mundo

La mujer de ‘El Chapo’ dice temer por la vida del capo


Emma Coronel concedió una entrevista exclusiva a la cadena televisiva estadounidense Telemundo. Mañana será emitida en toda su extensión

Emma Coronel se casó en 2007 con Joaquín Guzmán. Fue una reina de belleza en su natal Sinaloa
Escuchar el artículo Pausar Lectura

19/02/2016

La mujer de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán dijo temer por la vida del capo mexicano y denunció que sus derechos humanos son violados en la prisión de máxima seguridad en la que está recluido desde enero, informó ayer la cadena estadounidense Telemundo.

Emma Coronel dijo a la televisora que las autoridades mexicanas están "tratando de cobrarse lo de la fuga" del capo. Guzmán Loera, líder del cártel de Sinaloa, huyó espectacularmente en julio de 2015 del penal de Almoloya a través de un túnel de 1,5 km, humillando al Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

La joven mujer concedió su primera entrevista a Telemundo, que ayer publicó una parte de la charla. Mañana será presentada en su totalidad. "Temo por su vida, no sabemos si está comiendo bien. En general, no sabemos en qué situación se encuentra porque no lo hemos podido ver", dijo Coronel, de 26 años y quien fue reina de belleza de Las Canelas, su pueblo natal en Durango.

Coronel, quien hasta hace poco era considerada la tercera esposa de Guzmán, trató de visitarlo en el penal al que el capo regresó el 8 de enero tras su recaptura en Sinaloa. Sin embargo, las autoridades mexicanas se lo impidieron, desconociendo su calidad de esposa, porque dijeron que Guzmán Loera no se ha divorciado de su segunda mujer. "Primero va a tener que entregarnos un acta de divorcio y después demostrarnos su concubinato" con Emma Coronel, dijo Eduardo Guerrero, titular del sistema de Prevención y Readaptación Social, el mes pasado.

Los custodios "están todo el día con él, viéndolo en su celda. Todo el día están ahí, están pasando lista a cada hora, no lo dejan dormir, no tiene privacidad ni para ir al baño", dijo Coronel.

Seguridad reforzada
Tras el regreso de Guzmán Loera al penal, las autoridades reforzaron las medidas de seguridad. Entre ellas, dispusieron de un guardia permanentemente en la puerta de barrotes de su calabozo, que porta una cámara en su casco. Adicionalmente, cada tanto es cambiado de celda, de manera imprevista.

Imágenes publicadas de la celda del capo, que también es vigilada por cámaras, muestran una simple plancha con un delgado colchón para dormir, una mesa de noche, un retrete y una ducha. Estos espacios no están separados por muros, para que no haya "puntos ciegos", dijeron las autoridades mexicanas



 




En esta nota