BRASIL

La ONU exige a Brasil que permita la candidatura de Lula da Silva en octubre


El Comité de Derechos Humanos de la ONU pidió a las autoridades brasileñas que permitan que Lula da Silva pueda hacer campaña desde la cárcel donde está detenido tras condena en segunda instancia por corrupción. El organismo no reclama su liberación

Partidarios del PT aumentan la presión para que la justicia electoral habilite a Lula da Silva. Foto: AFP
Escuchar el artículo Pausar Lectura

18/08/2018

El Comité de Derechos Humanos de la ONU instó a Brasil a permitir que el expresidente Lula haga campaña desde la cárcel y mantenga su candidatura para las elecciones de octubre. El Gobierno brasileño aseguró que la justicia del país actúa con “celo”, “independencia” y apegada a la Constitución por lo que no impedirá el proceso del exmandatario.

El organismo de la ONU “reclama a Brasil que tome todas las medidas necesarias para asegurar que Lula pueda ejercer mientras esté en prisión sus derechos políticos como candidato en la elección presidencial de 2018”, indica el documento, difundido en Ginebra.

La entidad consideró además que Lula no puede ser excluido como candidato “hasta que sus apelaciones ante los tribunales hayan completado los trámites judiciales justos”.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), favorito para los comicios de octubre, purga desde abril en Curitiba una sentencia de 12 años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero.

El Partido de los Trabajadores (PT) inscribió oficialmente su candidatura el miércoles, aunque esta debería ser invalidada en función de la Ley de Ficha Limpia, que determina que un condenado en segunda instancia, como es su caso, no está habilitado para presentarse a cargos electivos.

La fiscal general de la República, Raquel Dodge, presentó ese mismo día su pedido de invalidación de la candidatura ante el Tribunal Superior Electoral (TSE), que debe analizarlo en los próximos días. Dodge también pidió acelerar el trámite, dada la proximidad de los comicios del 7 de octubre (con una eventual segunda vuelta el 28).

El Comité de Derechos Humanos, con sede en Ginebra, se encarga de supervisar violaciones del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, así como un texto suplementario llamado Protocolo Facultativo. Debido a que Brasil ha ratificado ambos textos, está técnicamente obligado a cumplir con las conclusiones del comité.

La Fiscalía General de la República (PGR) indicó por su lado a la AFP que “por el momento, no se manifestará”.

La heredera política y expresidenta Dilma Rousseff, destituida en 2016 por el Congreso, expresó su satisfacción por la decisión. “Lula es inocente. Lula es candidato a la Presidencia de la República”, afirmó en su cuenta de Twitter.

Un conocido político del derechista Partido Trabalhista Brasileiro (PTB), Roberto Jefferson, expresó en cambio su indignación. “Los ‘brillantes’ abogados de Lula recurrieron a la ONU para que Lula sea candidato (...). Con la ONU, ya nadie para a Lula”, escribió.

Brasil responde

En una nota oficial, la Cancillería informó que su delegación en Ginebra, donde está la sede de ese órgano de la ONU, “tomó conocimiento, sin cualquier aviso o pedido de información previo, de la deliberación del Comité de Derechos Humanos relativa a las candidaturas para las próximas elecciones” de octubre.

En ese sentido, subrayó que “Brasil es fiel cumplidor del Pacto de Derechos Civiles y Políticos” y que sus postulados “de igualdad ante la ley, respeto al debido proceso legal y derecho a la amplia defensa, son principios constitucionales brasileños implementados con celo y absoluta independencia por el Poder Judicial”.

Ese pacto fue citado por el Comité de Derechos Humanos, en una nota en la cual pidió que se tomen todas las medidas pertinentes para que Lula pueda ejercer sus derechos políticos como candidato mientras se encuentra en prisión.

“Esto incluye tener un acceso apropiado a los medios de comunicación y a los miembros de su partido político”, indicó la nota de ese órgano de la ONU, que supervisa a los Estados en el cumplimiento de la Convención Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

La Cancillería recordó que las recomendaciones de ese comité no son vinculantes e informó que “el tenor de esa deliberación será encaminado al Poder Judicial”.

 

Evo y Maduro respaldan al exmandatario y exigen su postulación

El presidente Evo Morales se congratuló ayer del pedido del Comité de Derechos Humanos de la ONU para que el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva pueda ser candidato presidencial aunque se encuentre en prisión.

“Saludamos que Comité de DDHH de la ONU, el mayor organismo de integración mundial, reconozca legitimidad de candidatura del hermano Lula a presidencia de #Brasil”, escribió Morales en Twitter.

El mandatario añadió en la red social que “el mundo se da cuenta del complot entre la oligarquía y la justicia brasileña. La verdad triunfará #LulaLivre”.

Por su parte, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, expresó su apoyo a Lula da Silva, quien a pesar de estar virtualmente inhabilitado tras ser condenado en segunda instancia y preso por corrupción, fue inscrito para las elecciones presidenciales de Brasil por el PT. “¡@LulaOficial los pueblos latinoamericanos te respaldamos! Ratifico mi apoyo como hijo de la Patria Grande”.



 




En esta nota