MUNDO

Para PPK fumar un porro "no es fin del mundo"


El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, dijo que no está en contra de que se fume marihuana, aunque sí rechaza las consideradas "drogas duras"

El mandatario sorprendió con sus declaraciones a un medio televisivo
Escuchar el artículo Pausar Lectura

26/09/2016

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, consideró que fumar porros "no es el fin del mundo", porque en su opinión lo grave son las drogas duras, pero manifestó su cautela y reticencias ante una eventual legalización en Perú, ya que cree que generaría otros problemas.

"Yo soy una persona liberal. Si quieren fumar su troncho (porro), y sé que no les gusta que se diga eso, pero no es el fin del mundo".

"La droga dura sí es algo bien grave", dijo Kuczynski en una entrevista al Canal N de televisión desde Cartagena de Indias (Colombia).

El mandatario peruano advirtió de que, sin embargo, "los países donde hay droga libre tienen gravísimos problemas porque liberar la droga así sin más no es algo tan simple, y el Perú solo de ninguna manera lo va a poder hacer".

Kuczynski, que asistirá este lunes a la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), afirmó que el negocio de la droga va a cambiar y auguró que las drogas sintéticas y químicas van a reemplazar el consumo de otras drogas tradicionales como la cocaína.

"La gente que desde el principio decía que lo que hay que controlar es la demanda siempre ha tenido la razón. El opositor de la droga no es la erradicación química como se hace en Colombia, sino que se convierta en un mal negocio para los campesinos de hoja de coca", sostuvo Kuczynski.

El gobernante explicó que esa mayor demanda de drogas sintéticas ha provocado en Perú un descenso del precio de la arroba de hoja de coca, cuyos productores cobran ahora entre 40 o 50 soles (entre 12 y 15 dólares) cuando hace tres años recibían 100 soles (unos 30 dólares).

El presidente peruano argumentó que su Gobierno apoya el proceso de paz en Colombia porque "es una buena causa" que permitirá concluir "una guerra que ha durado 52 años, se ha extendido por todo el país y frena las posibilidades de Colombia, socio estratégico de Perú en América Latina a través de la Alianza del Pacífico".



 




En esta nota