MÉXICO

No pueden identificar los restos de los normalistas mexicanos


La Fiscalía informó que se realizarán nuevos estudios debido a que el calor excesivo a los que fueron expuestos los restos no permitió analizar su ADN, en Austria.

Los 43 normalistas desaparecieron en septiembre en Iguala; presuntos implicados han señalado que fueron asesinados y quemaron sus restos

20/01/2015

Expertos de un prestigioso laboratorio de Austria no pudieron lograr nuevas identificaciones mediante análisis tradicionales de ADN de los 42 estudiantes mexicanos aún desaparecidos, por lo que aplicarán una nueva y riesgosa técnica, informó este martes la Fiscalía mexicana.

El Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Innsbruck, en Austria, por ahora ha logrado identificar sólo a uno de los 43 estudiantes desaparecidos en septiembre, en México.

"El calor excesivo ha destruido el ADN y el ADN mitocondrial por lo menos hasta el punto en que los métodos rutinarios no pueden emplearse para un análisis exitoso", explicó la Fiscalía en un comunicado.

Nuevo método peligroso
?

El informe de Innsbruck señala que aún existe la posibilidad de utilizar una tecnología novedosa llamada "Secuenciación Masivamente Paralela" para lograr la identificación, pero advierte que aplicarla conlleva "el riesgo" de que "los extractos de ADN sean consumidos sin obtener ningún resultado adicional".

Los expertos, que descartaron hacer una estimación sobre el éxito de este nuevo método, dijeron que los resultados podrían estar listos en tres meses.

Esta dependencia envió en noviembre pasado a Austria 17 restos carbonizados, presumiblemente, pertenecientes a los jóvenes que desaparecieron tras ser atacados a tiros por policías locales asociados con narcotraficantes en la ciudad de Iguala, ubicada en el convulso estado de Guerrero (sur).

La versión de narcotraficantes 

Según la investigación oficial de este caso que conmocionó a México y la comunidad internacional, integrantes del cartel Guerreros Unidos asesinaron e incineraron a los estudiantes en una hoguera que duró 14 horas en un aislado basurero de la comunidad de Cocula, vecina de Iguala.

Lo único que los peritos de la Procuraduría General de la República (PGR) mexicana pudieron hallar fueron los 17 restos carbonizados en una de las bolsas en las que los agresores habrían depositado las cenizas y otros restos antes de que fueran arrojadas a un río cercano.



En esta nota