MUNDO

Lunes 9 será el 'Día D' para la independencia de Cataluña


El presidente del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, reclamó a la UE que abra una instancia de mediación. Señalan al rey Felipe VI de no mencionar a los heridos

Carles Puigdemont entregará al Parlamento los resultados del referéndum. Teme ser detenido.

05/10/2017

El lunes 9 será el Día D para la independencia de Cataluña. En esa jornada, el presidente del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, informará  al Parlamento catalán sobre los resultados del referéndum independentista del domingo y detallará sus "efectos" sobre una eventual declaración unilateral de secesión.

Puigdemont pidió ayer a la Unión Europea (UE) que abra una instancia de mediación con el Gobierno español, al que ofreció un diálogo de fondo sobre la crisis desatada a partir de la consulta popular que, en un 90%, le dijo Sí a la independencia de Cataluña. La Comisión y el Parlamento europeos rechazaron cualquier posibilidad de mediación y reclamaron que se abra una instancia de negociación.

Puigdemont acusó ayer a Felipe VI de haber asumido las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy, "catastróficas en relación con Cataluña", y de decepcionar "a mucha gente que lo aprecia".

En una declaración institucional desde el Palau de la Generalitat, Puigdemont ha denunciado que ayer el rey se dirigió "a una parte de la población" e "ignoró deliberadamente a los millones de catalanes que no pensamos como ellos" y a los catalanes que "han sido víctimas de una violencia policial que ha helado el corazón a medio mundo". El rey Felipe VI aseguró ayer que desde hace tiempo "determinadas autoridades" de Cataluña han venido incumpliendo la Constitución y el Estatuto y tachó su comportamiento de "deslealtad inadmisible". 

Único tema: referéndum
El Parlamento catalán ya tiene fijado en el pleno como único punto del orden del día la comparecencia de Puigdemont, sin que se mencione específicamente una declaración de independencia, aunque el presidente de Cataluña ha dejado ya claro que esa es su intención una vez se declaren como oficiales los resultados de la consulta.

Según la ley catalana del referéndum, "dentro de los dos días siguientes a la proclamación de los resultados por parte de la Sindicatura Electoral, (el Parlamento) celebrará una sesión ordinaria para efectuar la declaración formal de la independencia de Cataluña".

Sin embargo, tanto esta ley regional como la convocatoria del propio referéndum, firmada por el Gobierno catalán, fueron suspendidas por el Tribunal Constitucional (TC) español.

El Parlamento catalán aprobó la ley el 6 de septiembre con los votos de la coalición gobernante de centro y republicanos de izquierda de Junts pel Sí (JxSí) y los anticapitalistas independentistas de la CUP.

En la consulta participaron 2,2 millones de personas, sobre un censo de 5,3 millones (42 %), y el 90 % de los votos fue a favor de la independencia, según datos del Gobierno regional de Cataluña.

Pero la Junta Electoral Central (JEC) de España negó cualquier valor a esos resultados de la votación, y así se lo comunicó al Gobierno español, al catalán y a distintas instituciones europeas y a la ONU. En las últimas horas, y en especial tras el contundente mensaje que dirigió ayer el rey en defensa de la unidad de
España, se han producido diversas iniciativas para lograr algún tipo de mediación entre los gobiernos de Madrid y de Barcelona.

CITAN AL JEFE DE LOS MOSSOS POR EL REFERÉNDUM
La Audiencia Nacional española citó como investigado por "sedición" al jefe de la Policía autonómica de Cataluña (Mossos D'Esquadra), Josep Lluis Trapero, por el asedio a la Consejería de Economía durante un registro de las Fuerzas de Seguridad en Barcelona para evitar el referéndum.

Además, la Unión de Guardias Civiles denunció ante la Fiscalía a Trapero por considerar que organizó "un operativo fraudulento e i-neficaz" el 1 de octubre, con lo que "alteró el orden social". 

La actuación de los Mossos D'Esquadra el día de la consulta ha sido muy cuestionada, ya que tenían la misión de desalojar, por orden judicial, los centros de votación, pero no lo hicieron.

En Cataluña crece el malestar por los más de 900 heridos que resultaron de la represión policial, que no fueron mencionados por Mariano Rajoy ni por el rey Felipe VI durante sus discursos al pueblo español tras la crisis desatada el domingo 1 por el referéndum independentista catalán.
 



En esta nota



e-planning ad