mundo

Indignación por sentencia de Curuguaty


La justicia determinó penas de hasta 30 años por la muertes de seis policías

La lectura del fallo en Asunción fue interrumpida por minutos por los asistentes que pedían nulidad
Escuchar el artículo Pausar Lectura

11/07/2016

La justicia paraguaya determinó ayer penas de hasta 30 años para 11 campesinos acusados por la muerte de seis policías en un operativo de desalojo ocurrido en 2012 en Curuguaty, ubicado a 245 Km de Asunción, en el caso mejor conocido como la masacre de Curuguaty. El fallo judicial provocó la indignación de la población paraguaya y un grupo de campesinos decidió bloquear la ruta X Las Residentas, en inmediaciones de Campos Morobí, en protesta por la determinación.

“Esto no nos va a amilanar, seguirnos luchando, vamos a seguir manifestándonos por los derechos de los pobres. Estos jueces son todos unos corruptos, al igual que el Gobierno de Horacio Cartes”, dijo Mario Espínola, un líder campesino, consultado por el diario ABC.

El tribunal que juzgó el caso de la masacre de Curuguaty, que en 2012 causó la muerte de 17 personas entre policías y campesinos y la destitución del entonces presidente, Fernando Lugo, consideró probada la responsabilidad del acusado Rubén Villalba en el homicidio doloso del comisario Erven Lovera, comandante del operativo de desalojo que desembocó en la masacre, delito por el que lo condenaron a 30 años de prisión y 5 años de medidas de seguridad.

También condenaron como coautor de este homicidio a Luis Olmedo, sentenciado a 20 años de prisión, mientras que Arnaldo Quintana y Néstor Castro fueron condenados a 18 años, también como coautores.
El tribunal condenó a Lucía Agüero, Fany Olmedo y Dolores López a 6 años de prisión, al considerarlas cómplices del delito de homicidio.

Por su parte, los acusados Felipe Benítez Balmori, Adalberto Castro, Juan Carlos Tillería y Alcides Ramírez fueron sentenciados a 4 años de prisión y culpables de los delitos de asociación criminal e invasión de inmueble ajeno en Curuguaty



 




En esta nota