MUNDO

ONU denuncia la muerte de 40 personas en Congo


La elevada suma de muertos y más de un centenar de heridos ocurrieron durante las protestas contra el presidente Kabila, que se niega a dejar el poder tras la conclusión de su mandato

Las fuerzas de seguridad también detuvieron a más de 400 personas

23/12/2016

La ONU denunció este viernes que al menos 40 personas fueron asesinadas durante la última semana en distintos episodios de violencia política en la República Democrática del Congo (RDC), mientras más de un centenar fueron heridas o víctimas de maltrato y se han producido 460 arrestos.

Esta ola de violencia se dirigió particularmente en la capital, Kinshasa, y en las provincias de Lumbumbashi, Boma y Matadi, contra personas que protestaban por la negativa del presidente, Joseph Kabila, de dejar el poder al término de su mandato, el pasado 19 de diciembre.

Joshep Kabila fue reelegido en 2011 para un segundo mandato, plazo de debía expirar el 19 de diciembre por constitución

"Un número tan elevado de víctimas indica un grave desinterés de parte de varios policías, militares y otras fuerzas de seguridad por la necesidad de ejercer autocontrol cuando vigilan manifestaciones públicas", dijo el alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, Zeid Ra'ad Al Husein,.

No sólo los soldados que vigilan las protestas están fuertemente armados, sino también todo el resto de las fuerzas de seguridad, que utilizan municiones reales.

A este respecto, la ONU recordó que los agentes del orden, incluidas las Fuerzas Armadas, "nunca deben usar armas de fuego contra alguien, a menos que represente una amenaza inminente para la vida o de grave daño, y únicamente cuando otros medios menos extremos son insuficientes".

El hecho de que todos los actos violentos no se limiten a la capital y más bien se registran en varias localidades es un indicativo para la ONU de que la crisis política provoca una inestabilidad generalizada.

La impunidad es otro factor que inquieta a la ONU, que recordó que nadie fue procesado por la muerte de 54 personas en Kinshasa el pasado septiembre, cuando las fuerzas de seguridad dispararon contra manifestantes que reclamaban que Kabila respetase los plazos impuestos por la Constitución para terminar su segundo mandato.