MUNDO

Mayor constructora de Perú colabora para esclarecer casos de corrupción


La empresa Graña y Montero se compretió con la Fiscalía de Perú para esclarecer casos de corrupción. Brindará información sobre el 'Club de la construcción' que era integrado por importantes firmas presentes en el vecino país


Las investigaciones señalan que la colaboración brindará importantes revelaciones acerca del 'Club de la construcción' de Perú. Foto: Andina
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

01/06/2019

La empresa Graña y Montero, la mayor constructora de Perú, inició un proceso de "colaboración eficaz corporativa" (delación premiada) con el equipo de la Fiscalía que investiga el caso de corrupción Lava Jato en este país, informaron medios locales.

Según el portal de investigación periodística IDL-Reporteros, el proceso "incluye revelaciones importantes" sobre el llamado "Club de la construcción" y grandes obras obtenidas presuntamente mediante sobornos, como la carretera interoceánica y el Metro de Lima.

El portal en Internet del diario El Comercio confirmó este sábado la información e indicó que fuentes de la empresa le señalaron que "el proceso es reservado", por lo que no pueden "hacer ninguna declaración al respecto".



La Fiscalía peruana señala que el "Club de la construcción" era una agrupación de grandes empresas peruanas y extranjeras, entre las que estuvo la brasileña Odebrecht, que se repartían obras y se beneficiaban con licitaciones estatales obtenidas gracias al pago de sobornos sobre el valor referencial de las obras.

El exdirector de Odebrecht en Perú Jorge Barata confirmó el pasado 25 de abril ante fiscales peruanos la existencia del "Club de la construcción" y que su empresa, que ha firmado un acuerdo de colaboración con la Justicia peruana, formó parte de él.

Agregó que las empresas peruanas con las que participó en consorcio en algunos de esos proyectos estaban al tanto y contribuyeron con los sobornos y pagos irregulares que se efectuaban para obtener las licitaciones.

IDL reporteros señaló que junto con Graña y Montero "por lo menos otras cuatro compañías constructoras se encuentran empeñadas en los últimos días en negociaciones de colaboración eficaz con la Fiscalía" y consideró que las nuevas confesiones probablemente lleven "a que varias otras personas y compañías pugnen por lograr acuerdos similares".



Destacó que la colaboración de Graña y Montero tiene gran importancia "por la magnitud de los proyectos en los que intervino y también porque por lo menos parte de las confesiones y revelaciones provienen de investigaciones internas hechas por la propia corporación".

"Los exlíderes de la compañía, José Graña, Hernando Graña y Mario Alvarado, no forman parte ni de la negociación ni del proceso que condujo a ella. De hecho, según fuentes con conocimiento de causa, la relación entre los tres y el liderazgo actual de Graña y Montero es virtualmente inexistente", acotó el medio.

Agregó que desde que la presidencia del directorio fue asumida por Augusto Baertl, la empresa inició una reforma interna que incluyó las acciones de enmienda y mejora que toman corporaciones implicadas en casos de corrupción, excepto la confesión.

"Ahora, con el proceso de colaboración eficaz en curso, que sigue el camino marcado por el acuerdo con Odebrecht, la información que será revelada por Graña y Montero ampliará considerablemente el conocimiento sobre los hechos ilícitos perpetrados en el caso Lava Jato y por el Club de la construcción. El escenario se ensancha y la investigación se profundiza", concluyó la información.

Perú fue uno de los doce países de Latinoamérica donde Odebrecht ha reconocido que pagó millonarios sobornos a cambios de obtener grandes contratos en obra pública, lo que además acompañó con donaciones irregulares a las campañas electorales de los principales candidatos a la Presidencia.



Por ello están imputados los expresidentes Alejandro Toledo (2001-2006), sobre quien pesa un pedido de extradición pendiente de ser resuelto por Estados Unidos; Ollanta Humala (2011-2016), para quien la Fiscalía pide 20 años de prisión; y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), en arresto domiciliario.

También estaba investigado Alan García (1985-1990 y 2006-2011) hasta que el mes pasado se suicidó con un disparo de arma de fuego en la sien cuando la Policía llegó a su casa para detenerlo.

Por el mismo caso también están en prisión preventiva la líder opositora Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), y la exalcaldesa de Lima Susana Villarán.

También te puede interesar: 



 




En esta nota