cumbre

La Cumbre del Clima, en la hora de la verdad


Este sábado los ministros de 195 países buscan alcanzar un acuerdo para frenar el calentamiento. Tras 2 semanas de negociaciones, deberán aprobarlo en consenso

Ambientalistas se manifiestan en París para exigir un acuerdo favorable para el planeta y justo con todos los países

12/12/2015

La lucha mundial contra el cambio climático llega este sábado al momento de la verdad, cuando los ministros de 195 países intentarán de nuevo alcanzar un acuerdo universal para frenar el aumento de la temperatura del planeta, seis años después del fracaso de Copenhague.

"Estoy convencido de que hemos alcanzado un acuerdo ambicioso" declaró el canciller francés, Laurent Fabius. El presidente de la COP21 llegó a emocionarse al evocar a todos los defensores de la causa del medio ambiente "que hubieran querido estar aquí en esta circunstancia probablemente histórica".

Entre aplausos y algunas lágrimas, los ministros saludaron el esfuerzo colectivo y luego se separaron para examinar el texto, negociado arduamente durante casi dos semanas, y que debe ser aprobado por consenso.

El proyecto propone limitar el aumento de la temperatura "bien por debajo de los 2 ºC" y realizar "esfuerzos para limitar ese aumento a 1,5º", indicó Fabius.

Eso satisfaría tanto a los países emergentes como India o China, que no quieren comprometer su desarrollo económico, como a los países más vulnerables a los desastres meteorológicos, que exigen un drástico cambio de rumbo energético.

100.000 millones de dólares

Los países en desarrollo recibirían 100.000 millones de dólares como mínimo a partir de 2020, una cifra que sería revisada "a más tardar" en 2025, explicó el canciller.

Esa era una exigencia que unía a todos los países en desarrollo sin excepción. Los países ricos querían que los emergentes contribuyan, pero ese aspecto crucial no fue mencionado por Fabius. Si es aprobado como está, el acuerdo será "justo, sostenible, dinámico, equilibrado y jurídicamente vinculante", aseguró.

Ese último punto genera incertidumbre, puesto que para Estados Unidos es una "línea roja", con un Congreso republicano opuesto a ese tipo de compromisos jurídicos internacionales en el campo del clima. El proyecto de acuerdo del clima "debería ser aprobado, pero veremos" declaró el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

El presidente francés Francois Hollande llamó a los ministros a "dar el paso decisivo" aprobando el acuerdo. También el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, exhortó a "terminar el trabajo", tras recordar que el mundo "tiene la mirada" puesta en la conferencia de París.



En esta nota



e-planning ad