MUNDO

Motín en una prisión de Brasil causa 9 muertos


Los reclusos provocaron un incendio que desencadenó un feroz enfrentamiento. La Policía controló la situación, pero hay decenas de presos prófugos del penal

La Policía tardó varias horas antes de controlar el incendio que colapsó la cárcel de Aparecida
Escuchar el artículo Pausar Lectura

03/01/2018

Un motín en una prisión del estado brasileño de Goiás causó, al menos, nueve muertos y catorce heridos, cuando se cumple un año de la masacre carcelaria en la ciudad amazónica de Manaos. Unos 106 presos fugaron del penal durante la refriega.

Las muertes en la cárcel de Aparecida de Goiania se producen justo un año después de que una pelea entre importantes facciones rivales en el interior de un presidio de Manaos dejara 56 muertos, muchos de ellos decapitados o descuartizados.

Las matanzas se repitieron a lo largo del mes de enero del año pasado en otros estados de Brasil, como Rorarima y Río Grande do Norte, y dejaron un balance de más de 130 muertos, poniendo en evidencia el poder que los grupos criminales tienen en el interior de las cárceles.
La Superintendencia Ejecutiva de Administración Penitenciaria precisó que después del mediodía un grupo de detenidos invadió el ala de presos rivales, ocasionando un enfrentamiento que derivó en incendio. 

El cuerpo de bomberos de Goiás controló el incendio y trasladó los heridos a un hospital. La Secretaría de Seguridad Pública y Administración Penitenciaria informó que de las 242 personas que huyeron, 142 fueron capturadas y 99 siguen en paradero desconocido..
Brasil suma la tercera mayor población carcelaria del mundo con 726.712 presos hasta junio de 2016, según los últimos datos oficiales disponibles. La cifra casi duplica la capacidad penitenciaria del país calculada para 2016 en 368.049 cupos.

Muertes crueles

“Fue una situación lamentable, hubo muchas muertes crueles. Muchos cuerpos fueron carbonizados, dos decapitados y algunos de ellos tuvieron las vísceras expuestas. Creo que muchos estaban huyendo del ataque. Fue una situación bastante grave. Dos alas (del penal) quedaron prácticamente destruidas”.

Las palabras del delegado Eduardo Rodovalho, a cargo de la investigación del sangriento motín ocurrido en Brasil, resumen lo ocurrido en las últimas horas.

El año comenzó con violencia en la Colonia Agroindustrial, una cárcel del Complejo Carcelario de Aparecida de Goiania, donde una disputa entre dos bandos volvió a poner en evidencia la crisis del sistema penitenciario del país.

Algunos presos murieron carbonizados, mientras que dos personas fueron decapitadas, según relataron agentes a medios de comunicación locales.

“No fue un acto de fuga, no fue exactamente una rebelión, sino una acción de un pabellón contra otro. La rebelión generalmente es para reivindicar alguna cosa”, explicó Edson Costa Araujo, superintendente de la Secretaría de Seguridad Pública de Goiás.
Familiares de los presos se reunieron en las puertas del presidio en busca de nuevas informaciones y oraron por sus 
parientes.

Además de la falta de control por parte del Estado, las organizaciones internacionales de Derechos Humanos han denunciado en varias ocasiones que el sistema penitenciario brasileño es uno de los “peores” y “más inhumanos del mundo”, con hacinamiento, condiciones insalubres e incluso malos tratos y torturas.

Espectacular fuga de presos en Alemania

Nueve detenidos se han escapado de una prisión de Berlín (Alemania) entre la Navidad y el Año Nuevo. Cuatro de ellos lo hicieron en una espectacular fuga filmada por las cámaras de vigilancia sin que ninguna persona interviniera. 

Estos últimos, de entre 28 y 35 años, lograron darse a la fuga atacando los paneles de ventilación gracias al robo de una herramienta sustraída del taller en el que trabajaban. 

El asunto ha generado una gran polvareda política en Alemania debido a que las cámaras de televisión de circuito cerrado han filmado a los detenidos durante la espectacular fuga.

Los presos purgaban penas por robo a mano armada, heridas graves o estafa.

Los restantes huidos disfrutaban de un régimen de semilibertad y no regresaron a prisión cuando se les esperaba. De los nueve evadidos, dos se han entregado y siete están siendo buscados por la policía.  

La oposición municipal ha reclamado la dimisión del encargado de Justicia, Dirk Behrendt. 
Debe asumir sus responsabilidades porque la prisión de Plötzense se ha convertido en una casa con las puertas abiertas, según el responsable del Partido Liberal (FDP). 

Dicha cárcel acoge en la actualidad a más de 350 detenidos, y ha sido el escenario de miles de ejecuciones durante el periodo nazi, por lo que tiene un recuerdo muy difícil para los alemanes.     



 




En esta nota