SALUD

Insecticidas naturales, mosquitos y peces, armas contra el zika


Aún está en investigación la relación causal entre este virus y un anormal aumento de casos de microcefalia en neonatos y de enfermos por el síndrome Guillain-Barré

El zika llegó a Bolivia a finales del año pasado, desde esa fecha en Santa Cruz ya son cinco los afectados
Escuchar el artículo Pausar Lectura

09/02/2016

Peces devoradores de larvas, insecticidas a base de frutas y tubérculos o mosquitos modificados genéticamente: los países de América Latina multiplican sus iniciativas para combatir al Aedes aegypti, transmisor del dengue, la chicunguña y el zika, que atemoriza por sus posibles consecuencias nefastas.

En Playa San Diego, sobre la costa del Pacífico en El Salvador, los pececillos zambos han logrado establecer un control biológico del mosquito. La experiencia, iniciada en 2012, se ha replicado en una veintena de poblados salvadoreños.

"Todos colaboran, los jóvenes me ayudan a pescar los pececillos en el estero para reproducirlos y luego liberarlos, y los adultos vigilan en sus casas los depósitos con agua", cuenta a la AFP la promotora Marielos Sosa, encargada del proyecto.

El esfuerzo salvadoreño ayudó al país centroamericano a combatir el mosquito transmisor del zika en su fase de larva, una ventaja frente a la práctica tradicional de fumigaciones masivas.

Según los expertos, la fumigación que realizan varios países de América Latina tiene alcances limitados.

"La fumigación puede ser efectiva en reducir la población adulta, pero no es tan efectiva contra otras formas del mosquito, como las larvas", comentó Carissa Etienne, de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Ese método "tiene un impacto político por ser algo visualmente llamativo, pero no estamos seguros de que realmente sea efectivo en combatir el mosquito Aedes aegypti", señaló.

Larvicidas naturales

Muchos años de lucha contra el dengue han dejado en América Latina otras iniciativas que recobran valor ante el reciente brote de zika, del que se sospecha puede producir microcefalia en fetos o derivar en el síndrome neurológico de Guillain Barré.

En Perú, la bióloga Palmira Ventosilla creó en 1992 un insecticida a base de coco, yuca (mandioca), espárrago y papa que destruye las larvas del Aedes aegypti y otros vectores como el Anopheles, que transmite la malaria.

El método, aprobado por la Organización Mundial de la Salud, ya se ha aplicado con éxito en Guyana, Honduras y en varias ciudades al norte de Perú. Ahora es requerido por Uganda y Mozambique.

A diferencia de los insecticidas químicos y costosos utilizados para combatir al vector, los biolarvicidas Bti (Bacillus thuringiensis israelensis) naturales "son baratos, no son tóxicos y pueden ser aplicados por la población", aseguró a la AFP Ventosilla, jefa del grupo de investigadores del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Cayetano Heredia de Perú.

Mosquitos modificados

En Colombia se desarrolló un programa para liberar mosquitos transmisores con la bacteria Wolbachia que anula la capacidad de transmitir enfermedades, un proyecto a cargo del investigador Iván Darío Vélez, director del Programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales de la Universidad de Antioquia.

Iniciativas similares se han probado en Brasil y Panamá con mosquitos machos alterados genéticamente para que, al aparearse con las hembras, su descendencia muera en estado larvario.

"Nadie tiene realmente en mente erradicar el zancudo (mosquito) Aedes aegypti. El objetivo es mantener las poblaciones a unos niveles tan bajos que no transmitan la enfermedad", explicó Vélez.

El virus del Zika apareció en América Latina en 2015 y se propagó rápidamente en la región, con casos aislados en el resto del mundo. Brasil es el país más afectado con 1,5 millón de pacientes, seguido por Colombia, con 22.600.

En apariencia inofensivo, el zika causa fiebre, erupciones en la piel y dolores articulares. No obstante, se sospecha de una relación causal entre este virus y un anormal aumento de casos de microcefalia en neonatos y de enfermos por el síndrome Guillain-Barré, un mal neurológico paralizante.



 




En esta nota