de Barcelona desde Bruselas, la capital de Bélgica. El expresidente Carles Puigdemont, sin embargo, no regresó a España. 

Puigdemont compareció ayer ante la prensa en Bruselas, junto a siete exconsejeros, y aseguró que acepta las elecciones del 21 de diciembre en Cataluña, convocadas por Mariano Rajoy en aplicación del artículo 155. 

Indicó que no volverá a España hasta tener “garantías plenas" de un juicio justo. 

El primer ministro belga, Charles Michel, afirmó que será tratado como cualquier ciudadano europeo: “Los mismos derechos y deberes". 

Un mes después del referéndum de autodeterminación declarado inconstitucional del 1 de octubre en Cataluña, estratégica región de España cuyo Parlamento declaró la independencia el viernes pasado, las próximas batallas se librarán en los tribunales y en las urnas.

Citado a declarar

Por otra parte, la Audiencia Nacional citó a Puigdemont y a los exconsejeros a declarar como imputados por rebelión, sedición y malversación los próximos 2 y 3 de noviembre, los mismos días en que el Tribunal Supremo ha citado a declarar a la presidenta del Parlament y cinco integrantes de la Mesa por promover la declaración de independencia.

Además, la jueza instructora ordenó el pago en un máximo de tres días de una fianza conjunta a los catorce investigados de 6,2 millones de euros. En caso de no hacerlo, se procederá al embargo de sus bienes.

El fiscal general del Estado español presentó una querella contra ellos, ahora aceptada por la Audiencia Nacional, acusándolos de rebelión y sedición, delitos penados con hasta 30 y 15 años de cárcel respectivamente, por impulsar un proceso de secesión en esa región del noreste de España.

Puigdemont se comprometió a seguir defendiendo la independencia, concurriendo en las elecciones regionales de diciembre convocadas desde Madrid para el 21 de diciembre. Si bien aseveró que no “va a escapar de la justicia", no aclaró cuánto tiempo permanecerá en Bruselas: “hasta que haya la amenaza de no tener un proceso completamente garantizado (...) no habrá condiciones objetivas" para volver a Cataluña, afirmó el líder catalán.