Mundo

Lula debe responder a una quinta causa por corrupción


Denuncias de corrupción continúan cercando al ex presidente brasileño. Las delaciones de 77 exejecutivos de Odebrecht, en manos del Supremo Tribunal 

El ex mandatario brasileño sumó otra nueva denuncia hecha ante el Supremo Tribunal de Justicia

19/12/2016

El juez federal Sergio Moro aceptó ayer una nueva denuncia por supuesta corrupción contra el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien así pasa a responder en una quinta acción penal por irregularidades con dinero público.


En este nuevo caso, la denuncia formulada por la Fiscalía está centrada en supuestos fraudes en la adquisición de un terreno para el instituto fundado por el exmandatario y de un ático vecino a su residencia particular, en la ciudad de Sao Bernardo do Campo.


Lula ya respondía en calidad de procesado en otros cuatro juicios por supuesta corrupción, el último de los cuales fue instaurado el pasado viernes por un juez de Brasilia, bajo los cargos de tráfico de influencias, lavado de dinero y asociación para delinquir.


En la nueva causa abierta por el juez Moro, junto con Lula han sido incluidos en calidad de procesados su esposa, Marisa Leticia Lula da Silva, el exministro de Hacienda Antonio Palocci y el abogado Roberto Teixeira, uno de los defensores del exmandatario en otros procesos.

Siguen las delaciones
La Corte Suprema de Brasil recibió ayer los documentos con las confesiones de 77 exejecutivos de la constructora Odebrecht implicados en el escándalo Petrobras, denominadas "delaciones del fin del mundo" por su potencial demoledor del mundo político.
"Los documentos llegaron por la mañana, están en una sala-cofre" (de seguridad), dijo la asesoría de prensa del Supremo Tribunal Federal (STF).


Las "delaciones premiadas" fueron obtenidas por los fiscales de la Operación Lava Jato (Lavadero de autos) sobre el caso Petrobras, a cambio de reducciones de penas para los implicados. El juez Teori Zavascki, relator del caso en el STF, deberá ahora homologarlas o invalidarlas. Su decisión se dará a conocer en febrero, después del receso judicial que empieza hoy.


Pero difícilmente la sala-cofre evitará nuevos goteos de informaciones como las que la semana pasada pusieron en la mira al presidente conservador Michel Temer, a varios de sus ministros y a legisladores de su base de gobierno, por supuesta aceptación de dinero de Odebrecht para financiación de campañas electorales en 2014 



En esta nota