MUNDO

Madrid presiona a Cataluña con amenazas y detenciones de líderes


El jefe del Gobierno español advirtió que Carles Puigdemon tiene tres días para confirmar si declaró la independencia. Ordenan la detención de Jordi Sánchez y de Jordi Cuixart

Los sectores más radicales reclaman una ratificación de la declaratoria de independencia de Cataluña

17/10/2017

El Gobierno español le recordó al presidente catalán, Carles Puigdemont, que le quedan tres días para evitar una posible suspensión de la autonomía de su región, y le reprochó no haber contestado a su pregunta de si ha declarado o no la independencia.

Puigdemont por su parte escribió que la “prioridad" de su gobierno es “buscar con toda la intensidad la vía del diálogo", por lo que “durante los dos próximos meses, nuestro principal objetivo es emplazarle a dialogar".

Por otra parte, una jueza de la Audiencia Nacional española decretó prisión preventiva para los líderes de dos influyentes asociaciones independentistas catalanas, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, imputados por el delito de sedición, según el auto judicial.

La jueza Carmen Lamela decidió la “prisión comunicada y sin fianza de Jordi Sánchez Picanyol y Jordi Cuixart Navarro", indicó el auto del alto tribunal en Madrid.
La decisión tiene que ver con hechos ocurridos el 20 de septiembre en Barcelona, cuando cientos de manifestantes se concentraron ante un edificio del Gobierno catalán en el que la policía española efectuaba registros, dañando sus vehículos y dificultando su salida.

La peor crisis política en 40 años de democracia en España continúa así profundizándose, dado el diálogo de sordos entre el gobierno de Mariano Rajoy y el ejecutivo separatista de Puigdemont.

La batalla se libra al mismo tiempo en los tribunales. Este lunes, el jefe de la policía catalana, Josep Lluís Trapero, quedó en libertad provisional tras declarar por segunda vez ante la Audiencia Nacional, acusado de sedición, pero le retiraron el pasaporte y tendrá que presentarse en el juzgado cada quince días.
Se le acusa de “sedición", por no haber hecho supuestamente lo necesario a fin de impedir el referendo de autodeterminación ilegal del 1 de octubre, en el que se escudan los independentistas en su lucha por separarse de España.

Rajoy pide claridad 

En una sesión parlamentaria confusa, el pasado martes, Puigdemont hizo un amago de declarar la independencia al afirmar que asumía el mandato surgido del referéndum inconstitucional del 1 de octubre -con 43% de participación y 90% de síes-, pero dijo que su proclamación quedaba en suspenso para permitir un diálogo con Madrid.

Rajoy le respondió con un requerimiento para que aclarase formalmente si había declarado la independencia, y le había dado plazo hasta este lunes. 
Este es el primer paso para aplicar el Artículo 155 de la Constitución, que permite al gobierno central suspender la autonomía de una región si desobedece la ley.



En esta nota



e-planning ad