MUNDO

La Fiscalía investiga a Temer; FMI reduce efecto en la región


El presidente intenta evitar que su base política en el Congreso salga despavorida. El organismo económico calma los ánimos de los países en Latinoamérica y dice que la crisis incidirá levemente

Las movilizaciones en Brasil exigen elecciones para reemplazar a Temer

20/05/2017

El presidente Michel Temer fue acusado por la Fiscalía de Brasil de tentativa de obstrucción a la justicia, en un nuevo golpe para el mandatario conservador que el viernes trataba de impedir una desbandada de aliados en el Congreso para permanecer en el cargo.

 Según la Fiscalía General, Temer habría actuado en coordinación con el senador Aécio Neves, suspendido el jueves, para poner palos en las ruedas de la Operación Lava Jato, que investiga una vasta red de sobornos en la estatal Petrobras.

 "Se verifica que Aécio Neves, en articulación, entre otros, con el presidente Michel Temer, buscaron impedir que avancen las investigaciones de Lava Jato, sea a través de medidas legislativas o por medio del control de nombramientos de los comisarios de la Policía que conducirían las investigaciones", afirma el fiscal general, Rodrigo Janot.

 Las acusaciones se basan en delaciones premiadas de ejecutivos del gigante mundial de la alimentación JBS, entre ellos sus dueños Joesley y Wesley Batista. Además, ayer se conoció una nueva confesión que agravó la ya delicada situación de Temer y alcanzó además a sus antecesores Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva.

Los directivos del grupo JBS, que en un acuerdo de cooperación judicial confesaron que pagan sobornos a Temer desde 2010 y que, desde el año 2005, distribuyeron entre Lula y Rousseff la suma de 80 millones de dólares, siempre por los "favores" realizados desde sus posiciones de poder.
 Brasil fue sacudido el miércoles cuando el diario O Globo reveló una conversación entre Temer y Joesley Batista, en la que el jefe de Estado da su anuencia al pago de un soborno para comprar el silencio del exdiputado Eduardo Cunha, preso por corrupción.

FMI minimiza impacto

América Latina y el Caribe se recuperan de una recesión a escala regional, pero las perspectivas son más débiles que las proyectadas hace unos meses, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), que consideró poco posible un contagio de la crisis brasileña.

La recesión, según el organismo, oculta resultados diferentes entre los distintos países, con un crecimiento relativamente vigoroso en América Central, contradicciones profundas en países como Argentina, Brasil, Ecuador y Venezuela, y un avance en general moderado en el resto de la región.  Así se desprende del informe Las Américas. Historia de dos ajustes, presentado ayer por directivos del FMI en un encuentro celebrado en la Escuela de Economía Fundación Getulio Vargas, en San Pablo.

El director del departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, estimó que, de acuerdo con la experiencia de crisis anteriores, el nuevo escándalo que sacude Brasil no tiene por qué afectar a otros países de América Latina y el Caribe. 



En esta nota



e-planning ad