MUNDO

La historia del espía ruso envenenado que provocó un sismo diplomático


Las relaciones entre el Reino Unido y Moscú se agravan a consecuencia del incidente que reveló toda una trama de espionaje digna de la Guerra Fría

El espía ruso Sergei Skripal durante su arresto en Rusia el año 2006
Escuchar el artículo Pausar Lectura

15/03/2018

La crisis entre el Reino Unido y Moscú va en escalada. Tras el anuncio de Londres de la expulsión de más de 20 diplomáticos rusos ha sido Moscú quién ha anunciado que responderá de la misma forma y rechazó una vez más las acusaciones en su contra. Pero, ¿qué está detrás de este conflicto diplomático?

Sergei Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, fueron encontrados el pasado 4 de marzo inconscientes en un banco cercano al centro comercial The Maltings en la localidad de Salisbury en Inglaterra y, desde entonces, están ingresados en una unidades de Cuidados Intensivos de un centro médico.

El lugar del envenenamiento

El análisis toxicológico determinó que Sergei y su hija quedaron inconscientes tras exponerse a un agente químico nervioso, un veneno fulminante cuyo uso está prohibido y penado por leyes internacionales.

Pero, ¿por qué usar un arma tan poderosa en contra de un anciano y su hija? 

¿Quién era Sergei Skripal?

Skripal nacido en 1951, era un doble espía ruso que paralelamente había servido a la Inteligencia de su país como a los Servicios Secretos británicos. 

En Rusia, su principal trabajo fue en la Dirección Principal de Inteligencia de Rusia y, cuando  llegó a ser coronel se retiró. En 1999, empezó a trabajar para el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, donde no sospechaban su condición de agente doble. 

Sergei en su época de espía

Sergei estaba a cargo del personal de la Dirección Principal de Inteligencia (GRU, por sus siglas en ruso) por lo que tenía en su poder los nombres de muchos agentes de todo el mundo y especialmente de Europa occidental, eso lo convertía en tan importante. 

En diciembre de 2004, el Servicio Federal de Seguridad de la Federación Rusa (FSB, por sus siglas en ruso), sucesora del Comité para la Seguridad del Estado (KGB) de la época soviética, lo acusó de colaborar con la inteligencia británica.

El agente Skripal cuando fue detenido

Skripal había sido delatado por el ex espía español Roberto Flórez García, ex agente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de España, que recibió 200.000 dólares de parte de Rusia para que revele información sobre agentes que estaban colaborando con el Reino Unido. 

Juicio y liberación

Los servicios de seguridad rusos le imputaron a Sergei un "delito alta de traición al Estado en forma de espionaje".

La investigación concluyó que Skripal fue reclutado por el Reino Unido en la década de los 90 y que tras abandonar su puesto seguía pasando al Servicio de Inteligencia Secreto de ese país (MI6) información clasificada que obtenía a través de antiguos compañeros de trabajo. A cambio recibía altas sumas de dinero. 

Skripal fue hallado culpable y sentenciado a 13 años en una prisión de alta seguridad y le retiraron todos los títulos militares. Pero no cumplió toda la pena.

Edificio Lubyanka, en Moscú, sede central del Servicio Federal de Seguridad de la Federación Rusa

En 2010 se benefició en una amnistía y fue canjeado en un intercambio de espías a tres bandas entre Londres, Moscú y Washington. Desde entonces vivía en la ciudad de Salisbury con una nueva identidad y bajo el estatus de refugiado. 

Familiares de Skripal aseguraron al servicio ruso de la BBC que el exespía creía que los servicios especiales rusos podrían ir tras él en cualquier momento, luego de una serie de "misteriosas" muertes de algunos de sus parientes más cercanos.

Y es que tanto la esposa del exagente, su hermano mayor y su hijo murieron en los últimos dos años, algunos en circunstancias no aclaradas, según la familia.

La hija, por su parte, residía en Moscú y había visitado regularmente a su padre en Reino Unido desde 2016, de acuerdo con las autoridades.

Skripal y su hija

Este caso recuerda al asesinato en Londres en 2006 del exespía ruso Alexander Litvinenko con la sustancia radiactiva Polonio 210 y ha motivado que la ministra británica del Interior, Amber Rudd, acepte una petición para volver a estudiar 14 fallecimientos ocurridos en el Reino Unido en los últimos años que podrían guardar alguna relación con Rusia.

La Policía investiga el caso

Al envenenamiento de Skripal se ha sumado esta semana la muerte el pasado lunes por motivos desconocidos del exiliado ruso Nikolai Glushkov, asilado en el Reino Unido y amigo íntimo del oligarca Boris Berezovsky, quien aparentemente se suicidó en 2013. 



 




Notas Relacionadas



En esta nota